jueves, 14 de abril de 2016

Proyecto para viajar a la galaxia Alfa Centauri

El proyecto ideado por el astrofísico británico Stephen Hawking pretende alcanzar un planeta habitado por vida alienígena en los próximos 20 años. El científico Stephen Hawking, el director de Facebook Mark Zuckerberg y el billonario ruso Yuri Milner planean lanzar rumbo al sistema estelar Alfa Centauri miles de naves espaciales del tamaño de sello postal, informa Bloomberg. El profesor Hawking apoya el proyecto de la Fundación Breakthrough de Milner, una organización privada que financia iniciativas de investigación científica que no consiguen fondos públicos porque son consideradas demasiado ambiciosas. Queremos lanzar un reto a los científicos e ingenieros de todo el mundo para hacer algo realmente impactante. El empresario ruso ha invertido en el proyecto denominado Starshot unos 100 millones de dólares. Se prevé que las miles de naves espaciales miniaturizadas se dirijan a Alfa Centauri a una velocidad de 161 millones de kilómetros por hora. Los vehículos serán equipados con unas especies de ‘velas solares’ y serán impulsados por rayos láser. Según los cálculos preliminares, si estas naves lograran alcanzar un cuerpo celeste en el sistema Alfa Centauri y realizar fotos, la imagen tardaría 4 años en regresar a la Tierra. 
“Ningún Gobierno está involucrado en el proyecto. Se trata de una iniciativa internacional y global. Los telescopios están situados en todo el mundo. No vamos a ocultar la información ni los resultados, sino que daremos acceso a datos primarios para que otras personas, tanto científicos como aficionados o cualquiera que desee participar, puedan realizar la búsqueda ellos mismos. Así que todos pueden tener la suerte de encontrar algo en las señales y datos que ofreceremos a los ciudadanos”, aseguró el billonario ruso. 
La organización reunió a un grupo de expertos científicos para evaluar si puede ser posible desarrollar naves espaciales capaces de viajar a otra estrella dentro de una generación y que envíe información de vuelta. El sistema estelar más cercano se encuentra a 40 billones de kilómetros de distancia. Utilizando la tecnología actual, se necesitarían unos 30.000 años para llegar allí. El grupo de expertos llegó a la conclusión de que con un poco más de investigación y desarrollo, podría ser posible la creación de naves espaciales que podrían reducir ese tiempo de viaje a tan sólo 30 años. "Hace solo unos pocos años, me dijeron que viajar a otra estrella a ese tipo de velocidad no sería posible", dijo Pete Worden, quien encabeza el proyecto y es presidente de la Fundación Breakthrough Prize. "El factor es el de reducir el tamaño de la nave espacial a aproximadamente el tamaño de un chip usado en dispositivos electrónicos. La idea es poner en marcha un millar de estas mini-naves espaciales en órbita. Cada una tendría una vela solar", explicó Worden. Las velas solares son como las velas edeun barco, pero que en vez utilizar viento son empujadas por la luz. Un láser gigante en la Tierra daría a cada nave un poderoso empujón, enviándolas a su ruta y alcanzando el 20% de la velocidad de la luz. Yuri Milner, cuyos padres le dieron su nombre en honor al cosmonauta ruso Yuri Gagarin, cree que es técnicamente posible desarrollar estas naves espaciales y llegar a otra estrella dentro de la vida de un humano. "La historia humana es una de los grandes saltos", dijo. "Hace cincuenta y cinco años Yuri Gagarin se convirtió en el primer humano en el espacio. Hoy en día, nos estamos preparando para el próximo gran salto: a las estrellas". 
Hay muchos problemas que deben superarse antes de que se construyan las primeras naves espaciales capaces de ir a otras estrellas. Estos incluyen la creación de cámaras en miniatura, instrumentos y sensores que quepan en un chip, el desarrollo de una vela solar lo suficientemente fuerte como para soportar un potente láser durante varios minutos y encontrar una manera de que las imágenes e información del nuevo sistema de estrellas pueda ser enviado de nuevo a la Tierra. El profesor Martin Sweeting, investigador en el Centro Espacial de Surrey y líder de Surrey Satellite Technology en Guildford, en Inglaterra, quiere estar involucrado en el proyecto. Sweeting fundó una compañía hace 30 años que reduce el tamaño y el costo de los satélites.

No hay comentarios: