domingo, 19 de abril de 2015

Inmunoterapia: ¡Cura el cáncer y sida!

La inmunoterapia, bioterapia, terapia biológica, terapia modificadora de la respuesta biológica o terapia MRB, en medicina, se refiere al conjunto de estrategias de tratamiento para estimular o reponer el sistema inmunitario frente al cáncer, infecciones u otras enfermedades así como para aminorar los efectos secundarios de tratamientos muy agresivos usados contra el cáncer. El objetivo puede ser profiláctico (preventivo) o terapéutico (curativo o de mantenimiento). Dentro de los tratamientos biológicos están los anticuerpos monoclonales, las vacunas y los denominados factores de crecimiento. Las moléculas activas implicadas en la inmunoterapia se denominan inmunomoduladores. La mayor parte son citoquinas y algunas de ellas, como por ejemplo el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF, Granulocyte colony-stimulating factor) o el interferón, ya están siendo usados en clínicas. Otros tipos de citoquinas, como las interleuquinas 1,2,6,8 ó el factor de necrosis tumoral [TNF-α], se están utilizando en numerosos ensayos clínicos y otros estudios preliminares para un futuro uso en inmunoterapia.
La inmunoterapia tumoral, que permite al sistema inmunitario combatir el cáncer, se afianza ya como un tratamiento estándar contra el melanoma, dejando a un lado la quimioterapia, y pronto lo será para otros tipos de cáncer, asegura el investigador español Antoni Ribas. Hay muchas estrategias para inmunizar contra el cáncer. Se han utilizado proteínas derivadas de los tumores o ADN de tumor mezclado con adyuvantes con el fin de generar una respuesta inmune contra el tumor. También se han utilizado moléculas supresoras de la regulación, para así desencadenar respuestas espontáneas contra el cáncer, como es el caso de los anticuerpos.  Numerosas de estas estrategias se encuentran en distintas fases de pruebas clínicas. De hecho, en nuestro país, un grupo de investigadores de la Universidad de Chile ha desarrollado un tratamiento único que ha sido investigado durante más de 10 años. Este tratamiento consiste en la obtención de células de la sangre de un paciente para obtener un tipo de glóbulo blanco denominado Monocito, que es susceptible de ser cultivado en pequeños reactores y alimentado con factores que lo convierten en una célula central en el desencadenamiento de la respuesta inmune. Esta es llamada Célula Dendrítica (DC). 
Parte de la eficacia infectiva del VIH es que ataca al sistema inmunitario, y este se convierte en el cazador cazado. Pero esta situación puede empezar a revertirse con ensayos como el que publicó Nature. En este pequeño trabajo —apenas 29 voluntarios, 17 con VIH, aparte de los estudios previos en ratones y macacos— se consiguió, por primera vez, una reducción sostenida (al menos 28 semanas) del número de virus circulante tras aplicar un tratamiento, un anticuerpo monoclonal, que refuerza la respuesta inmunitaria de la persona infectada. Los anticuerpos monoclonales se estudian, sobre todo, para el tratamiento del cáncer. Básicamente son moléculas que se unen a las células, bacterias o virus que hay que eliminar y las hacen más visibles al sistema inmune. Es como si se pegaran unos adhesivos fosforescentes a un comando invasor para que las defensas lo neutralicen más fácilmente. Ya se había intentado anteriormente, pero los productos diseñados no conseguían una respuesta suficientemente fuerte (las pegatinas no se veían bien) o duradera (se caían). Y eso cuando no causaban efectos adversos. El equipo que dirige Michel Nussenzweig, de la Universidad Rockefeller, ha identificado un producto, el 3BNC117, que tiene una gran afinidad por la parte de la superficie del VIH que se une a los receptores CD4 de los linfocitos. Estas últimas moléculas son el puerto al que se ancla el virus antes de empezar su infección, por lo que actuar sobre esa ligazón es un abordaje muy específico. José Alcamí, de la Unidad de Inmunopatología del Sida del Instituto de Salud Carlos III, destaca varios aspectos del trabajo. "El artículo tiene un interés grande como prueba de concepto ya que utiliza un anticuerpo neutralizante de amplio espectro de gran potencia, a diferencia de los utilizados previamente y además de la seguridad y la búsqueda de dosis parte con la idea de demostrar no solo una neutralización del virus circulante sino un impacto a medio plazo".

No hay comentarios: