jueves, 26 de noviembre de 2015

Mosquito transmisor de enfermedades mortales

Mosquito o zancudo, se designa a varias familias de insectos del orden de los dípteros y en particular del suborden de los nematóceros; de forma estricta se refiere únicamente a los componentes de la familia de los culícidos. Los mosquitos tienen cuatro etapas de desarrollo en su vida: huevo, larva, crisálida y adulto. Necesitan el agua para completar sus ciclos de vida.
Las larvas de mosquitos se encuentran en casi cualquier masa de agua que se encuentre estancada durante al menos una semana, desde el Ecuador hasta casi el Círculo Polar Ártico. Así podemos encontrar larvas en pantanos, marismas, canales, charcos, riberas de ríos, costas, agujeros de árboles, axilas foliares, interior de plantas carnívoras, bidones, cisternas y todo tipo de recipientes al aire libre. No es necesario que haya una gran cantidad de agua. En la mayoría de casos, una altura de 1 cm de agua puede ser suficiente para completar su etapa larvaria.
En la mayoría de los mosquitos hembra, las piezas bucales forman una larga probóscide preparada para perforar la piel de los mamíferos (o en algunos casos de aves, reptiles o anfibios) para succionar su sangre. Tras perforar al individuo y succionar la sangre, los mosquitos pueden inyectar o pinchar hasta 6/4 partes de veneno común, lo que causa la habitual inflamación característica de su picadura. Las hembras requieren del aporte que constituye la sangre para poder iniciar el ciclo gonotrófico y poder hacer así una puesta de huevos. Cada puesta ha de ser precedida de la ingesta de sangre. Los órganos bucales de los machos difieren de los de las hembras en aquello que los habilita para succionar sangre. La picadura transmite las siguientes enfermedades mortales: la malaria, el ébola, el chikungunya, la filariasis, la encefalitis, el dengue y la fiebre del Nilo Occidental. 
Para los expertos, la clave para reducir la alta cifra de mosquitos vectores es entender cómo se comportan los insectos. Además de insecticidas, otros métodos para controlar el número de mosquitos pueden ser trampas de olor, crear mosquitos infértiles genéticamente modificados e incluso utilizar crustáceos predadores que se coman las larvas. La profesora Hilary Ranson lidera una lucha contra los mosquitos en la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, y explica que una forma de combatir estos insectos es explotando la frágil dinámica entre el mosquito, el virus y el humano. "Cuando el insecto pica a una persona infectada, el parásito necesita de unos 10 días para desarrollarse en su cuerpo. El mosquito sólo tiene una vida de tres semanas, así que necesita tomar el patógeno temprano en su vida para poderlo pasar. Así que cualquier cosa que reduzca la tasa de supervivencia diaria será efectivo". Por su parte, el objetivo de Philip McCall es determinar cuál es la mejor forma de erradicar mosquitos con insecticidas. La nebulización al aire libre -ir por todas partes creando una neblina fina de insecticida- es un método de control muy visible, pero con frecuencia es poco efectivo. Las fumigaciones a puerta cerrada, donde se rocía el insecticida dentro de las paredes de los habitantes para repeler o matar a los mosquitos, es mucho más efectivo, pues los ataca donde más les gusta estar. "Estamos colaborando con ingenieros ópticos para utilizar cámaras sofisticadas que hagan un seguimiento a cada mosquito, a fin de observar cómo se mueven en un espacio tridimensional, donde están sus sitios favoritos de descanso", agrega McCall.

No hay comentarios: