miércoles, 9 de mayo de 2018

Osos de agua: super seres microscópicos

El oso de agua, llamado también Tardígrado que significa animal de paso lento. Los osos de agua son especies microscópicas que alcanzan a medir un máximo de 1,5 mm. Habitan en el agua, tanto dulce como salada, en los espacios húmedos, recubiertos por musgos y helechos y se los considera la especie animal más resistente que haya habitado la tierra. El oso de agua nos sorprende con sus innumerables capacidades de adaptación y su resistencia al vacío, donde son capaces de sobrevivir. Se han encontrado osos de agua en los aviones comerciales y en algunas naves espaciales, debido a que sobreviven en condiciones extremas. Científicos de la NASA creen que los osos del agua llegaron a nuestro planeta durante la primera oleada de asteroides y meteoritos que se estrello en nuestro planeta naciente, centurias después, darían vida a los grandes y primitivos océanos. 
Ellos son un filo de los invertebrados protóstomos y fueron descubiertos ya en 1777 por J.A.E. Goeze, quien les llamó tardígrados, que significa algo así como “los del paso lento”. Son más conocidos como ositos de agua porque así los llamó Goeze (Kleine Wasser-Bären) al verlos en el microscopio, ya que, por su andar, parecen pequeños osos. 
Pueden vivir en cualquier condición debido a la posibilidad para deshidratarse y prácticamente, morir de forma momentánea. Los osos de agua pueden perder el 99% de agua de su cuerpo e ingresar en un complejo estado de animación temporalmente suspendida. Si hace demasiado frío o demasiado calor, puede anular todos los sistemas de su organismo hasta que las condiciones mejoren y entonces volver a su estado natural. Pueden soportar temperaturas mínimas de hasta -200 °C y máximas de 150 °C. Además, los indestructibles osos de agua pueden soportar una radiación nuclear de 570.000 roentgen (con 500 roentgens los humanos moriríamos) y pueden pasar más de 120 años sin agua. 
Existen cerca de 900 especies diferentes de tardígrados, la mayoría tiene una media de vida de 200 años y entre otros datos ultra curiosos sobre este rudo animal, estos animales pueden pasar décadas sin agua ni oxígeno, por lo cual ¡los tardígrados pueden sobrevivir en el espacio exterior! 
Científicos japoneses liderados por Takekazu Kunieda han presentado un genoma de la especie de tardígrado R. variornatus, conocida por su especial resistencia a ambientes con alto nivel de estrés. Ellos tampoco han encontrado ninguna prueba de una gran transferencia horizontal de ADN, pero sí han visto que, en comparación con las moscas y los gusanos, los osos de agua tienen mayor cantidad de genes responsables de la tolerancia al estrés. 
Además, han localizado una proteína que se une al ADN y ayuda a proteger contra la radiación de los rayos X a las células humanas cultivadas en el laboratorio. Esta proteína suprime un 40% el daño provocado por la radiación en el ADN celular. Al comparar de manera detallada los genes del oso de agua con los de otras especies, los autores encuentran muy probable que el gen que codifica esta proteína protectora sea único en el linaje de los tardígrados. 
Los nuevos resultados apuntan a la idea de que los tardígrados han desarrollado estrategias propias para afrontar condiciones adversas, y de nuevo refutan la hipótesis de que su capacidad de aguante se derive de la transferencia horizontal de genes. Eso sí, todavía no está claro cómo funcionan las adaptaciones de estos animales. La fuente de su tolerancia a ambientes extremos sigue siendo un misterio.

No hay comentarios: