jueves, 9 de febrero de 2017

Plagas de langostas

Las plagas de langosta son un desastre natural devastador. Las langostas son cercanas a los saltamontes y son insectos de aspecto parecido. Sin embargo, el comportamiento de la langosta puede ser completamente distinto. A veces son insectos solitarios con un estilo de vida semejante al del saltamontes, pero pasan por una fase llamada gregaria. Cuando se dan las condiciones medioambientales para producir plantas verdes y favorecer la reproducción, las langostas se juntan en grandes, ambulantes y voraces enjambres.
Hasta ahora el registro más antiguo de una plaga de langostas se remonta más de dos mil años atrás, según el relato bíblico y que es mencionada por ser la octava plaga que asoló Egipto y acabó con la última fuente de comida que quedaba en ese momento, los cultivos. Si bien esta visión de una gigantesca nube de seres vivientes que comen todo que relata la Biblia en un tiempo se creyó fantasiosa y terrible, de hecho, esta descripción no puede estar más cercana a la realidad de tiempos más recientes, donde las plagas de langostas pueden matar (indirectamente por la hambruna) a millones de personas.
Los brotes más grandes de langostas del desierto ocurrieron entre 1987 y 1989. Es tal la voracidad de este insecto que una parte muy reducida de la nube (alrededor de una tonelada de langostas) es capaz de consumir en un día la misma cantidad de alimentos que 10 elefantes o 2500 personas. Cuando las langostas atacan inmediatamente antes de la cosecha, las repercusiones pueden ser devastadoras. Al terminar la plaga de 1987, había llegado a 25 países vulnerables, con pérdidas monumentales. Desde entonces ha habido algunos brotes, aunque no se han desarrollado nuevas plagas. 
En Sudamérica, en Bolivia, Uruguay, Argentina, los ataques fueron intensísimos hasta avanzado el siglo XX. En Venezuela, los ataques de langostas se conocen desde la época de la Colonia. Dos grandes invasiones se registraron más recientemente entre los años de 1881 a 1885 y de 1913 a 1918, produciendo daños de tal magnitud a la agricultura, que en ambas oportunidades el gobierno declaró estado de emergencia nacional. Las especies de langostas americanas causantes de estos daños pertenecen, en su mayoría, al género Schistocerca. En Colombia y Brasil también se conoce la langosta llanera (Rhammatocerus schistocercoides). En el mes de octubre de 1988, se informó la invasión de langostas no conocidas en varias islas del Caribe y en Surinam. En el mes de noviembre de 1988, se informó una invasión semejante en varias localidades del estado Sucre (Venezuela), inicialmente en Río Caribe. Un estudio detallado de los ejemplares colectados en dicha zona demostró que éstos pertenecían a la langosta del desierto (Schistocerca gregaria). Posteriormente, fueron colectados ejemplares de la misma especie en los estados Aragua, Carabobo, Distrito Federal, Falcón, Miranda y Monagas. Su llegada al continente americano se relaciona con las corrientes de aire producidas por el desplazamiento del huracán Joan, pues sin estas corrientes de aire las langostas hubieran muerto en el camino. En los siglos XVI y XVII, en la península de Yucatán se dieron varias hambrunas propiciadas por plagas del acrídido. Por ejemplo, durante los gobiernos de Juan Francisco de Esquivel y José Campero de Sorredevilla como capitanes generales de Yucatán, hubo incontables muertes producidas por este insecto. 
En este año, más de 1.200 hectáreas fueron destruidas por una plaga de langosta. Esto obligó al gobierno boliviano de Evo Morales en declarar emergencia a Santa Cruz, Bolivia. Las autoridades comenzarán a fumigar un cordón de unas 33.000 hectáreas alrededor de la zona más afectada, en los municipios de Cabezas, El Torno y La Guardia, en el Chaco Boliviano. La idea es contener a los insectos y que no sigan avanzando a otras partes de Santa Cruz, departamento que produce cerca del 80% de los cultivos que se consumen en Bolivia. Se estima que desde que empezaron a llegar hace dos semanas, las langostas destruyeron unas 1.200 hectáreas. Un comité intergubernamental creado el año pasado para lidiar con otra plaga del campo coordinó las fumigaciones e informó a los campesinos de la zona sobre cómo cuidarse de los agroquímicos, que son rociados por aire y tierra.

No hay comentarios: