domingo, 25 de diciembre de 2016

Los Men in Black (MIB): ¿Mito o verdad?

Men in Black (MIB) u Hombres de Negro (HDN), son agentes secretos (humanos y/o extraterrestres) que trabajan en grupos de dos y/o tres personas. Son los encargados de ocultar la presencia extraterrestre en la Tierra. El término también se utiliza para describir a misteriosos hombres que trabajan para organizaciones desconocidas, así como a las distintas ramas del gobierno estadounidense, supuestamente con el objetivo de proteger secretos de estado o realizar otras actividades extrañas. El término en sí es genérico, que se utiliza para referirse a cualquier individuo con una conducta extraña, amenazadora o poco común, cuya aparición en escena puede estar vinculado en cierto modo, con un avistamiento ovni.
Los hombres de negro (MIB) tienen por función confundir o amedrentar a investigadores y testigos de ovnis y visitantes extraterrestres, además de confiscar supuestas evidencias de presencia alienígena, con el propósito de preservar del conocimiento público las visitas de extraterrestres a nuestro planeta. Los detalles concernientes a estos personajes varían, pero algunas de las descripciones más comunes son:
-Visten impecables trajes negros, siempre con corbatas a juego y camisas blancas.
-Viajan en automóviles del mismo color, predominando los modelos antiguos de Cadillac.
-Su piel es oscura o bien pálida, en ocasiones con rasgos faciales vagamente orientales.
-Hablan con una voz clara y metálica, similar a un leguaje binario.
-Poseen modales corteses pero amenazantes.
-Tienen poderes de comunicación telepática, sensación de vivencia onírica y otros sucesos desconcertantes.
Los hombres de negro (MIB) poseen mucha información sobre las personas con las que se ponen en contacto, dando a entender que la gente con la que contactan ha sido objeto de un seguimiento exhaustivo durante un largo período de tiempo. A pesar de la homogénea apariencia externa que presentan, el comportamiento social puede variar considerablemente entre uno y otro hombre de negro, pero usualmente es distante y reservado, con un tono oficial. Su modus operandi pasa por simular buscar información acerca de los fenómenos paranormales que hayan podido ver las personas a las que entrevistan, o bien intentar convencer al sujeto de que el fenómeno nunca ha existido o de que le conviene no hablar públicamente sobre ello. Según los ufólogos, los hombres de negro (MIB) son instrumentos especializados para borrar la memoria de los sujetos con los que hablan, con el objetivo de eliminar de la mente de los sujetos la vivencia de fenómenos paranormales. 
La primera vez que se mencionó a los hombres de negro (MIB) fue en septiembre de 1953. Albert K. Bender, presidente de la International Flying Saucer Bureau (IFSB), anunció haber descubierto la verdad sobre los ovnis, y que la publicaría en el siguiente número de su revista. Este ejemplar jamás fue publicado, ya que Bender supuestamente recibió la visita de tres hombres que confirmaron sus suposiciones pero le prohibieron revelarla. A lo largo de los años, Bender ha ido revelando detalles sobre este encuentro y sobre sus descubrimientos. Otro episodio célebre es el del Dr. Herbert Hopkins, de Maine, que en 1976 recibió la visita de otro MIB, calvo, sin cejas ni pestañas, de piel pálida y labios pintados, que hizo desaparecer unas monedas y se despidió con la frase "Mi energía se está agotando, debo irme". Según uno de los últimos informes de la serie documental Alienígenas Ancestrales de History Channel, la mayoría de reportes y la revisión de antiguos informes OVNI sobre los MIB, confirmaría que son robots disfrazados de humanos. Debido a su comportamiento mecánico, altamente inteligentes y su voz estereofónica. Los MIB se enfrentó a la CIA durante la Guerra Fría, aquí se descubrió que no pertenecían ni a la CIA ni la KGB soviética, solo se ha confirmado que tienen más poder que las Agencias de Inteligencia de la Tierra. A tal punto que las Fuerzas Armadas de todo el mundo le tienen miedo y respeto.  

miércoles, 21 de diciembre de 2016

El fracaso del siglo: El fraude del bus elevado chino

El TEB, enorme autobús que iba a pasar por encima de los autos en China, se encuentra abandonado. El proyecto no funcionó y los gestores de éste desaparecieron. Hace unos meses, China estuvo en boca de todo el mundo porque, al parecer, había encontrado la solución al caos vehicular. Se trataba de un autobús, capaz de transportar hasta 300 pasajeros, que circularía por encima de los autos. Incluso, el bus llegó a debutar de forma experimental en las calles de Quinhuangdao, pero casi al instante el proyecto se detuvo. Se detuvo porque presentó varias fallas, una de las principales su altura. Si bien el bus tenía 4,8 metros de alto, podía pasar por encima de vehículos que no midan más de 2,1 metros, de manera que tenía que detenerse ante un camión o van con esta altura.
La situación actual parecía algo imposible un tiempo atrás ya que durante su presentación genero mucho revuelo y puso a esta empresa como pionera en el concepto. Pero durante sus pruebas seguidas muy de cerca por los medios, repentinamente el proyecto se paró y los medios Chinos comenzaron a llamar al proyecto la gran estafa. Los inversores pidieron que se les devolviera su dinero y comenzaron a llover las críticas públicas. En septiembre de este año se anunció que el autobús reiniciaría sus pruebas y se invitó a los residentes a que se sumaran a las mismas. Poco duraron los ensayos antes de que el autobús regresara a las cocheras donde hoy sigue esperando un futuro mejor.
Otro de los factores de su fracaso es que se necesitaba mucha inversión en infraestructura, ya que había que crear paraderos elevados para que los pasajeros puedan subir y bajar del bus. A ello, sumarle los rieles por los que debía de transitar, además de no tener un plan para los pasajeros en caso de emergencia. Lo peor de todo es que ahora se ha convertido en un problema para el tránsito de Qinhuangdao, lo contrario de su objetivo principal. Pasa que el enorme bus se encuentra abandonado en un tramo cerrado de una de las principales carreteras de la ciudad, lo que provoca mucho más tráfico. Esto ha ocasionado que los habitantes estén cuestionando la legitimidad del proyecto, y donde muchos medios locales han salido a mencionar que todo se trató de un truco publicitario. Además de que la compañía buscaba conseguir inversores para resolver problemas financieros, todo dentro de transacciones sin ninguna regulación, lo que ha resultado en lo que parece ser en un gran fraude. 
Actualmente, las oficinas de Transit Elevated Bus (TEB) están abandonadas, y empleados que trabajaron en esas oficinas mencionan que desconocen cuáles son los planes de la compañía o si habrá nuevos proyectos. Con todo esto y la nula comunicación de parte de los involucrados, parece que estamos ante el fracaso más grande de 2016, un proyecto que no duró ni un mes.

martes, 13 de diciembre de 2016

Japón lanza recolector de basura espacial

Japón envió la semana pasada al espacio una nave con suministros con destino a la Estación Espacial Internacional (ISS) que también incorpora un nuevo sistema para deshacerse de la basura espacial. La nave, llamada "Kounotori 6" ("Cigueña 6"), fue lanzada desde la isla de Tanegashima por el cohete H-IIB, según imágenes difundidas en directo por la agencia espacial japonesa (Jaxa). La "Kounotori 6" también transporta víveres, pilas y agua para los astronautas de la ISS.
El lanzamiento fue un éxito y "el satélite se separó del cohete" y se puso en la órbita prevista, dijo un portavoz de Jaxa, Nobuyoshi Fujimoto quince minutos después del despegue. La nave lleva una especie de soga que desplaza la basura espacial creada por el hombre, como restos de satélites o de cohetes, y la lleva hacía órbitas cercanas a la Tierra con el objetivo de que acaben entrando en su atmósfera y desintegrándose. Desde el lanzamiento en 1957 del satélite soviético Sputnik, la exploración humana del espacio ha dejado un rastro de deshechos que cada año provocan choques con naves espaciales.
Desarrollado por el fabricante local de redes Nitto Seimo, el cable es sólo una pequeña parte de un proyecto más grande que ha estado en desarrollo durante una década. "La atadura utiliza nuestra tecnología de trenzas de red, pero fue muy difícil entrelazar los materiales muy delgados", dijo el ingeniero de Nitto Seimo, Katsuya Suzuki. La longitud de la cuerda es actualmente de unos 2,300 pies, pero finalmente debe extenderse entre 16,400 y 32,800 pies de largo, "para frenar a la basura espacial", dijo Suzuki. Después de un juicio exitoso, el siguiente paso es adjuntar una punta de la correa a un objetivo. 
El cable, llamado electrodinámico, está hecho con filamentos de acero y de aluminio y fue diseñado con la ayuda de un fabricante de redes de pesca. Cuando se balancea en el campo magnético terrestre, el cable genera electricidad y frena el movimiento de los deshechos, que luego empezarán a bajar progresivamente hasta entrar en la atmósfera y quemarse sin llegar a la superficie de la Tierra, según las previsiones de los científicos. La agencia espacial japonesa ha trabajado diez años con la empresa Nitto Seimo para desarrollar este sistema.