miércoles, 21 de septiembre de 2016

Colonización de la Luna

Colonizar la Luna, ya es posible, antes era solo parte de la ciencia ficción. La Agencia Espacial Europea (ESA) planea construir una aldea multinacional de investigación en la Luna para suceder a la Estación Espacial Internacional (EEI). El plan contempla una base de exploración lunar ocupada por humanos y robots que potencialmente serviría de escala para viajes espaciales y sitio de extracción de minerales. La ONU y la OEA mostraron su apoyo a este proyecto, siempre y cuando remplace al EEI. Aquí un resumen de algunos proyectos de colonias lunares planteados por algunos científicos.
Colonia subterránea, proporcionaría protección contra la radiación, los micrometeoritos y/o meteoritos (transportan agua y otros organismos vivos). Se calcula que será necesaria una capa de al menos 2,5 metros de grosor para proteger a los colonos de la radiación. Estas no son las únicas ventajas de la opción subterránea: la temperatura media sobre la luna es de aproximadamente -5 Cº. El período de día, de dos semanas de duración, tiene una temperatura media de aproximadamente 107 Cº, pudiendo ascender hasta los 123 Cº. Las dos semanas del período de noche, por contra, presentan una temperatura media de aproximadamente -153 Cº. Bajo tierra, ambos períodos estarían alrededor de 24 grados Celsius; una temperatura similar a la terrestre. Para la construcción de esta base subterránea se aprovecharía los gigantescos túneles subterráneos de agua y un gigantesco cráter hace poco descubierto, que en su interior hay un laberinto de túneles gigantes adecuados para la construcción de una base subterráneo. Ya no sería necesario excavar túneles, solo se usarían sondas robóticas para la construcción de esta base subterránea.    
Bases móviles, que permitirían paliar algunos de los problemas de una base estática (como la ausencia temporal de luz), pero que dificultarían otras (como las actividades agrícolas). Actualmente se habla de vehículos drones o vehículos robóticos. Los cuales serían todo terreno o versiones modificadas de los camiones campers, con plataformas modulares convertibles. Incluyen planta de extracción de agua y paneles solares. Estas bases móviles estarían expuestas a las tormentas de arena y lluvias de meteoritos, muy frecuentes en nuestro satélite natural. 
Las leyes espaciales están basadas en el Tratado del Espacio Exterior de 1967, descrito como “la Carta Magna del vuelo espacial”, y ratificado por 98 estados. Dicho tratado expone que ninguna nación puede reclamar la Luna. Por lo tanto, la convivencia de humanos en la Luna plantea conflictos jurisdiccionales a la hora de cumplir las leyes o juzgar un hipotético delito. El Acuerdo Luna de las Naciones Unidas de 1979 establece cómo deberían comportarse los estados cuando exploren la Luna y otros planetas, pero sólo ha sido ratificado por 13 países, ninguno de los cuales tiene los medios para ir a la Luna, por lo que éste es un tema aún por solucionar. Esta ley podría ser anulada si se logra colocar una base lunar internacional para la supervivencia de la raza humana como plantea la ESA europea.

No hay comentarios: