martes, 13 de diciembre de 2016

Japón lanza recolector de basura espacial

Japón envió la semana pasada al espacio una nave con suministros con destino a la Estación Espacial Internacional (ISS) que también incorpora un nuevo sistema para deshacerse de la basura espacial. La nave, llamada "Kounotori 6" ("Cigueña 6"), fue lanzada desde la isla de Tanegashima por el cohete H-IIB, según imágenes difundidas en directo por la agencia espacial japonesa (Jaxa). La "Kounotori 6" también transporta víveres, pilas y agua para los astronautas de la ISS.
El lanzamiento fue un éxito y "el satélite se separó del cohete" y se puso en la órbita prevista, dijo un portavoz de Jaxa, Nobuyoshi Fujimoto quince minutos después del despegue. La nave lleva una especie de soga que desplaza la basura espacial creada por el hombre, como restos de satélites o de cohetes, y la lleva hacía órbitas cercanas a la Tierra con el objetivo de que acaben entrando en su atmósfera y desintegrándose. Desde el lanzamiento en 1957 del satélite soviético Sputnik, la exploración humana del espacio ha dejado un rastro de deshechos que cada año provocan choques con naves espaciales.
Desarrollado por el fabricante local de redes Nitto Seimo, el cable es sólo una pequeña parte de un proyecto más grande que ha estado en desarrollo durante una década. "La atadura utiliza nuestra tecnología de trenzas de red, pero fue muy difícil entrelazar los materiales muy delgados", dijo el ingeniero de Nitto Seimo, Katsuya Suzuki. La longitud de la cuerda es actualmente de unos 2,300 pies, pero finalmente debe extenderse entre 16,400 y 32,800 pies de largo, "para frenar a la basura espacial", dijo Suzuki. Después de un juicio exitoso, el siguiente paso es adjuntar una punta de la correa a un objetivo. 
El cable, llamado electrodinámico, está hecho con filamentos de acero y de aluminio y fue diseñado con la ayuda de un fabricante de redes de pesca. Cuando se balancea en el campo magnético terrestre, el cable genera electricidad y frena el movimiento de los deshechos, que luego empezarán a bajar progresivamente hasta entrar en la atmósfera y quemarse sin llegar a la superficie de la Tierra, según las previsiones de los científicos. La agencia espacial japonesa ha trabajado diez años con la empresa Nitto Seimo para desarrollar este sistema.

No hay comentarios: