lunes, 26 de marzo de 2018

Crisis global del agua potable

Grandes ríos bloqueados por represas explotados hasta la última gota, capas freáticas milenarias vacías, aguas afectadas por diversos tipos de contaminación…Sin embargo, Ciudad del Cabo, la segunda ciudad sudafricana no sufría estos problemas. En 2014, la media docena de depósitos que suministran agua para sus cuatro millones de habitantes estaban llenos. Pero después de tres años de una sequía histórica, las reservas están a su nivel más bajo y el gobierno sudafricano debió declarar el estado de “desastre nacional”.
A escala global, la crisis del agua se perfilaba desde hacía décadas. El Foro Económico Mundial incluye cada año este fenómeno entre las amenazas mundiales potencialmente más graves, por delante de las catástrofes naturales, las migraciones masivas y los ciberataques. En la llanura del Indo y del Ganges, donde viven unos 600 millones de personas en India, Pakistán y Bangladés, “el agua subterránea es extraída a un ritmo inaguantable y muy preocupante”, constató Graham Cogley, de la Universidad Trent (Canadá). Y más de la mitad del agua, contaminada por la sal y el arsénico, es inutilizable para el consumo y la irrigación, según un estudio reciente.
Según la BBC, hay otras ciudades del mundo que podría correr el riesgo de quedarse sin agua. Entre esas está Sao Paulo en Brasil, en donde en 2015 su principal embalse estuvo en un nivel de 4% en 2015, llegando a tener solo 20 días de reservas. En la crisis fue necesaria la intervención de la ONU, pero se cree que otra vez hay fallas en el suministro.
También advierte sobre Ciudad de México en donde el 20% de la población tiene acceso al agua solo durante algunas horas del día y no hay un sistema adecuado para su reutilización, por lo que gran parte se pierde.
El informe menciona además a Pekín, en donde las reservas han bajado en los últimos años y cada habitante recibe menos de 1.000 metros cúbicos cada año. También Tokio, en donde a pesar de tener un alto nivel de precipitaciones, dependen de un sistema artificial de recolección. Casos similares atraviesan Moscú, Estambul, Miami y Londres, alertando sobre la necesidad de proteger los recursos hídricos en todo el mundo.
Para el 2020, un 66% de la población será urbana, tal y como calculan desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Paralelamente vemos cómo el agua dulce se corresponde con un 3% del total y solo un 0,77% de ésta nos llega en estado líquido (el resto se concentra en glaciares y bloques de hielo). Conclusión: hay que lograr que ese 70% del planeta cubierto de agua —dulce y salada— dé de sí para nutrir la vida humana, vegetal y animal. Por medio, fundamentalmente, de obras y construcciones. La manera de controlar nuestro consumo y los bienes que proporciona la naturaleza ante el imparable acoso humano reside en anteponerse al problema utilizando la inteligencia. Canales, presas y depuración son parte de la receta.
Los efectos del cambio climático pueden ser aliviados por el principal damnificado: el propio medio ambiente. Ese es el leitmotiv propuesto por Naciones Unidas para el Día Mundial del Agua 2018, que busca impulsar soluciones naturales que preserven el agua como recurso y devuelvan el equilibrio al ciclo, un problema agravado por los 663 millones de personas que no tienen acceso al suministro potable.
Reforestar, proteger los humedales y reconectar los ríos con las llanuras aluviales son medidas que, según la ONU, paliarían un problema que va más allá del ser humano: si no se combate, cerca del 30% de las especies vegetales y animales que conocemos podrían dejar de existir, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. Criaturas como el lagarto de El Hierro, el alcornoque o el salmón atlántico, entre otras, desaparecerían. "Sufrimos un gran problema de conectividad", explica Eva Hernández, de WWF. "Cuando cambia el clima, las especies se desplazan para encontrar el sitio óptimo. Ahora no tienen esa capacidad porque existen paisajes completamente arrasados, atravesados por embalses o edificaciones, carreteras, vías...".

No hay comentarios: