lunes, 23 de enero de 2017

Sobre población y la necesidad de colonizar el espacio

Actualmente, el planeta Tierra se encuentra amenazado por nosotros los humanos. Océanos y mares son contaminados por los desperdicios de los países costeros e isleños. Los avances en medicina (genética y nano tecnología, principalmente) han logrado detener envejecimiento y muerte de sus ciudadanos, haciendo que las poblaciones crezcan. La población mundial crecerá 8,500 millones más para el 2030, según la ONU. El aumento de la población mundial esta ocasionado la expansión de las ciudades y pueblos, depredándose y destruyéndose de esta manera la selva virgen del Amazonas Sudamericana y del África. Los Carteles Internacionales del Narcotráfico (las Américas, Asia, África y Europa) promueven negocios ilegales como el tráfico de armas, órganos, tecnología, animales y personas (niñas y mujeres, para después prostituirlas fuera de sus países de origen) promueven la destrucción de los recursos naturales a nivel mundial, con sus sucios negocios (legales e ilegales). Solo son dos las amenazas externas que vengan del espacio: la caída de meteoritos y/o asteroides que podrían destruir con la vida humana y una gran lengua de fuego proveniente del Sol que dependiendo de su fuerza y magnitud, puede acabar con nuestro planeta o sacarlo de orbita. Debido a las anteriores acontecimientos es que es necesario la colonozinar otros planetas de nuestro sistema solar, para que podamos sobrevivir como especie. Los posibles planetas y lunas a colonizar por la raza humana:
Marte, el Planeta Rojo suele ser el primero para la colonización espacial. Pero, su colonización no será una tarea sencilla, ya que su entorno es hostil para nosotros. En primer lugar, su atmósfera es irrespirable para el ser humano. La radiación solar es tan alta que acabaría resultando letal. Marte tiene polos, pero el hielo de los mismos no está hecho de agua, sino de dióxido de carbono. Las últimas exploraciones realizadas a Marte han encontrado indicios que parecen sugerir la existencia de corrientes subterráneas de agua.
Venus, este planeta es uno de los que la NASA considera como potencialmente habitables. A su favor, está el hecho de que se encuentra más cerca de la Tierra que Marte. Pero, en contra, lo está su abrasadora temperatura, y que su presión es más de 90 veces superior a la de nuestro mundo. La propuesta de la NASA es sencilla. En lugar de vivir sobre la superficie del planeta, tendríamos que hacerlo en bases-ciudades construidas en su atmósfera. Los científicos apuntan a un lugar situado a unos 50 kilómetros de altura sobre la superficie de Venus, en el que las condiciones de temperatura, presión y humedad serían idóneas para instalar hipotéticas bases flotantes que fueran habitadas por humanos.
Titán, es una de las lunas de Saturno. Este satélite es el preferido por los científicos para una posible colonización humana. Titán tiene una pequeña atmósfera que protege al planeta de las radiaciones, y posee agua, aunque en forma de hielo. El problema es que está tan lejos del Sol que, actualmente, la temperatura en su superficie ronda los-180 grados. Pero los científicos creen que dentro de varios millones de años, cuando el brillo del Sol sea más intenso y su resplandor se extienda, la temperatura de Titán se hará muchísimo más suave, y se derretirá el hielo con lo que habrá agua en forma líquida. En ese momento, sería el lugar idóneo para la colonización humana. 
Kapteyn B, este cuerpo celeste se encuentra a trece años luz de la Tierra. Para llegar este planeta muy muy lejano, tardaríamos siglos y/o centurias. A no ser que contemos con la tecnología para abrir agujeros de gusano para acortar las distancia entre ambos. Pero, pese a ello, está considerado uno de los exoplanetas potencialmente habitables más cercanos al nuestro. Se encuentra situado en la zona de habitabilidad de su estrella, lo que implica que las posibilidades de que existan agua y oxígeno en su superficie son altas. 
Kepler 22-B, situado a 600 años luz de la Tierra, este planeta está considerado como un gemelo del nuestro. Orbita en la zona de habitabilidad de su estrella (llamada Kepler 22), lo que hace suponer que la temperatura de su superficie  oscila entre los 27 y los 22 grados centígrados de media. Es imposible saber con certeza si tiene una atmósfera respirable y agua líquida, pero es uno de los más firmes candidatos para instalar una futura e hipotética colonia humana.

No hay comentarios: