sábado, 11 de junio de 2016

Crean vacuna universal contra el cáncer

Inventan la vacuna contra el cáncer. El titular tantas veces soñado está hoy más cerca de hacerse realidad, según unos científicos de la Universidad de Tel Aviv, que han desarrollado, junto a la compañía farmacéutica Vaxil BioTherapeutics, la vacuna ImMucin que –afirman- es eficaz contra el 90 por ciento de los cánceres, incluidos los de pecho y próstata. La noticia ha sido recibida con muchas reservas por la comunidad médica, y desde luego aún es muy pronto para darla por buena y lanzar las campanas al vuelo. De hecho, el tratamiento está aún en fase de estudio, aunque sus resultados hasta ahora han sido sorprendentes. Si este avance de la medicina fuese tal y como se ha anunciado, se trataría, sin duda, de la noticias más importante de los últimos años, y a buen seguro que modificaría sustancialmente la esperanza de vida del ser humano.
Científicos alemanes han dado un paso adelante para crear una vacuna universal contra el cáncer gracias a una técnica que instruye al sistema inmune para atacar a los tumores, según un trabajo que publica la revista Nature. Un grupo de investigadores de la Universidad de Maguncia ha utilizado nanopartículas que contienen ARN de un tumor para simular la intrusión de un patógeno en el torrente sanguíneo y desencadenar una respuesta autoinmune. Cuando esas partículas entran en contacto con el tejido linfático, un componente esencial del sistema inmunitario, activan los mecanismos de autodefensa habituales para combatir los virus de los que disponen células como las dendríticas. 
Nature subraya que los investigadores alemanes han logrado inducir respuestas antitumorales en ratones y, en una primera fase experimental en humanos, en tres pacientes con melanoma avanzado. Según la revista científica, el trabajo “probablemente representa un paso adelante hacia una vacuna universal para el cáncer”. Los científicos han encontrado hasta ahora dificultades para descubrir mecanismos efectivos de vacunación debido a que las células cancerígenas son similares en muchos aspectos a las normales, por lo que el sistema inmunitario evita atacarlas. Solo se produce una respuesta defensiva eficiente cuando las células cancerígenas producen antígenos -sustancias que fomentan la creación de anticuerpos- distintos a los que expresan las células sanas.
Otro de los factores que frena la respuesta inmune al cáncer es que el crecimiento de los tumores no va acompañado de señales inflamatorias importantes, como las que ocurren durante una infección microbiana, que disparan la respuesta autoinmune. Por esos motivos, el sistema inmunitario en ocasiones tolera, o incluso promueve, la formación de un tumor. 
En un artículo que acompaña al trabajo de los alemanes, la investigadora Jolanda de Vries, del Centro Médico Universitario Radboud (Holanda), sostiene que el grupo de Maguncia, liderado por Ugur Sahin, ha adoptado una perspectiva “diferente” a las investigaciones realizadas hasta ahora en este campo. Los investigadores han creado nanopartículas en las que los fragmentos de ARN están recubiertos de una capa de lípidos, similar a una membrana celular, para protegerlos. Al establecer una carga eléctrica negativa en esas partículas, consiguen que sean atraídas por las células dendríticas, que a su vez crean un antígeno específico contra el tumor cancerígeno. Los científicos creen que cualquier antígeno basado en una proteína puede estar codificado en el ARN, por lo que consideran que esta técnica puede utilizarse para crear vacunas contra todo tipo de cánceres.

No hay comentarios: