miércoles, 16 de agosto de 2017

Armas legendarias de Latinoamérica y Perú

Espada de Francisco Pizarro, conquistador del Imperio Inca y fundador del Perú (Virreinato, después), el cual abarcaba en esa época toda Sudamérica (no existía Brasil). Francisco Pizarro solo uso su espada durante la guerra entre almagristas y pizarristas por el control de Sudamérica, venciendo finalmente Pizarro a su antiguo aliado Diego de Almagro. El mango de la espada de Francisco Pizarro fue encontrado en la tumba del conquistador en la Catedral de Lima, se cree que es la original espada que estuvo perdida por largo tiempo. Esta espada es una tizona de lazo del siglo XVI, en cuyo mango lleva grabado en oro las iniciales FP. En ebay y Mercado Libre venden réplicas de esta famosa espada española. 
El Sable Curvo de San Martín, una de las posesiones más preciadas del libertador José de San Martín fue una espada curva que había comprado en Londres. San Martín admiraba la hoja curvada del sable y sintió que el arma era fácil de manejar e ideal para la batalla. Y por esta razón, armó a sus caballerías de granaderos con armas similares, que él considera importante para los ataques de carga. La espada curva se quedó con San Martín hasta su muerte y después, paso al General de la República Argentina, Don Juan Manuel de Rosas. En su testamento San Martín se refiere a la espada como "El sable que me ha acompañado durante toda la Guerra de la Independencia de América del Sur." En 1896 el arma fue enviada al Museo Histórico Nacional en Buenos Aires, donde permanece hoy en día. El último país que logro ser liberado del yugo español fue la naciente República del Perú (antiguo Virreinato del Perú). Hay réplicas de esta espada por toda Sudamérica, en los países que fueron liberados por San Martin. 
La espada de Bolívar, ahora llamada Excalibur por la Dictadura Chavista (1999 hasta hoy) y bañada en oro. Esta espada fue usada por el Libertador Simón Bolívar durante la guerra por la independencia de Sudamérica del yugo español. Bolívar era un apasionado de las espadas, por lo que contaba con dos espadas francesas. Bolívar aprendió sus tácticas militares de los británicos. El último país en ser liberado por Bolívar, fue la recién formada República del Perú (antiguo Virreinato del Perú). Actualmente sus armas se encuentran en su museo en Venezuela y sus réplicas en todos los museos de Sudamérica, principalmente, en los países que fueron liberados por Bolívar. 
El Lefaucheux, fue el revolver francés de Francisco Bolognesi. Cerca de su cadáver estaba su querido y enorme revólver – medía 31 cm de largo -,  en su tambor encontraron 4 casquillos percutidos y dos balas aun por amartillar. Su cadáver fue saqueado por las tropas chilenas que tomaron el Morro de Arica. Sabemos de la existencia de este revolver debido a la información dada por la viuda y nietos de Francisco Bolognesi. Este famoso revolver se encuentra perdido y se cree que pertenece algún coleccionista privado de antigüedades. 
Espada del Comandante Andrés Avelino Cáceres, brillante estratega y héroe de la Guerra con Chile. Luego de la derrota del ejército peruano ante las tropas chilenas en Tacna y Arica. Chile luego invade la mitad del Perú, llegando hasta Lima y posteriormente la sierra peruana. Cáceres logro detener el avance de las tropas chilenas en la sierra peruana. Cáceres uso la táctica de la guerra de guerrillas contra los invasores chilenos. La espada de Cáceres es muy famosa debido a que Cáceres usaba su espada para dirigir sus tropas rebeldes, siempre dirigiendo desde el mismo frente de batalla. Las armas de Cáceres se encuentran en el Museo Andrés Avelino Cáceres de Miraflores en Lima y el Museo Histórico Andrés Avelino Cáceres en Ayacucho.

sábado, 12 de agosto de 2017

La bandera de Alfonso Ugarte

Alfonso Ugarte fue Comandante de la Octava División del Ejército del Sur y participó en las dos Juntas de Guerra que convocó el anciano coronel Francisco Bolognesi, en las que se tomó el acuerdo de defender la plaza «hasta quemar el último cartucho, durante la Guerra entre Perú y Chile (1879-1883), mal llamada Guerra del Pacifico. Murió combatiendo denodadamente en la batalla de Arica, lo que es de admirar tratándose de un civil y no de un militar de oficio. Varios relatos señalan que se lanzó montado en su caballo desde la cima del Morro, llevando consigo la bandera del Perú, para evitar que el enemigo lo tomara como trofeo, muriendo estrellado entre las rocas. El cadáver de Ugarte fue hallado al pie del Morro, tal como lo consignó el párroco de Arica, José Diego Chávez, en el libro de entierros, con fecha del 15 de junio de 1880, siendo colocado el cuerpo en un nicho del panteón local.
El cuerpo identificado como el del coronel Alfonso Ugarte fue traído a Lima en 1890, junto con los restos de otros combatientes caídos en la guerra. En la edición del 10 de julio de 1890 del diario limeño El Comercio, se menciona que antes de la repatriación, su cajón fue abierto en Arica y «se encontraron fracciones del cuerpo y un calcetín de hilo con la marca de su nombre». Un grupo de ilustres tarapaqueños llevaron los restos en fúnebre cortejo hasta el mausoleo del mariscal Castilla.
La bandera que Alfonso Ugarte defendió al finalizar la batalla de Arica se encuentra en la Casa de Francisco Bolognesi Museo de los Combatientes del Morro de Arica, Lima, Perú. Se sabe que la bandera que flameo en Arica perteneció al Batallón "Granaderos de Tacna". Según los historiadores modernos esta bandera esta manchada de sangre por los valientes peruanos que la portaron durante las batallas de Tacna y Arica. Estrategas militares explican que Alfonso Ugarte uso la bandera peruana para lograr avanzar y aplastar a las tropas chilenas, pero las tropas chilenas superaron en cantidad (5 mil chilenos) y armas a los defensores (mil 500) peruanos de Arica. El General Alfonso Ugarte sabía que al portar la bandera peruana iba ser el blanco de los invasores chilenos.




miércoles, 9 de agosto de 2017

Transculturación del mundo

El término transculturación se generó en el terreno de la antropología a partir del año 1940; el concepto lo ideó Fernando Ortiz. Hay considerar como sinónimos a la transculturalidad e interculturalidad. La transculturación se refiere a la situación en la cual, varias culturas que tienen contacto se influyen mutuamente y sobreviven por largo tiempo. A lo largo de la historia de humanidad habido muchos movimientos transculturales.
Fenicia (en fenicio kanaʿan; o Pūt),​ es el nombre de una antigua región del cercano oriente, cuna de la civilización fenicio-púnica, que se extendía a lo largo del Levante mediterráneo, en la costa oriental del mar Mediterráneo. Su territorio abarcaba desde la desembocadura del río Orontes al norte, hasta la bahía de Haifa al sur, comprendiendo áreas de los actuales Israel, Siria y Líbano, una región denominada antiguamente Canaán, con cuya denominación se engloba muy a menudo en las fuentes. El comercio era una actividad principal. Consistía inicialmente en el intercambio en forma de trueque de los productos elaborados en Fenicia por las mercancías disponibles en otros lugares (bien otros productos manufacturados —especialmente de las civilizaciones más desarrolladas—, o bien materias primas, como minerales metálicos —cobre y estaño— o metales preciosos -especialmente de los pueblos más primitivos de Occidente). Posteriormente, la invención de la moneda permitió relaciones comerciales más sofisticadas. Fueron los grandes mercaderes de la antigüedad. Los viajes fenicios establecieron nexos perdurables entre el Mediterráneo oriental y el occidental, no solo comerciales; sino también culturales. 
Los vikingos, eran expedicionarios escandinavos muy vinculados al mar que irrumpieron en la escena histórica alrededor del siglo VII y han sido objeto durante muchos años de las más fabulosas leyendas. Sin embargo, tenían una personalidad real que ya ha sido estudiada y se refleja en su ordenada sociedad; no eran un grupo étnico, sino una especie de cofradía informal de los llamados hombres del norte, que se hizo muy popular en la Europa septentrional y con el único fin de obtener abundancia y prosperidad o bien con el comercio o sirviendo con sus armas al mejor postor. Se han encontrado restos de civilizaciones vikingas en las tres Américas, principalmente en Estados Unidos y parte de Latinoamérica. Los vikingos tuvieron contacto con los incas, mayas y aztecas, según los rastros arqueológicos encontrados en estas civilizaciones antiguas latinoamericanas. 
Europa transcultural, después de la desintegración del mundo antiguo como consecuencia de las irrupciones de los pueblos germánicos: Bélgica (259), Galia (268-78), Italia (260-70), Tracia, Grecia y Asia Menor (258-69), cuando los persas derrotaron y capturaron al emperador Valeriano (260) viene la época de la Alta Edad Media o de las Edades Oscuras, que abarca el periodo comprendido desde la caída del Imperio romano hasta el feudalismo. En el año 409 los jutos, anglos y sajones desalojan a los romanos de la Gran Bretaña; En el 490 visigodos y vándalos llegan a España, mientras que los hunos alcanzan Orleáns y Milán. Estas invasiones suponen la disolución y desplazamiento del centro del poder imperial de Roma hacia el norte de Europa en lo que sería el Imperio carolingio. Los germanos se lanzaron también a la tarea de unificar la sociedad germánica con la romana. En muchos casos esto se reflejó en un proceso legislativo que tendió a unificar las leyes aplicables a los germanos y a los romanos. Este proceso legislativo vino a quedar completo en el siglo VII, época en la que ya no era posible distinguir entre ambas poblaciones. 
Estados Unidos transcultural, ha sufrido muchos procesos transculturales. Desde su independencia de la Corona Británica el 4 de julio de 1776 y su guerra de Secesión o guerra civil estadounidense (1861-1865), esta última se abolió la esclavitud y promovió la industrialización de todo Estados Unidos. Luego de la Segunda Guerra Mundial, sufrió un nuevo proceso transcultural, dando acogida a inmigrantes (legales e ilegales) de Europa, Latinoamérica, Asia y África, hasta hoy, siendo ellos el motor de la economía norteamericana. Los talentos científicos de todas partes del mundo, tienen beneficios económicos y laborales. Hay facilidades para los negocios y la innovación, además de fomentar la competencia. Generando precios bajos en bienes y servicios. Los monopolios, son sancionados.   

miércoles, 2 de agosto de 2017

Latinoamérica: Ejércitos antiguos

*Ejército inca o ejército quechua, fue el cuerpo militar que aseguró la expansión y consolidación del Imperio incaico. Dicho ejército estaba encargado de defender la soberanía de sus tierras, extenderlas y sofocar rebeliones. A menudo era también usado para intereses políticos como las ejecuciones o golpes de Estado. A medida que la soberanía inca crecía en tamaño y población el ejército lo hacía de la misma forma.​ Las mayores concentraciones de guerreros incas en las épocas de esplendor del imperio llegaron a componer unos 200 000 soldados en un solo ejército (época de Huayna Cápac). El militarismo que tenía la monarquía inca hacía de la pertenencia a éste, un importante cargo. A los soldados se les brindaba alimentación, vestimenta y una ayuda estatal en reemplazos para su familia en lo que respectaba a la actividad agraria que el levado debería estar cumpliendo, de tal manera que ser guerrero permanente no era un mal cargo y hasta inclusive ocupaba su propio espacio en la pirámide político-social. 
Ejército Realista o Realistas, son las fuerzas armadas formadas principalmente por españoles europeos y americanos, y empleadas para la defensa de la monarquía española frente a la revolución independentista hispanoamericana (Latinoamérica, hoy) en el primer tercio del siglo XIX. El ejército realista no era el ejército colonial del Imperio español; no tuvo la misma misión ni la organización que tenía el ejército colonial durante la época colonial, que iba dirigida a la defensa frente a potencias enemigas del exterior. Sin embargo el ejército colonial tenía un fuerte carácter doméstico, americano, formado por tropas locales de la ciudad en un 80%, y por oficiales afincados en el país, comprometidos con la élite del lugar. El ejército realista en América fue una organización improvisada, surgida de la reacción de los defensores de la monarquía española, que sólo reconocían la autoridad del rey español a través de los virreyes y las autoridades instaladas en España, y tuvo como fin intentar detener el proceso de independencia de las colonias americanas. La mayor parte de las agrupaciones militares realistas fueron entonces de nueva creación y se formaron por unidades americanas nuevas en su mayoría, por unidades recicladas del desarticulado ejército colonial americano que permanecían leales y por unidades expedicionarias formadas en España ad hoc, que a su vez mantendrán su continuidad únicamente por reemplazos de americanos. El virreinato del Perú contaba en 1820 con una fuerza de 7.000 hombres -de varios países- en su mayoría movilizados sobre el Alto Perú.​ Para diciembre de 1824, punto culminante de las guerras de independencia en Sudamérica, un diezmado componente europeo de apenas 1500 hombres se repartía para toda la extensión del virreinato,​ que comprendía los escenarios de Charcas, Chiloé y Perú.

*Cabe señalar que en la época del Imperio Inca o Imperio Quechua, no tenían bandera, pues los incas conocieron lo que era una bandera con la llegada de los conquistadores españoles. El ejército inca llevaba un estandarte, que era un largo palo de madera con la cabeza del dios sol (Inti, en quechua) con la cara de un felino (en referencia al dios Viracocha o Wiracocha). La cabeza del Inti era de oro. Se cree que este estandarte inca se perdió durante la guerra civil entre los hermanos Huáscar y Atahualpa por el control del Imperio Inca.