sábado, 8 de julio de 2017

Los robots de la antigüedad

Los robots o autómatas no son un invento del siglo 20 sino que su creación se remonta muchos miles de años atrás. Aquí un resumen de los más famosos:  
Proto-robots asiáticos, especialmente China y Japón, ha tenido una gran tradición de autómatas que se ha mantenido desde tiempos muy antiguos hasta la actualidad. Ya en el año 2000 a. C. se cuentan leyendas chinas sobre autómatas. Como la creada por el hijo del rey Tach`uan, hecho de madera, y tan semejante al hombre que confundían a todos los que lo veían, hasta que descubren su naturaleza y es destruido. En tiempos más cercanos se habla de varios emperadores chinos que, curiosos por estos inventos, apoyaron la creación de todo tipo de autómatas, desde los que poseían forma animal (pájaros, caballos, gatos, monos etc.) hasta otros con forma humana y que andaban, bailan o tocaban instrumentos. En el Japón de los siglos XVIII y XIX los autómatas consiguieron un alto grado de importancia y complejidad. Se les llamaba “karakuri”, que se podría traducir como “aparatos mecánicos para producir la sorpresa en una persona” y distingüían tres tipos de figuras: las “Butai Karakuri” que se usaban en el teatro, las “Zashiki Karakuri” más pequeñas y con las que se jugaba en las habitaciones y las “Dashi Karakuri” que se utilizaban en las festividades religiosas. Su mayor tarea era la representación de mitos y leyendas tradicionales aunque existían de todo tipo como algunos que servían el té o lanzaban flechas con un arco. 
Caballero Robot de Leonardo Da Vinci (año 1495), está considerado como uno de los pioneros de la robótica moderna con forma totalmente humana. Un autómata creado a partir de una armadura medieval ítalo-germana de caballero que se movía a través de poleas, cuerdas y unos engranajes situados en el pecho del “caballero”. No fue diseñado, aunque gracias al hallazgo de sus bocetos fue construido en nuestros días y se sabe que podía mover los brazos, sentarse y girar la cabeza. 
León robot de Leonardo da Vinci (año 1515), es un robot con forma de león que, sin motor ni electricidad, es capaz de caminar por sí solo. El león, símbolo de Francia, fue construido por Leonardo en el año 1515 bajo la petición del Rey Francisco I. De acuerdo con los testimonios, el robot era capaz de moverse por sí solo y, cuando se golpeaba su costado con un látigo, dejaba caer de su vientre una lluvia de lirios, símbolo de la monarquía transalpina. 
El Turco, fue una famosa farsa que simulaba ser un autómata que jugaba al ajedrez. Fue construido y revelado por Wolfgang von Kempelen en 1769. Tenía la forma de una cabina de madera de un metro veinte de largo por 60 cm de profundidad y 90 de alto, con un maniquí vestido con túnica y turbante sentado sobre él. La cabina tenía puertas que una vez abiertas mostraban un mecanismo de relojería y cuando se hallaba activado era capaz de jugar una partida de ajedrez contra un jugador humano a un alto nivel. También podía realizar el Problema del caballo con facilidad. Sin embargo, la cabina era una ilusión óptica bien planteada que permitía a un maestro del ajedrez esconderse en su interior y operar el maniquí. Consecuentemente, El Turco ganaba la mayoría de las partidas. 
El robot de vapor (1893), este autómata caminante de George Moore con forma humana era movido por la fuerza del vapor. El autómata, era capaz de recorrer distancias de casi 9 millas por hora simplemente por la fuerza del vapor. El diario La Iberia, en su edición correspondiente al sábado 24 de junio de 1893 expresaba su asombro sobre el hombre de metal y vapor. 

No hay comentarios: