viernes, 27 de mayo de 2016

Cocodrilos del Nilo invaden USA

Miami, EE.UU. Científicos de la Universidad de Florida (UF) aconsejaron la realización de un estudio sobre cuántos cocodrilos del Nilo hay en los Everglades, el gran humedal del sur del estado, para poder evaluar la amenaza que suponen. Según un comunicado de la institución, hay constancia de que entre los años 2000 y 2014 “numerosos ejemplares” de cocodrilos del Nilo han sido capturados “en zonas salvajes” del sur de Florida, hábitat natural de caimanes y de los cocodrilos autóctonos, que son de menor tamaño que los africanos. Los científicos de la UF confirmaron mediante pruebas de ADN que se trata efectivamente de cocodrilos del Nilo, que pueden alcanzar una longitud de 5,4 metros, y verificado “su relación con las poblaciones nativas de Suráfrica”, señaló Kenneth Krysko, director de Herpetología del Museo de Historia Natural de la UF. La captura de ejemplares de estos grandes reptiles en los Everglades muestra la capacidad de adaptación y supervivencia del cocodrilo del Nilo en este hábitat natural y, por lo tanto, su peligroso “potencial de desarrollo”, agregó Krysko. De continuar su propagación, esta especie no nativa podría desplazar a las serpientes pitón birmanas como el depredador más peligroso de los Everglades. “Sabemos que los cocodrilos del Nilo pueden sobrevivir durante muchos años en la zonas selváticas de Florida” y que se multiplican con rapidez aquí, advirtió el científico.
El cocodrilo del Nilo es un reptil carnívoro que en África devora no solo cebras y pequeños hipopótamos, sino que también se le atribuyen en ese continente 480 ataques a personas, con el resultado de 123 víctimas mortales entre 2010 y 2014. El cocodrilo del Nilo (Crocodylus niloticus), alcanza los cinco metros y medio de largo y pesa como un auto pequeño, es mucho más agresivo. Los animales encontrados en Florida eran tres ejemplares jóvenes que fueron descubiertos entre 2009 y 2014 nadando en las llanuras pantanosas de los Everglades y descansando en el porche de una vivienda. 
Un estudio de su ADN, dieta y crecimiento, realizado por investigadores de la Universidad de Florida (UF) y publicado en "Journal of Herpetological Conservation and Biology", ha confirmado ahora que se trata de cocodrilos relacionados con poblaciones del sur de África y que tienen posibilidad de prosperar. Eso lleva a la inquietante conclusión de que puede haber más ejemplares en el entorno aún por descubrir. Es más, el estudio señala que uno de los ejemplares encontrados en Florida creció casi un 28% más rápido que los cocodrilos salvajes de algunas partes de su hábitat original. Las presas en su nuevo hogar americano podrían incluir aves, pescado y mamíferos, pero también los propios aligatores y cocodrilos autóctonos. 
Los científicos advierten que tanto la costa atlántica de Florida como la de todo el golfo de México ofrecen un clima favorable para el cocodrilo del Nilo, por lo que, aunque por ahora no hay evidencias de que exista una población estable, recomiendan valorar los riesgos de que se pudiera expandir. Los animales capturados son genéticamente idénticos, sin que su ADN coincida con el de ninguno de los cocodrilos del Nilo de distintos zoológicos de Estados Unidos que se han analizado, lo que sugiere que los tres proceden de una misma fuente, aún desconocida, pero que podría estar relacionada con la importación de este tipo de fauna desde Sudáfrica y Madagascar. Los autores del estudio recuerdan que Florida es, por su clima, uno de los lugares del mundo con mayor número de especies invasoras, como la pitón birmana o la rana arbórea cubana.

domingo, 8 de mayo de 2016

Empresa revivirá muertos

EE.UU. y la India han dado el permiso ético a la empresa estadounidense Bioquark para llevar a cabo un proyecto denominado Reanima. En la primera etapa del mismo, la compañía escogerá en el hospital Anupam de la ciudad de Rudrapur (India) a 20 pacientes declarados clínicamente muertos para intentar volverlos a la vida. Se tratará de pacientes con traumas que causaron muertes cerebrales registradas y, por lo tanto, declarados fallecidos, aunque permanezcan conectados a aparatos de soporte vital, explica 'The Telegraph'. A través de inyecciones de células madre y péptidos, y estimulando las neuronas con láseres y otros métodos de estimulación de nervios, los investigadores intentarán volver a la vida ciertas partes del sistema nervioso central de estos pacientes. Algunas de estas técnicas ya se mostraron exitosas para tratar el estado de coma.
En cuestión de dos o tres meses, los científicos esperan ver si el poder regenerativo de las células madre permite volver a 'poner en marcha' ciertas partes del cerebro, al menos aquellas responsables de funciones básicas como la respiración o los latidos. Mientras que la regeneración cerebral puede parecer una idea fantástica, en la naturaleza hay ejemplos de anfibios y peces que sí pueden regenerar y remodelar partes significativas de sus sistemas cerebrales, incluso después de traumas amenazantes para la vida. 
Los investigadores detrás de Reanima creen que las células madre del cerebro podrían ser capaces de borrar su historia y de empezar a vivir de nuevo, basándose en el tejido que las rodea. Es un proceso que ya se ha visto en animales, como en el caso de la salamandra, cuyas extremidades vuelven a crecer infinitamente. Asimismo, otras especies de anfibios y algunos peces también pueden regenerar una porción considerable de su cerebro incluso después de haber sufrido un trauma grave. Así, basándose en ese principio, los científicos utilizarán varias terapias para tratar de revivir partes de cerebros de humanos clínicamente muertos. "Es una iniciativa compleja y combinaremos instrumentos de la medicina regenerativa con otros que se utilizan normalmente para estimular el sistema nervioso central de pacientes con graves desórdenes de conciencia", señala. En concreto, inyectarán la médula espinal con células madre cada dos semanas y con un cóctel de péptidos cada día, y estimularán las neuronas con láser, entre otras técnicas.