jueves, 20 de abril de 2017

Biogás: basura orgánica convertida en energía

El biogás es un gas combustible que se genera en medios naturales o en dispositivos específicos, por las reacciones de biodegradación de la materia orgánica, mediante la acción de microorganismos y otros factores, en ausencia de oxígeno (esto es, en un ambiente anaeróbico). Este gas se ha venido llamando gas de los pantanos, puesto que en ellos se produce una biodegradación de residuos vegetales semejante a la descrita. La producción de biogás por descomposición anaeróbica es un modo considerado útil para tratar residuos biodegradables, ya que produce un combustible de valor además de generar un efluente que puede aplicarse como acondicionador de suelo o abono genérico. El resultado es una mezcla constituida por metano en una proporción que oscila entre un 50% y un 70% en volumen, y dióxido de carbono conteniendo pequeñas proporciones de otros gases como hidrógeno, nitrógeno, oxígeno y Ácido sulfhídrico/sulfuro de hidrógeno. El biogás tiene como promedio un poder calorífico entre 18,8 y 23,4 mega julio (unidad) por metro cúbico (MJ/m³). Este gas se utiliza para producir energía eléctrica mediante turbinas o plantas generadoras a gas, en hornos, estufas, secadores, caldera (calefacción u otros sistemas de combustión a gas), debidamente adaptados para tal efecto y recientemente en algunos vehículos (barcos y aviones), principalmente automóviles.
La composición química del biogás depende primordialmente de dos factores: los materiales empleados en la digestión y la tecnología utilizada para el proceso. Teniendo eso en cuenta, el biogás puede contener entre 55 - 70% de metano, 30 - 45% de dióxido de carbono y < 5% trazas de otros gases (considerados impurezas). Entre sus características el biogás posee un poder calorífico entre 6 - 6,5 kWh/Nm3, su equivalente en combustible es de 0,6 - 0,65 L de petróleo por metro cúbico de biogás. Temperatura de ignición de 650 a 750°C. Presión crítica de 74 a 88 atmósfera. Temperatura crítica de -82,5°C. Densidad de 1,2 kg/m3. Masa molar de 16,043 g/mol.
La generación de biogás en las explotaciones ganaderas. Por medio de este procedimiento se puede aprovechar unos residuos como son las deyecciones del ganado (estiércol), de otro modo de difícil o costoso tratamiento, para la producción de un excelente recurso energético limpio, que es el biogás. Las explotaciones ganaderas actuales, sean del tamaño que sean, provocan un negativo impacto ambiental. Por un lado consumen una importante cantidad de energía a la vez que, sobretodo, generan grandes volúmenes de un residuo, como es el estiércol, que contamina el aire y el agua. Afortunadamente existe un procedimiento capaz de reducir en gran medida, o incluso de forma total, el impacto ambiental provocado por el estiércol. Se trata de la generación de biogás. 
La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha desarrollado diversos proyectos sobre biomasa a través de su división IEA Bioenergy. La agencia calcula que el 10% de la energía primaria mundial procede de los recursos asociados a esta fuente, incluidos los relacionados con biocombustibles líquidos y biogás. El 2016 el periódico de la Energía busco por todo el mundo a los países que producen la mayor cantidad de biomasa para elaborar su ranking de las 10 mayores plantas de energía eléctrica a partir de la biomasa (base del biogás). Finlandia, que es el país con mayor consumo de energía per cápita de Europa, con 1,490 toneladas de biomasa sólida, es el país que coloca mayor número de plantas en el Top 10, con un total de siete centrales, aunque la mayor planta es británica, y Polonia y Estados Unidos, con una planta cada una, completan esta clasificación. En Latinoamérica: México, Colombia, Argentina, Cuba y Bolivia están aprovechando las bondades del biogás, pero en una escala mínima. 

No hay comentarios: