jueves, 19 de julio de 2018

Descubren 12 nuevas lunas de Júpiter

Júpiter se acaba de convertir en el planeta del Sistema de Solar con más satélites naturales, tantos como 79, después de que los astrónomos hayan descubierto una docena de nuevas lunas que lo orbitan una de las cuales han descrito como "extravagante", debido a su órbita. 
Los nuevos satélites fueron detectados en marzo de 2017 por un equipo dirigido por el astrónomo Scott Sheppard, de la Institución Carnegie para la Ciencia, Carnegie Institution for Science, en Washington. Las lunas fueron descubiertas con el telescopio Víctor M. Blanco, en Cerro Tololo, Chile, que fue actualizado con una nueva cámara de 570 megapixeles en 2012. 
La cámara, DECam, permite observar objetos muy poco brillantes en el espacio. (Las cámaras de celulares, en comparación, tienen unos 12 megapixeles). Sheppard vio las lunas por primera vez mientras buscaba al elusivo planeta 9, que se cree podría existir más allá de Plutón. Pero fue necesario esperar cerca de un año para confirmar que se trataba de nuevas lunas.

El Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional usó los datos obtenidos para calcular las órbitas de las nuevas lunas, un proceso que se prolongó un año pues, según explicó uno de sus expertos, Gareth Williams, "hacen falta varias observaciones para confirmar que un objeto realmente orbita Júpiter".
Nueve de las lunas son parte de una nube exterior que orbita Júpiter en dirección contraria al giro del planeta, tardan unos dos años en darle la vuelta y se cree que son los restos de tres cuerpos celeste más grandes que se rompieron por colisiones.
Otras dos forman un grupo interior más cercano a Júpiter al que orbitan en la misma dirección que la rotación del planeta, con distancias orbitales y ángulos de inclinación similares, por lo que también podrían ser parte de una luna mayor.
La última luna descubierta "es un bicho raro y tiene una órbita como ninguna otra luna joviana conocida", explicó Sheppard en un comunicado. Es probable que la luna más pequeña conocida de Júpiter tenga menos de un kilómetro de diámetro". Esta luna tarda cerca de un año y medio en viajar alrededor de Júpiter y su órbita cruza en dirección opuesta las órbitas de las lunas retrógradas. La pequeña "bola extraña" podría por lo tanto entrar en colisión frontal con otros satélites de Júpiter. "Se trata de una situación inestable. Las colisiones frontales... reducirían los objetos a polvo", señaló Sheppard.

No hay comentarios: