martes, 14 de abril de 2015

Rinocerontes africanos en peligro de extinción

El año pasado los cazadores ilegales mataron en Sudáfrica la cifra récord de 1.215 rinocerontes. A la vez, 42 cazadores murieron a manos de los guardaparques y la policía. Este conflicto cruento es alimentado por falsa creencia en Asia, de que los cuernos de rinoceronte curan el cáncer. La persecución y la muerte se intensifican cada año.
En Mozambique ya no quedan rinocerontes: a los últimos se les dio muerte hace dos años. Así que los hombres se dirigieron al Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica, área silvestre en la que los animales se desplazan con libertad. El parque Kruger alberga la mayor población de rinocerontes del mundo, lo que lo convierte en el terreno más codiciado para los cazadores furtivos. Los cazadores furtivos usualmente trabajan en grupos de tres personas. Uno le dispara al animal, otro le corta el cuerno y el tercero se encarga de la vigilancia. Los cazadores furtivos reciben un pago total de US$10.000, eso les ayuda mantener a su familia en Sudáfrica. Esta es una fracción del valor del cuerno de un rinoceronte en Asia donde se cree, falsamente, que sirve de cura para el cáncer, entre otras enfermedades, y como un afrodisíaco. Allí puede costar cerca de US$250.000. Mientras el número de rinocerontes cazados en Sudáfrica ha aumentado -desde 12 en 2007 hasta más de 1.000 en 2013 y 2014-, ha surgido toda una industria para proteger al animal. Un ejemplo es Protrack, la primera de varias compañías privadas fundada para luchar contra la caza ilegal. "Hay pandillas fuertemente armadas que vienen a matar", dice su fundador, Vincent Barkas, quien ofrece sus vigilantes a reservas privadas en la zona de Kruger. Protrack le enseña a sus guardaparques a protegerse lo que, significa enseñarles a usar armas semiautomáticas, con las que se corre el riesgo de matar a una persona. Tumi Morema es el trabajador estrella de la compañía: ha conseguido atrapar a más cazadores que nadie. Sin embargo, dice que su esposa está convencida de que un día caerá muerto, ya sea a manos de los cazadores furtivos a los que persigue o por el ataque de un animal salvaje. Morema agrega que ni en su casa está libre de riesgos. "Recibo amenazas", dice. "En la calle me encuentro con personas que me advierten que me buscarán". A pesar de eso, Morema dice que entiende lo que motiva a los cazadores más allá de la pobreza y la avaricia. "Hace muchos años no había cercas y entonces llegó la gente blanca y las puso. Ahora ellos son dueños de los animales y la gente negra siente que le han quitado su acceso a la vida silvestre", señala Morema. "Así que no la respetan. Sienten como si los hubieran robado. Ese es el mayor problema. Es lo que causa la caza ilegal".
------------------------------------------------------------------------------------
DATOS GLOBALES

-El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) dice que el delito contra la vida silvestre es la cuarta actividad ilegal a nivel global después de las drogas, el contrabando y el tráfico de personas.

-El cuerno de rinoceronte es una de las mercancías más caras del mundo, con un precio de cerca de US$60.000 por kilo. Vale más, gramo por gramo, que los diamantes y el oro. 

-Los cazadores europeos casi provocan la extinción de los rinocerontes en el sur de África a comienzos del siglo XX y ya no quedan ejemplares en Mozambique.

No hay comentarios: