viernes, 28 de agosto de 2015

Máquinas del tiempo naturales

El espacio exterior o espacio vacío, también simplemente llamado espacio, se refiere a las regiones relativamente vacías del universo fuera de las atmósferas de los cuerpos celestes. Se usa espacio exterior para distinguirlo del espacio aéreo (y las zonas terrestres). El espacio exterior no está completamente vacío de materia (es decir, no es un vacío perfecto) sino que contiene una baja densidad de partículas, predominantemente gas hidrógeno, así como radiación electromagnética. Aunque se supone que el espacio exterior ocupa prácticamente todo el volumen del universo y durante mucho tiempo se consideró prácticamente vacío, o repleto de una sustancia llamada éter, ahora se sabe que contiene la mayor parte de la materia del universo. Esta materia está formada por radiación electromagnética, partículas cósmicas, neutrinos sin masa e incluso formas de materia no bien conocidas como la materia oscura y la energía oscura. De hecho en el universo cada uno de estos componentes contribuye al total de la materia, según estimaciones, en las siguientes proporciones aproximadas: elementos pesados (0,03 %), materia estelar (0,5 %), neutrinos (0,3 %), estrellas (0,5 %) hidrógeno y helio libres (4 %) materia oscura (aprox. 25%) y energía oscura (aprox. 70 %); total 100,33 %, por lo que sobra un 0'33 % sin estimar. La naturaleza física de estas últimas es aún apenas conocida. Sólo se conocen algunas de sus propiedades por los efectos gravitatorios que imprimen en el período de revolución de las galaxias, por un lado, y en la expansión acelerada del universo o inflación cósmica, por otro. Debido a que en el espacio no hay día ni noche, el tiempo se detiene de manera natural. 
Los movimientos de los planetas. Los planetas giran alrededor de sus estrellas o soles. Los planetas tienen diversos movimientos. Los más importantes son dos: el de rotación y el de translación. Por el de rotación, giran sobre sí mismos alrededor de su eje. Esto determina la duración del día de cada planeta. Por el de translación, los planetas describen órbitas alrededor de su estrella. Cada órbita es el año del planeta. Cada planeta tarda un tiempo diferente para completarla. Cuanto más lejos, más tiempo. Giran casi en el mismo plano, excepto Plutón, que tiene la órbita más inclinada, excéntrica y alargada. La rotación y translación, aceleran el tiempo y eso hace que los seres vivientes envejezcan según dichos lapsos de tiempo espaciales.  

sábado, 15 de agosto de 2015

Esclavitud en el Perú

En el Tahuantinsuyo o Imperio Incaico, es imperio se formó de las conquistas de los quechuas sobre otros reinos indígenas. Inca se traduce como Rey o Emperador, el cual tenía un harem de esposas o concubinas llamadas coyas, durante el reinado del Inca Pachacutec estas coyas eran hijas de los reyes de los otros reinos indígenas subyugados. El Tahuantinsuyo asimilo la tecnología de los reinos indígenas conquistados dominando la medicina (Nazca y Paracas) y la arquitectura (maquetas de fortalezas y ciudadelas hechas en rocas), construyendo muchos caminos con mano de obra esclava. Los esclavos indígenas estaban en el nivel inferior en la escala incaica. Eran llamados Pinas o piñakuna, prisioneros de guerra pastos, carangues, cayambes, quitos, cañaris y chachas, que fueron tribus o reinos conquistados. La situación de los «piñacunas» fue extensiva para sus parejas e hijos, quedando como propiedad del estado incaico, enviándolos a trabajar en zonas de difícil acceso, generalmente en cocales de la selva de montaña; existen evidencias de que el estado también les proporcionaba tierras para su propia subsistencia.
En el Virreinato del Perú, los primeros esclavos negros que llegaron al Perú lo hicieron en compañía de sus amos, personas muy acaudaladas que poseían "piezas de ébano" como parte de sus propiedades personales. A mediados del siglo XVI la ley tipificaba a los esclavos negros como bienes semovientes. Desde los primeros años de la conquista la población negra aumentó rápidamente, y fueron desde un inicio enviados a las plantaciones y haciendas costeras. También se pensó que podrían servir en las minas de Potosí o Huancavelica, sin embargo su manutención era sumamente costosa si se comparaba con lo económico que resultaba tener indígenas (cuyo número era muy superior en los Andes). Lima fue una de las ciudades con mayor cantidad de población negra en el virreinato del Perú. Inclusive su número llegó hasta equiparar e inclusive sobrepasar el número de españoles. 
En la República se mantuvo la esclavitud de blancos sobre los indígenas y africanos por largo tiempo. Aunque en 1854 durante el gobierno de Ramón Castilla se abolió la esclavitud, solo se cumplió parcialmente en las ciudades costeras y la sierra peruana, siendo la selva peruana el paraíso de los esclavistas y traficantes de personas, hasta hoy. Muchos indígenas y afroperuanos apoyaron la invasión de las tropas chilenas al Perú durante la Guerra del Pacifico, ya que los chilenos los liberaron de la esclavitud. Actualmente, en el Perú según reportes extraoficiales, muchos prostíbulos son controlados por el narcotráfico, el cual trae mujeres y niñas de otros países para prostituirlas en el Perú. El número de mujeres y niñas prostituidas por los carteles del narcotráfico es indeterminado, pero se calcula que supera al millón por año. Sin embargo, las ONG’s feministas Manuela Ramos y Flora Tristán no se ocupan de este tema, pese a ser denunciado por los medios de comunicación internacionales. De ahí la sospecha, que estos grupos feministas reciben donaciones de carteles internacionales del narcotráfico para que puedan seguir trabajando en el Perú con impunidad. Desde los gobiernos de Paniagua hasta Ollanta, no se ha hecho nada por detener el flagelo de la trata o tráfico de personas, que son promovidos por los carteles internacionales del narcotráfico, pues todos estos gobiernos han tenido vínculos con uno o más carteles internacionales del narcotráfico, de ahí su desidia por combatir el tráfico de personas y la prostitución promovidos por los capos narcotraficantes.   

miércoles, 5 de agosto de 2015

Fenómeno de El Niño afectara al mundo

Son muchos los expertos que no dudan en atribuir excepcionales condiciones meteorológicas al fenómeno de El Niño, que se caracteriza por un calentamiento de las aguas ecuatoriales del este del Océano Pacífico y cuya actividad se ha ido fortaleciendo en los últimos meses. Cada vez existe más consenso entre los científicos de que el actual El Niño podría alcanzar una dimensión similar al que se registró en 1997-1998 y que causó inundaciones y sequías a escala planetaria. Los datos indican que es se trata de El Niño más fuerte desde 1997, pero obviamente los modelos climáticos sólo pueden predecir lo que sucederá a unos pocos meses, así que hay que ser precavidos. Para que alcance una intensidad similar a la del periodo 1997-1998 tienen que suceder dos cosas. Primero, en los próximos meses se deben ralentizar significativamente los vientos alisios en dirección este-oeste en el Pacífico. Veremos una transferencia dramática de calor de las aguas del oeste del Pacífico a las del Pacífico central y oriental. En esas condiciones es cuando puede alterar los patrones de temperatura y precipitaciones en todo el planeta. Apunta William Patzert, experto del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés).
En Sudamérica que va desde el norte de Chile hasta Ecuador, en la que se encuentran algunas de las zonas más áridas del planeta, El Niño hace que se den inviernos muy lluviosos. Además, en esa área, que cuenta con los mayores caladores de pesca comercial del mundo, si la temperatura del agua permanece inusualmente alta se produce un colapso en las capturas, lo puede impactar en las economías de esos países. En el noreste de Brasil El Niño suele provocar sequía, mientras que en el sur de Brasil y el norte de Argentina se registran inundaciones. Explico el experto de la NASA.
En Norteamérica, El Niño hace que la corriente en chorro subtropical, que habitualmente se encuentra en el sur de México y Centroamérica, se desplace hacia el norte. Eso provoca inviernos más lluviosos de lo habitual en el sur de EE.UU. En contraste, la corriente en chorro polar, que ha sido muy potente en Norteamérica en los dos últimos inviernos, se debilita, por lo que se registran unos inviernos más templados en el norte de EE.UU. y el sur de Canadá. Según Patzert, pese a que el aumento de las precipitaciones puede ser una buena noticia para el suroeste de EE.UU. por la sequía que atraviesa la región, también podría dar lugar a importantes inundaciones y deslaves.
En el Asia, cuando en el Pacífico ecuatorial el agua caliente se mueve hacia Sudamérica, en lugares como Filipinas, Indonesia o Tailandia se registran sequías extremas. En algunos de esos países, en los que agricultura supone un gran porcentaje del Producto Interno Bruto, se puede dar un aumento del precio de los alimentos que acaba afectando el precio de las materias primas a escala global.
En Europa, los años en los que El Niño es potente se dan inviernos muy fríos en el este del continente, así como en el occidente de Rusia. Un buen ejemplo de ello son dos de los Niños más importantes registrados en los últimos dos siglos: el de 1812 y el de 1941. Esos fueron los inviernos en los que las tropas de Napoleón y Hitler cayeron derrotadas. 
En años de El Niño hay una temporada de huracanes más débil en el Atlántico, ya que los vientos que se dan no son favorables a la creación de sistemas tropicales. Al mismo tiempo en el Pacifico oriental, debido a la elevada temperatura del agua, se registra una temporada de huracanes muy activa, en zonas como la costa de Baja California. Mientras, el sur del continente africano y Madagascar tienden a verse afectados por la sequía, y áreas del África subsahariana, que son muy secas, experimentan más precipitaciones. Por último, el experto de la NASA apunta que El Niño hace que el norte de Australia, igual que en el Sudeste Asiático, se vea afectado por la sequía.