viernes, 8 de julio de 2016

Analizan contenido de una ánfora griega de hace 2.500 años

Unos científicos rusos han identificado la composición exacta de la muestra más antigua de betún encontrada en un ánfora y han hecho una estimación precisa de su edad. Los investigadores del Instituto de Física y Tecnología en Moscú (MIPT), Rusia, y otras instituciones, demuestran así la viabilidad de su enfoque nuevo y más eficaz para el análisis de compuestos orgánicos e introducen asimismo software especialmente diseñado.
El betún es un componente del petróleo. Su uso se remonta a mucho tiempo atrás. La palabra "momia", por ejemplo, deriva de una palabra persa que significa "betún", ya que esta sustancia se utilizó para embalsamar. Los antiguos griegos usaban betún en la construcción, la medicina, y la guerra (por ser inflamable).
La que es la más antigua ánfora que se llenó de betún (siglo V a.C.) fue descubierta por arqueólogos rusos en la península de Tamán, una región altamente volcánica y con numerosas filtraciones ("manantiales") de petróleo, de donde los antiguos griegos probablemente obtenían betún. 
Para el estudio, realizado por el equipo de Evgeny Nikolaev, ha resultado decisivo el uso de una técnica conocida como espectrometría de masas de resolución ultra alta, de gran utilidad en química analítica. Aplicada a la petroquímica, la arqueología y la medicina, proporciona una información valiosa sobre la composición molecular de una sustancia. El análisis de betún antiguo ya ha revelado mucho acerca de las transformaciones que sufre de petróleo a lo largo de milenios. Gracias a esta técnica, a partir de la nueva investigación se podría obtener una gran cantidad de datos nuevos y reveladores sobre las vías de circulación de bienes y las rutas comerciales en la Antigüedad.

No hay comentarios: