jueves, 5 de octubre de 2017

Perezosos en peligro de extinción

El perezoso bayo u Oso perezoso (Bradypus variegatus), es una especie de perezoso propio de las selvas húmedas de Centro y Sudamérica. Las especies actuales se pueden clasificar en dos géneros: los perezosos de tres dedos (Bradypus, Bradypodidae) y los perezosos de dos dedos (Choloepus, Megalonychidae), pero se conocen más de 50 géneros extintos. El perezoso tiene piel grisácea castaña a beige, y es muy gruesa. La cabeza del perezoso es redonda, la nariz achatada y las orejas no visibles. La cola es muy pequeña. 
Su comportamiento es nocturno y diurno, solitario y arbóreo Los perezosos hembra siempre andan en grupos, mientras que el macho es solitario. Los perezosos generalmente pasan la mayoría del tiempo sobre las copas de los árboles donde evitan a sus depredadores y obtienen alimento y agua. Su forma lenta de desplazamiento lo hace difícil de ubicar en el bosque. En el suelo son torpes y casi incapaz de caminar, pero es un buen nadador o más bien diestros, se le ha visto cruzando ríos. Posee además una extraña particularidad, alrededor de una vez por semana desciende de lo más alto del dosel de los árboles para defecar, sujeto al tronco cava un agujero con su cola, luego de esto defeca y cierra el agujero nuevamente. Es un mamífero de rasgos simpáticos y amables, el perezoso está muy bien adaptado de una manera distinta a su entorno, no es competitivo se caracteriza por ser pasivo y causa los mínimos impactos en la naturaleza, Su pelaje le ayuda a pasar por desapercibido del peligro su pelaje presentan algas y líquenes que le ayudan a confundirse en medio de la vegetación de los bosques tropicales tiene los pelos parasitados Dos o tres variedades de algas crecen entre su piel de color verde grisáceo, y este tono cambia a verde claro durante la temporada lluviosa, proveyendo protección por medio del camuflaje, el perezoso pasa la mayor parte del día dormitando Es muy resistente a las agresiones y las heridas y soporta los rigores del hambre y la sed, a pesar que normalmente sus movimientos son lentos. Sus garras muy fuertes pueden ocasionar heridas severas. 
Sus principales depredadores son el hombre, serpientes constrictoras (anacondas), grandes felinos (pumas y jaguares) en ocasiones aves de presa (como el águila harpía). Poseen garras muy afiladas que no sólo les sirven para el sustento, sino también como una efectiva arma de defensa que puede ser extremadamente peligrosa para sus atacantes. Cuando deben cruzar un río donde la vegetación no forme puentes aéreos pueden nadar con rapidez. 
Los perezosos están en peligro de extinción debido a su comercialización ilegal promovido por los traficantes de animales exóticos, terminando algunos perezosos en zoológicos privados de narco millonarios o reyes-presidentes musulmanes. Los cazadores furtivos matan a las madres y se quedan con los bebés perezosos para enjaularlos y luego venderlos como mascotas exóticas. Ante esto, los pequeños perezosos desprovistos de su madre y su hábitat natural sufren de depresión, traumas emocionales y mueren rápidamente. Otra causa, es la destrucción de su hábitat debido a la expansión de las ciudades y/o pueblos. La frecuente deforestación de los bosques para convertirlos en zonas ganaderas o urbanizaciones, como sucede en toda la selva amazónica latinoamericana. Colombia es el único país sudamericano que ha tomado medidas para su conservación, no sucede lo mismo con Perú, Venezuela y Brasil, donde han disminuido de manera abrumadora. Se sospecha que en Venezuela han desaparecido, debido a que la Venezuela Chavista destruyo su selva amazónica para darle prioridad a la explotación petrolera durante el gobierno del fallecido dictador Hugo Chávez.  

No hay comentarios: