domingo, 21 de mayo de 2017

Energía Nuclear de cuarta generación

Los nuevos reactores, más seguros y menos contaminantes, podrían estar en marcha para 2030. Más seguros, más eficientes y con menos residuos radiactivos. Así serán los reactores nucleares de la llamada cuarta generación. Por el momento se trata de un conjunto de tecnologías experimentales –todavía no hay prototipos en marcha- pero los cálculos más optimistas estiman que en 2030 podrían empezar a funcionar.
La tecnología de cuarta generación se centra principalmente en seis tipos de reactores, que se diferencian básicamente en el refrigerante que utilizan. En este sentido, los expertos hablan de dos grupos de reactores, los termales y los rápidos. En el grupo de los reactores termales se encuentran los siguientes modelos:
Reactor de muy alta temperatura, se prevé que pueda alcanzar temperaturas de 1.000° C. Asimismo, se espera que sirva para la producción de hidrógeno. En este caso, se cree que una versión de este sistema, denominado "Planta Nuclear de Nueva Generación", podría estar finalizada en 2021.
Reactor supercrítico de agua, utiliza como fluido agua cuya temperatura y presión se encuentran en su punto crítico termodinámico. De esta manera, aumentando su eficiencia térmica y su sencillez como planta. Su principal objetivo es generar electricidad a bajo costo.
Reactor de sal fundida, recibe este nombre porque su refrigerante es la sal fundida.
En cuanto a los reactores rápidos, también se trabaja en tres sistemas distintos:
Reactor rápido refrigerado por gas, conseguirá una mejor eficiencia en la conversión del uranio y en la gestión de los actínidos (elementos químicos esenciales en el proceso de obtención de energía atómica).
Reactor rápido refrigerado por sodio, aumentara la eficiencia del uso de uranio y eliminara la necesidad de isótopos transuránicos (elementos radiactivos con número atómico mayor que 92).
Reactor rápido refrigerado por plomo, su enfriamiento se produce por convección natural, y podrá utilizarse para producir hidrógeno mediante procesos termoquímicos. 
En la actualidad, las centrales nucleares que están en funcionamiento son de segunda y tercera generación, pero ya se están creando en fase experimental las de cuarta generación, que utilizan como combustible el 99% desechado por las actuales y donde la seguridad es lo más importante. Son capaces de soportar un maremoto o el impacto de un avión. Esta tecnología se centra principalmente en seis tipos de reactores reagrupados en dos tipos, los termales y los rápidos, que se diferencian básicamente en el refrigerante que utilizan. En eso está trabajando la empresa del hombre más rico del mundo TerraPower. Aunque por el momento son simulaciones que realiza desde un ordenador. El fundador de Microsoft, Bill Gates, meses después de dar a conocer su carta “profética” sobre un mundo con energía limpia, habla ahora sobre su confianza en la energía nuclear de cuarta generación. Tanto es así, que considera que vale la pena teniendo en cuenta lo que ve como las desventajas de los combustibles fósiles. Gates está poniendo su dinero en lo que cree que es el futuro de la energía “cero emisiones de CO2” y económicamente viable.

No hay comentarios: