jueves, 23 de junio de 2016

Stratolaunch (The Roc): el avión más grande de la historia

El proyecto espacial del millonario Paul Allen ya es real: Stratolaunch, el avión más grande de la historia, ha sido fotografiado por primera vez en pleno montaje en el puerto espacial de Mojave, California. Se calcula que el 2018 empezara a funcionar.
Stratolaunch, que forma parte de Vulcan Aerospace, está montando en un hangar del Mojave Air and Space Port el avión Roc, bautizado así en honor del ave mitológica homónima. Con una envergadura de 117,3 metros, Roc será el mayor avión del mundo y ha sido montado a partir del fuselaje de dos antiguos Boeing 747 de la aerolínea United Airlines. La empresa encargada de la canibalización de los jumbos es Scaled Composites, la misma que construye el avión turístico suborbital SpaceShipTwo de Virgin Galactic. De acuerdo con Stratolaunch, Roc está ya “completo en un 76%”, una cifra que no es precisamente para tirar cohetes teniendo en cuenta el tiempo que lleva el proyecto en desarrollo. Aproximadamente la mitad —en peso— de la estructura de Roc es nueva y está hecha de materiales compuestos, mientras que la otra mitad procede directamente de los 747.
Para el montaje de Roc Stratolaunch ha adquirido doce motores Pratt and Whitney para hacer volar a la bestia (seis se mantendrán de reserva), así como ocho trenes de aterrizaje. Eso sí, puede que Roc sea inmenso y su envergadura supere al Spruce Goose, pero con una masa al despegue de 590 toneladas no será más pesado que el mayor avión del mundo en servicio, el mítico Antonov An-225 Mriya ucraniano, de 640 toneladas (este último construido exclusivamente para transportar los elementos del programa de transbordadores espaciales soviéticos desde Moscú hasta Baikonur). La mayoría de medios ya se había olvidado de Stratolaunch, pero la empresa organizó un acto para presentar el estado de construcción de Roc y los nuevos planes de negocio de la empresa, que pasan por centrarse en el boyante mercado de mini y nanosatélites (aunque sin dar detalles de cómo piensan hacerlo).
En cualquier caso, no se entiende muy bien este relanzamiento de Stratolaunch teniendo en cuenta que al proyecto le falta el 50%, o más, de lo necesario para alcanzar la órbita. Nos referimos, claro está, al vector espacial. Cuando Stratolaunch nació en 2011 llegó a un acuerdo con SpaceX para lanzar desde Roc una versión alada del Falcon 9 con cinco motores en la primera etapa capaz de situar unas 6,1 toneladas de carga útil en órbita baja (una cifra enorme para un sistema de lanzamiento aéreo). SpaceX planeaba incluso lanzar cápsulas tripuladas Dragon con este sistema, pero la empresa de Musk se descolgó del proyecto al año siguiente y su lugar fue ocupado por Orbital. Esta compañía propuso usar el cohete Pegasus 2, posteriormente conocido como Thunderbolt. Lamentablemente, Orbital ATK también se retiró del proyecto en 2014. La mención al mercado de minisatélites hace suponer que la empresa haya decidido optar por cohetes de pequeño tamaño de fabricación propia. Tampoco está claro sí todavía existe alguna posibilidad de sacar adelante el acuerdo entre Stratolaunch y Sierra Nevada para lanzar una versión reducida de la lanzadera Dream Chaser. 
Stratolaunch comenzará a lanzar satélites antes de 2020 y que inicialmente realizará hasta una misión al mes. En principio operará desde el Mojave Air and Space Port de California, pero una de las ventajas de este sistema es que podrá usar cualquier pista comercial que tenga 3,8 kilómetros de longitud como mínimo.

No hay comentarios: