domingo, 21 de enero de 2018

Futuro de la industria automotriz

En los últimos años, la industria automotriz se ha enfrentado a verdaderos cambios tecnológicos en el diseño, producción y operación de las unidades de transporte, además de experimentar con la hiperconectividad de cosas, sensores, dispositivos móviles, computadoras y del mismo conductor. La rápida innovación en la fabricación de los autos conectados, ha transformado a la industria automotriz. Algunas empresas utilizan la tecnología para cambiar la forma en la que se realizan los viajes, otras en la conducción y algunas en el funcionamiento de la unidad. Aspectos que están revolucionado la experiencia de uso, la industria y, por supuesto, el modelo de negocio.
De acuerdo con la encuesta de KPMG “18ª Encuesta Global de Directivos Automotrices 2017”, debido a que las innovaciones tecnológicas se obtienen a partir de la experimentación y recopilación de datos, gran parte de los CEO de industrias automotrices en el mundo están de acuerdo en que los datos de funcionamiento del vehículo y de comportamiento del usuario serán el combustible del modelo de negocio de automotores en el futuro.
Por lo anterior, 85% de los directivos opina que será necesario el desarrollo de un sistema operativo (OS) y ecosistemas digitales individuales en los autos, lo que podría ser un golpe a las ganancias de los fabricantes de equipo debido a la concentración de las inversiones en el desarrollo digital de estos flujos de datos generados dentro del coche, en lugar del hardware propio.
Sin embargo, la recopilación de datos se traduce en mejoras a la línea de producción y éstas, a su vez, se traducen en ganancias monetarias para los fabricantes de hardware, no sólo con la manufactura, sino que, también, abre la posibilidad de una expansión a servicios de transporte colectivo y vehículos comerciales.
La industria automotriz a nivel mundial ha comenzado a dar los primeros pasos de su transformación con la caída de las grandes automotrices en Detroit, el comienzo de la consolidación del sector con una serie de fusiones y el lanzamiento de automóviles de menor tamaño, menor costo y enfocados a cuidar el medio ambiente.
La consultora Deloitte considera que el pináculo de esta transformación se dará en 2020: "en los próximos 10 años la industria automotriz probablemente verá los cambios más dramáticos en las preferencias de compra de los consumidores en sus 100 años de historia, los consumidores se fragmentarán en segmentos completamente diferentes en 2020".
Al fin de la recesión la firma estima que países como China e India podrían colocarse como jugadores principales de la industria, sumándose a Japón, Estados Unidos, Europa y Corea, dando mayor impulso a las producciones en países emergentes, debido a los beneficios obtenidos a través de mano de obra más barata y un aumento en el poder adquisitivo de sus habitantes.
El estudio "Una Nueva Era, acelerando hacia el 2020, una industria automotriz transformada" de la consultora indica que hacia 2015 las ventas de automóviles en todo el mundo alcanzaran los 70 millones de unidades, aumentando principalmente en Europa.
El fenómeno se debe principalmente a que el desarrollo de ingeniería tendrá mayor peso en Asia y el continente europeo. Aunque también se establece que China y Sudamérica representarán más de 50% del crecimiento en la producción global de vehículos ligeros de 2008 a 2015. 
En próximos años se espera que las fusiones, como las dadas entre Fiat y Chrysler o Volkswagen y Porsche, terminen de consolidar al sector generando menos de 10 grupos industriales que permitan tener precios más competitivos y una mayor segmentación de mercado.

No hay comentarios: