lunes, 22 de mayo de 2017

Hielo Combustible: ¿La energía limpia del futuro?

China anunció la semana pasada que, por primera vez, logró extraer cantidades considerables de una sustancia semejante al hielo bajo el Mar Meridional de China que muchos consideran clave para los suministros energéticos del futuro. Las autoridades de ese país calificaron la extracción de este "hielo combustible" como un gran avance. El punto de extracción de esta especie de hidrato de gas natural se encuentra a una profundidad de 1.266 metros y a unos 285 kilómetros al sureste de Hong Kong. Los especialistas chinos han retirado una media de 16.000 metros cúbicos de alta pureza al día del prometedor recurso a lo largo de siete jornadas consecutivas.
El hielo combustible es una especie de hidrato de gas natural, explica el medio 'Shanghai Daily', se encuentra en las áreas del lecho marino o tundra donde se dan las altas presiones y las bajas temperaturas necesarias para su estabilidad. El material se asemeja a simple vista al hielo y arde con facilidad como el etanol sólido; de ahí su denominación. Un metro cúbico de 'hielo combustible' equivale aproximadamente a 164 metros cúbicos de gas natural regular. Científicos internacionales consideran este material como el mejor reemplazo para el petróleo y el gas natural. Además, se cree que es más ecológico y que se encuentra en la Tierra en grandes reservas.
Los hidratos de metano o hielo combustible, fueron descubiertos en el norte de Rusia en los años 60, pero no fue sino hasta 10 o 15 años más tarde que se empezó a investigar cómo extraer el gas de los sedimentos marinos. Japón, debido a la carencia de fuentes de energía naturales, fue pionero en este campo. Otros países líderes en la exploración del hielo combustible son India y Corea del Sur, que tampoco tienen reservas propias de petróleo. Mientras Estados Unidos y Canadá también son activos en este sentido, el foco de sus exploraciones ha sido en los hidratos de metano bajo el permafrost en el norte de Alaska y Canadá.
Cabe mencionar que los hidratos de metano han sido reconocidos como una gran amenaza que verían la luz si el cambio climático continúa, y no en vano han sido considerados como una de las posibles causas de la extinción masiva del Pérmico-Triásico, conocida como “hipótesis del fusil de claratos“. Una molécula de metano es 25 veces más nociva que una de dióxido de carbono (CO2) en lo que al agravio del efecto invernadero se refiere, por lo que si el cambio climático continua, y con esto el aumento de la temperatura global, la variación de la temperatura marina y derretimiento del permafrost podría suponer que los fácilmente alterables hidratos de metano liberaran su combustible a la atmosfera, produciéndose con ello un ciclo vicioso en el cual la continua elevación de la temperatura terrestre supusiera cada vez más y más emisiones de metano provenientes de los hidratos a la atmósfera.
El metano puede formar mezclas explosivas con el aire, siendo su límite a partir del cual se puede producir la ignición de un 4% en concentración. Es por ello por lo que el metano proveniente de las fugas en los yacimientos de hidratos de metano no prende al llegar a la superficie, aunque algunos expertos como Gregory Ryskin defienden la hipótesis de que una gran fuga de metano podría originar grandes explosiones al contacto de este con el oxígeno. Un ejemplo probado de las consecuencias que podrían originar los escapes de hidratos de metano sobre el trasporte marítimo y aéreo lo encontramos el conocido como Triángulo de las Bermudas, situado en el mar de Sargazos, en donde la descomposición de algas es elevada y hay grandes depósitos de hidratos de metano que en ocasione liberan su combustible. 
Si bien el uso de los hidratos como combustible permitirá una fuente más limpia que el petróleo y carbón, no se soluciona el problema del Cambio Climático, aunque una de las alternativas que se están barajando es el soterramiento de CO2 en los yacimientos de hidratos, de modo que sea este gas el que forme un hidrato una vez extraído el metano.  Formándose así un compuesto de mayor estabilidad que aguantaría mayores condiciones de presión y temperatura. Se obtendrían entonces múltiples ventajas en ello, ya que se obtendría el metano combustible a la vez que se soterraría CO2 para evitar su fuga al ambiente.

No hay comentarios: