sábado, 10 de junio de 2017

Stratolaunch (The Roc): el avión más grande de la historia

Stratolaunch, el avión más grande del mundo, salió de su hangar a principios de este mes, donde ha sido construido en Mojave, California (EE.UU.). Por primera vez, la aeronave abandonaba las paredes y los andamios que han visto crecer su magnífica envergadura para comenzar las pruebas de combustible, entre otras. Compuesto por dos cabinas unidas por un ala de 117 metros, y con una longitud de 86 metros desde su doble morro delantero al extremo de las secciones de cola, lleva a bordo los motores de seis 747 y pesa unas 227 toneladas sin carga. Está destinado a lanzar satélites en pleno vuelo a distintas órbitas bajas de la Tierra y puede que un día también lleve seres humanos. Su primer ensayo espacial se realizará en 2019.
El proyecto Stratolaunch nació en 2011 de la mano del millonario Paul Allen con el objetivo de lanzar una versión del Falcon 5 de SpaceX capaz de situar 6,1 toneladas en órbita baja, algo nunca visto en un sistema de lanzamiento aéreo. SpaceX se retiró rápidamente del proyecto y su lugar lo ocupó Orbital Sciences, que deseaba usar Roc como plataforma para el cohete Pegasus 2, posteriormente denominado Thunderbolt. Orbital también se retiró en 2014 y durante un tiempo el futuro de la empresa estuvo en un limbo, aunque se propuso la idea de usar el avión Stratolaunch para lanzar una versión de pequeño tamaño —un 75%— de la nave alada Dream Chaser. Por fin, en junio del año pasado Stratolaunch unió fuerzas otra vez con Orbital, ahora Orbital ATK, para lanzar pequeños cohetes Pegasus XL. La decisión fue una auténtica sorpresa teniendo en cuenta que emplear semejante avión para lanzar un cohete tan pequeño es cuanto menos un poco desproporcionado. Eso sí, para no desaprovechar la capacidad de carga se lanzarán tres cohetes Pegasus en una sola misión (cada uno con una masa de 25 toneladas).
La empresa fabricante de este avión colosal pertenece al multimillonario y cofundador del gigante informático Microsoft, Paul Allen, dispuesto también a hacer carrera en el espacio. La compañía compró dos Boeing 747 usados a United Airlines y los reensambló en una sola unidad capaz de despegar con una carga de 590 toneladas. El Stratolaunch, apodado «Ruc», en honor al ave de la mitología persa tan grande que puede levantar un elefante con sus garras, tiene una intención eminentemente comercial. El objetivo es que el avión pueda colocar en órbita constelaciones de satélites diseñadas para proporcionar servicios globales de internet, imágenes, datos del clima y otros datos necesarios para los gobiernos y fuerzas armadas.
Al igual que un 747, el Stratolaunch está diseñado para ser operado por una tripulación de tres personas: piloto, copiloto y el ingeniero de vuelo, con un asiento plegable en la cabina disponible para una cuarta persona. El despegue requiere de una larga pista. La compañía cree que su avión puede ahorrar costes a la hora de poner cargas en el espacio, ya que es más baratos que los cohetes reutilizables en prueba. Una vez cumplida la misión, el avión volvería a la Tierra en perfecto estado para realizar un nuevo trabajo sin un gran mantenimiento. El Stratolaunch podría realizar a futuro labores de turismo espacial a baja altura, orbitando nuestro planeta. 
El avión es más grande que el legendario hidroavión Spruce Goose, el diseño de Howard Hughes que voló una sola vez en 1947, y que el Antonov An-225, un carguero de la era soviética originalmente construido para transportar el transbordador espacial Buran. Pero el Stratolaunh es más ligero, gracias a sus materiales más modernos. 
Stratolaunch usará la pista del Mojave Air and Space Port de California o la antigua pista del transbordador del Centro Espacial Kennedy como base de operaciones. Más adelante espera poder emplear otras pistas situadas alrededor del mundo si la demanda de lanzamientos es lo suficientemente alta. 

No hay comentarios: