lunes, 24 de octubre de 2016

Crean papel electrónico más flexible y a todo color

Hasta ahora, las pantallas reflectantes que conocemos son las que se encuentran en los ya tradicionales lectores electrónicos. Gracias a ellas, y gracias a los lectores electrónicos en general, nuestra forma de leer ha cambiado por completo. Pese a que la mayoría de la gente continúa prefiriendo leer en libros tradicionales, es cierto que los e-book son todo un avance: nos permiten almacenar una gran cantidad de libros en un dispositivo mucho más pequeño y ligero que cualquier libro de bolsillo.
Estas pantallas tienen, también, sus inconvenientes. Y es que, hasta ahora, solo eran buenas para el texto en blanco y negro, puesto que el resto de tonalidades se le escapaban. Esto hace, por ejemplo, que leer cómics en e-book sea bastante más aburrido que en la vida real, puesto que se llega a perder la esencia de la historia al perderse el color; no se pueden captar los mismos detalles, y hay escenas que pueden dejar de apreciarse por completo.
Eso puede cambiar con el descubrimiento que ha hecho Andreas Dahlin, un estudiante graduado en la Universidad Tecnológica de Chalmers, en Suecia. Dahlin se encontraba estudiando la combinación de polímeros conductores con nanoestructuras cuando descubrió un material que permitía crear un papel electrónico a todo color, flexible y de bajo consumo. Además, al igual que cualquier otra pantalla reflectante, y al igual que el papel normal, no emite ninguna luz, con lo cual no dañará nuestra vista aunque lo usemos durante mucho tiempo seguido. Al crear un nuevo “papel” electrónico, el cual mide menos de un micrómetro de grosor, es flexible, muestra los mismos colores que una pantalla normal LED, y necesita diez veces menos energía que una tableta Kindle.  
Cuando Andreas Dahlin y Kunli Xiong, de la Universidad Chalmers de Tecnología en Suecia, estaban trabajando en colocar polímeros conductores sobre nanoestructuras, descubrieron que la combinación sería perfectamente adecuada para crear pantallas electrónicas tan delgadas como el papel. Se pusieron manos a la obra y el resultado es el citado "papel". 
Este es similar a la tableta Kindle en varias prestaciones importantes. No está iluminado como una pantalla estándar, sino que más bien refleja la luz externa que lo ilumina. Por tanto, funciona muy bien donde allá donde haya una luz brillante, como por ejemplo a pleno sol, una conducta muy distinta de la de las pantallas LED, que ofrecen una mejor visibilidad con poco o ninguna luz ambiental. 
Todo depende de la capacidad de los polímeros para controlar cómo es absorbida y reflejada la luz. Los polímeros que cubren toda la superficie llevan las señales eléctricas a través de toda la pantalla y crean imágenes en alta resolución. El nuevo papel electrónico aún debe perfeccionarse antes de pasar del laboratorio al mercado, pero la parte más importante de su diseño ya se ha culminado con éxito. Dahlin piensa que la mejor aplicación para las nuevas pantallas será para mostrar información en lugares bien iluminados, como en el exterior o en grandes locales públicos. Esto podría reducir el consumo de energía y al mismo tiempo ofrecer más prestaciones que las que brindan los sistemas tradicionales de señalización y aviso. 

No hay comentarios: