sábado, 6 de agosto de 2016

Nuevos descubrimientos sobre los neardentales

La imagen del hombre de Neandertal como un homínido bruto y depredador podría cambiar radicalmente gracias a unas extrañas construcciones de piedra circulares, creadas laboriosamente hace unos 176.500 años en una cueva del suroeste de Francia, según un estudio divulgado. La cueva de Bruniquel se halla en la región de Aveyron, y se encuentra en un estado de conservación excepcional. Descubierta en 1990, de muy difícil acceso, cuenta con unas sorprendentes estructuras hechas a bases de estalagmitas, enteras o en pedazos, ordenadas de un modo misterioso. Dos de esas estructuras son circulares. Una es un “muro” de 6,7 metros de largo, con varias capas de fragmentos de estalagmitas, con una altura de 30 centímetros. Esas construcciones tendrían 176.500 años de antigüedad. A su lado hay restos de fuego y osos calcinados, que según un primer estudio de 1995, liderado por el francés François Rouzaud, tendrían 47.000 años. Las estructuras no pudieron ser creadas por condiciones naturales, ni por animales, insisten los investigadores. Es más, la forma en que como están dispuestas esas extrañas construcciones de piedra podrían apuntar a algún tipo de ritual. El hombre de Neandertal, que debe su nombre al valle alemán en que se encontraron los primeros restos, en 1856, vivió durante el Paleolítico medio en gran parte de Europa y parte de Asia.

Los neandertales y los humanos modernos se cruzaron mucho antes de lo que se pensaba, lo que representa un cambio de paradigma respecto a las fechas en que el humano comenzó a expandirse y la convivencia con las otras razas. Esto según indica un nuevo estudio a partir de un análisis de ADN, en muestras extraídas de los restos de un neandertal hallado en las montañas de Siberia. La investigación publicada en Journal Nature encontró trazas de humano en un genoma de neandertales que sugiere que ambas razas comenzaron a mezclarse hace más de 100.000 años atrás. Antes de este descubrimiento, se pensaba que ambas especies habían tenido un cruce en África, cerca de 60.000 años atrás, cuando supuestamente los homo sapiens emigraron de África para encontrarse con la extinta raza en Europa y Asia.Sin embargo, este descubrimiento revela que ya había un acercamiento mucho antes. Esto ha desatado un gran misterio, ya que no se han encontrado rastros de neandertales en África. La raza humana habría salido de África mucho antes de la migración más grande que tuvo lugar 40.000 años más tarde. El equipo científico ha analizado los genomas neandertales disponibles procedentes de las cuevas del Sidrón en Asturias, de Vindija (Croacia) y de las montañas de Altai, en Siberia y las ha comparado con los humanos modernos que menos 'contaminación' genética tienen de otras especies, los africanos.

No hay comentarios: