miércoles, 21 de diciembre de 2016

El fracaso del siglo: El fraude del bus elevado chino

El TEB, enorme autobús que iba a pasar por encima de los autos en China, se encuentra abandonado. El proyecto no funcionó y los gestores de éste desaparecieron. Hace unos meses, China estuvo en boca de todo el mundo porque, al parecer, había encontrado la solución al caos vehicular. Se trataba de un autobús, capaz de transportar hasta 300 pasajeros, que circularía por encima de los autos. Incluso, el bus llegó a debutar de forma experimental en las calles de Quinhuangdao, pero casi al instante el proyecto se detuvo. Se detuvo porque presentó varias fallas, una de las principales su altura. Si bien el bus tenía 4,8 metros de alto, podía pasar por encima de vehículos que no midan más de 2,1 metros, de manera que tenía que detenerse ante un camión o van con esta altura.
La situación actual parecía algo imposible un tiempo atrás ya que durante su presentación genero mucho revuelo y puso a esta empresa como pionera en el concepto. Pero durante sus pruebas seguidas muy de cerca por los medios, repentinamente el proyecto se paró y los medios Chinos comenzaron a llamar al proyecto la gran estafa. Los inversores pidieron que se les devolviera su dinero y comenzaron a llover las críticas públicas. En septiembre de este año se anunció que el autobús reiniciaría sus pruebas y se invitó a los residentes a que se sumaran a las mismas. Poco duraron los ensayos antes de que el autobús regresara a las cocheras donde hoy sigue esperando un futuro mejor.
Otro de los factores de su fracaso es que se necesitaba mucha inversión en infraestructura, ya que había que crear paraderos elevados para que los pasajeros puedan subir y bajar del bus. A ello, sumarle los rieles por los que debía de transitar, además de no tener un plan para los pasajeros en caso de emergencia. Lo peor de todo es que ahora se ha convertido en un problema para el tránsito de Qinhuangdao, lo contrario de su objetivo principal. Pasa que el enorme bus se encuentra abandonado en un tramo cerrado de una de las principales carreteras de la ciudad, lo que provoca mucho más tráfico. Esto ha ocasionado que los habitantes estén cuestionando la legitimidad del proyecto, y donde muchos medios locales han salido a mencionar que todo se trató de un truco publicitario. Además de que la compañía buscaba conseguir inversores para resolver problemas financieros, todo dentro de transacciones sin ninguna regulación, lo que ha resultado en lo que parece ser en un gran fraude. 
Actualmente, las oficinas de Transit Elevated Bus (TEB) están abandonadas, y empleados que trabajaron en esas oficinas mencionan que desconocen cuáles son los planes de la compañía o si habrá nuevos proyectos. Con todo esto y la nula comunicación de parte de los involucrados, parece que estamos ante el fracaso más grande de 2016, un proyecto que no duró ni un mes.

No hay comentarios: