lunes, 23 de enero de 2017

Sobre población y la necesidad de colonizar el espacio

Actualmente, el planeta Tierra se encuentra amenazado por nosotros los humanos. Océanos y mares son contaminados por los desperdicios de los países costeros e isleños. Los avances en medicina (genética y nano tecnología, principalmente) han logrado detener envejecimiento y muerte de sus ciudadanos, haciendo que las poblaciones crezcan. La población mundial crecerá 8,500 millones más para el 2030, según la ONU. El aumento de la población mundial esta ocasionado la expansión de las ciudades y pueblos, depredándose y destruyéndose de esta manera la selva virgen del Amazonas Sudamericana y del África. Los Carteles Internacionales del Narcotráfico (las Américas, Asia, África y Europa) promueven negocios ilegales como el tráfico de armas, órganos, tecnología, animales y personas (niñas y mujeres, para después prostituirlas fuera de sus países de origen) promueven la destrucción de los recursos naturales a nivel mundial, con sus sucios negocios (legales e ilegales). Solo son dos las amenazas externas que vengan del espacio: la caída de meteoritos y/o asteroides que podrían destruir con la vida humana y una gran lengua de fuego proveniente del Sol que dependiendo de su fuerza y magnitud, puede acabar con nuestro planeta o sacarlo de orbita. Debido a las anteriores acontecimientos es que es necesario la colonozinar otros planetas de nuestro sistema solar, para que podamos sobrevivir como especie. Los posibles planetas y lunas a colonizar por la raza humana:
Marte, el Planeta Rojo suele ser el primero para la colonización espacial. Pero, su colonización no será una tarea sencilla, ya que su entorno es hostil para nosotros. En primer lugar, su atmósfera es irrespirable para el ser humano. La radiación solar es tan alta que acabaría resultando letal. Marte tiene polos, pero el hielo de los mismos no está hecho de agua, sino de dióxido de carbono. Las últimas exploraciones realizadas a Marte han encontrado indicios que parecen sugerir la existencia de corrientes subterráneas de agua.
Venus, este planeta es uno de los que la NASA considera como potencialmente habitables. A su favor, está el hecho de que se encuentra más cerca de la Tierra que Marte. Pero, en contra, lo está su abrasadora temperatura, y que su presión es más de 90 veces superior a la de nuestro mundo. La propuesta de la NASA es sencilla. En lugar de vivir sobre la superficie del planeta, tendríamos que hacerlo en bases-ciudades construidas en su atmósfera. Los científicos apuntan a un lugar situado a unos 50 kilómetros de altura sobre la superficie de Venus, en el que las condiciones de temperatura, presión y humedad serían idóneas para instalar hipotéticas bases flotantes que fueran habitadas por humanos.
Titán, es una de las lunas de Saturno. Este satélite es el preferido por los científicos para una posible colonización humana. Titán tiene una pequeña atmósfera que protege al planeta de las radiaciones, y posee agua, aunque en forma de hielo. El problema es que está tan lejos del Sol que, actualmente, la temperatura en su superficie ronda los-180 grados. Pero los científicos creen que dentro de varios millones de años, cuando el brillo del Sol sea más intenso y su resplandor se extienda, la temperatura de Titán se hará muchísimo más suave, y se derretirá el hielo con lo que habrá agua en forma líquida. En ese momento, sería el lugar idóneo para la colonización humana. 
Kapteyn B, este cuerpo celeste se encuentra a trece años luz de la Tierra. Para llegar este planeta muy muy lejano, tardaríamos siglos y/o centurias. A no ser que contemos con la tecnología para abrir agujeros de gusano para acortar las distancia entre ambos. Pero, pese a ello, está considerado uno de los exoplanetas potencialmente habitables más cercanos al nuestro. Se encuentra situado en la zona de habitabilidad de su estrella, lo que implica que las posibilidades de que existan agua y oxígeno en su superficie son altas. 
Kepler 22-B, situado a 600 años luz de la Tierra, este planeta está considerado como un gemelo del nuestro. Orbita en la zona de habitabilidad de su estrella (llamada Kepler 22), lo que hace suponer que la temperatura de su superficie  oscila entre los 27 y los 22 grados centígrados de media. Es imposible saber con certeza si tiene una atmósfera respirable y agua líquida, pero es uno de los más firmes candidatos para instalar una futura e hipotética colonia humana.

sábado, 21 de enero de 2017

La rueda: Origen perdido

La rueda, es una pieza mecánica circular que gira alrededor de un eje. Puede ser considerada una máquina simple, y forma parte del conjunto denominado elementos de máquinas. Es uno de los inventos fundamentales en la Historia de la humanidad, por su gran utilidad en la elaboración de alfarería, y también en el transporte terrestre, y como componente fundamental de diversas máquinas. El conocimiento de su origen se pierde en el tiempo, y sus múltiples usos han sido esenciales en el desarrollo del progreso humano.
En febrero de 2003, en unos pantanos 22 km al sur de Liubliana, capital de Eslovenia, se halló una rueda cuya antigüedad data de entre el 3100 a. C.-3350 a. C.). Se la halló junto con su eje; mide 72 cm de diámetro y está hecha de madera de fresno, mientras que el eje, que giraba junto con las ruedas, era de roble, más duro.1 Por otro lado, en el llamado Estandarte de Ur, proveniente de la ciudad de Ur en la Mesopotamia meridional, que data de 2500 a. C. aproximadamente, se representa un carro tirado por onagros, la representación más antigua conservada de la rueda como elemento propulsor.
Rueda maciza de madera encontrada en Blair Drummond. Primera evidencia de transporte rodado en Gran Bretaña. Tres partes de una rueda maciza de madera se encontraron en Blair Drummond Moss (Valle del Forth, Escocia). Son la evidencia más temprana de transporte rodado en Gran Bretaña al haberse datado en el 1255 a. C.
La rueda, seguramente, merece un lugar de honor en cualquier lista de grandes inventos. Una civilización industrializada es inconcebible sin ella. Su invención era tal vez inevitable, pero se tardó bastante en aparecer al lado del ser humano. Muchas civilizaciones, incluyendo los incas y los aztecas se las arreglaban bastante bien sin ruedas. La más antigua evidencia del uso de la rueda (un pictograma de Sumeria, el moderno Irak) data del año 3500 antes de Cristo. El invento se difundió rápidamente en el mundo Occidental. 
Yo creo que la rueda no lo invento ser humano sino que lo copio de los animales que pueden tomar esta forma. Los armadillos se convierten en ruedas vivientes cuando se sienten amenazados por sus depredadores, e inclusive pueden huir rodando. Se cree que los gigantes armadillos pre-históricos podían convertirse en ruedas vivientes como sus actuales descendientes. El oso hormiguero o pangolín, posee escamas duras en todo su cuerpo hasta su cola, cuando está en peligro se enrosca y se convierte en una pelota acorazada. El cochinito o bicho bolita, es un pequeñisimo crustáceo que se encuentra en los parques y jardines de todo el mundo, toma la forma de bola o rueda cuando siente que está en peligro. En esta década se han descubierto en el desierto africano del Sahara (Marruecos, recientemente), algunas arañas que para huir de sus depredadores se convierten en ruedas vivientes o en su defecto, dan saltos que imitan a la forma de una rueda. Solo por mencionar los casos más resaltantes dentro del mundo animal.  

sábado, 14 de enero de 2017

Cyborg verdaderos

Cíborg o cyborg (del acrónimo en inglés cyborg: de cyber (cibernético) y organism (organismo), ‘organismo cibernético’ (una redundancia, pues todos los organismos son comprendidos por la cibernética) es un ser compuesto de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos generalmente con la intención de mejorar las capacidades de la parte orgánica mediante el uso de tecnología. El término fue acuñado por Manfred E. Clynes y Nathan S. Kline en 1960 para referirse a un ser humano mejorado que podría sobrevivir en entornos extraterrestres. Llegaron a esa idea después de pensar sobre la necesidad de una relación más íntima entre los humanos y las máquinas en un momento en que empezaba a trazarse la nueva frontera representada por la exploración espacial. Diseñador de instrumentación fisiológica y de sistemas de procesamiento de datos, Clynes era el director científico del Laboratorio de simulación dinámica de Rockland State Hospital, en Nueva York. El término apareció por primera vez en forma impresa, 5 meses antes, cuando The New York Times reportó sobre los aspectos psicofisiológicos del Espacio Simposio de vuelo donde Clynes y Kline presentaron por primera vez su papel: “Un cyborg es esencialmente un sistema hombre-máquina en el cual los mecanismos de control de la porción humana son modificados externamente por medicamentos o dispositivos de regulación para que el ser pueda vivir en un entorno diferente al normal”. 
En medicina, hay 2 tipos de cíborg: los de restauración y de mejora. Las tecnologías de restauración se encargan de “restaurar funciones perdidas, órganos y extremidades”. El aspecto clave de la “ciborgización” restaurativa es la reparación de procesos tanto rotos o faltantes para revertirlos y convertirlos a un nivel de función saludable o a un nivel promedio. No hay ninguna mejora a las facultades originales y los procesos perdidos. Por el contrario, el cíborg encargado de mejora “sigue un principio, el principio de rendimiento óptimo, el cual consiste en la maximización de salida y la minimización de las entradas”. Por lo tanto, un cíborg mejorado intenta superar los procesos normales o incluso adquirir nuevas funciones que originalmente no estaban presentes. Aunque las prótesis en general suplementan cuerpos dañados o perdidos con la integración de un artificio mecánico, implantes biónicos en medicina permiten que modelos de órganos o partes del cuerpo sean capaces de imitar la función origina de una manera más exacta. 
Michael Chorost escribió un libro de memorias de su experiencia con implantes cocleares, u oídos biónicos, titulado “Rebuilt: How Becoming Part Computer Made Me More Human”. Jesse Sullivan se convirtió en una de las primeras personas en operar una extremidad totalmente robótica a través de un injerto de nervio-músculo, permitiéndole un rango complejo de movimientos más allá de las prótesis anteriormente utilizadas. Para el 2004, un corazón artificial completamente funcional fue desarrollado. El continuo desarrollo tecnológico de la biónica y la nanotecnología empieza a plantear preguntas de la mejora, y las futuras posibilidades de cíborgs que sobrepasan la funcionalidad original del modelo biológico. La ética y el deseo por “prótesis mejoradas” han sido debatidas; sus proponentes incluyen el movimiento transhumanista, con su creencia respecto a que las tecnologías emergentes pueden asistir a la raza humana para el desarrollo más allá de sus presentes, limitaciones normativas como el envejecimiento y las enfermedades, así como incapacidades más generales, como lo son las limitaciones en velocidad, fuerza, resistencia e inteligencia. Los oponentes del concepto describen lo que creen respecto a los sesgos que impulsan el desarrollo y la aceptación de dichas tecnologías, a saber, un sesgo hacía la funcionalidad y eficiencia que podría obligar a asentir una perspectiva del ser humano que resta importancia al definir las características de las manifestaciones actuales sobre humanidad y la persona, a favor de la definición de términos de mejoras, versiones y utilidad.

sábado, 7 de enero de 2017

Grafeno: revolución nano tecnológica

Grafeno, este material surge cuando pequeñísimas partículas de carbono se agrupan de forma muy densa en láminas de dos dimensiones muy finas (tienen el tamaño de un átomo), y en celdas hexagonales. Para que te hagas una idea, su estructura es similar a la que resulta de dibujar un panal de abejas en un folio. El grafeno se obtiene a partir de una sustancia abundante en la naturaleza, el grafito. Ésta, forma parte de nuestra vida cotidiana, ya que se emplea para fabricar muy variados objetos, desde la mina de los lápices hasta algunos ladrillos. El grafeno se conoce desde la década de 1930, fue abandonado por considerarlo demasiado inestable. No fue hasta el 2004, cuando los científicos de origen ruso Novoselov y Geim consiguieron aislarlo a temperatura ambiente. Gracias a este descubrimiento obtuvieron el Premio Nobel en 2010.
Las propiedades del grafeno son ideales para utilizarlo como componente de circuitos integrados. Está dotado de alta movilidad de portadores, así como de bajo nivel de «ruido». Ello permite que se le utilice como canal en transistores de efecto campo (FET). La dificultad de utilizar grafeno estriba en la producción del mismo material en el sustrato adecuado. Investigadores están indagando métodos tales como transferencia de hojas de grafeno desde grafito (exfoliación) o crecimiento epitaxial (como la grafitización térmica de la superficie del carburo de silicio: SiC). En diciembre de 2008, IBM anunció que habían fabricado y caracterizado transistores que operaban a frecuencias de 26 gigahercios (GHz). En febrero de 2010, la misma empresa anunció que la velocidad de estos nuevos transistores alcanzó los 100 GHz. En septiembre de 2010 se alcanzaron los 300 GHz. Las publicaciones especializadas rebosan de artículos en los que se atribuye a esta estructura de carbono cualidad de «panacea universal» en la tecnología para reemplazo de dispositivos de silicio por grafeno.
Al ser capaz de conducir electrones de muy buena forma casi sin calentarse en el proceso, investigadores de la Universidad de Tejas y la Universidad de Corea del Sur descubrieron que una lámina de grafeno puede usarse en el desarrollo de pantallas táctiles, aprovechando el hecho de que una lámina de grafeno puede ser totalmente transparente, ideal para colocar por sobre un panel de pixeles sin disminuir el brillo de su retroiluminado. Además, esa delgada lámina de grafeno sensible a la conducción eléctrica y que captaría nuestros toques puede ser muy flexible, aportando a lo que podrían ser futuras pantallas táctiles flexibles, lo que bien podría acompañarse de la tecnología OLED flexible para el desarrollo de esta clase de tecnología.
Una cámara fotográfica actual está compuesta, básicamente, de un lente por el que pasa la luz y que luego llega a un sensor, captándola y transformándola en información digital. Lo que investigadores de la Nanyang Technological University en Singapur lograron fue crear un sensor hecho de grafeno, aumentando la sensibilidad del dispositivo unas mil veces en relación a las tecnologías actuales CMOS o CCD. Estamos hablando de una mejora escandalosamente alta para lo que son sensores utilizados en cámaras profesionales y compactas, permitiendo mejores capturas en condiciones de poca luz y en general para cualquier ocasión. Además, estos nuevos sensores de grafeno consumen diez veces menos energía y son cinco veces más económicos de producir en masa que los convencionales. 
Un equipo de científicos de la Universidad de Manchester ha demostrado que el óxido de grafeno, una forma modificada del grafeno, actúa como agente anticancerígeno que se dirige directamente a las células cancerosas. Gracias a esto el grafeno podría ser usado para disminuir tumores y prevenir la propagación del cáncer. Claro, es un descubrimiento que requiere aún más estudios. Esto es muy importante, ya que a día de hoy el tratamiento actual consiste en eliminar las células de la zona afectada, tanto las malas como las buenas. Con la ayuda del grafeno se podrían eliminar solo las células malignas, causando menos efectos secundarios en el paciente.