viernes, 27 de marzo de 2015

¡La Fórmula 1 de los drones!

Hemos visto a los drones realizar desde tareas de rescate hasta misiones de reconocimiento aéreo. Los drones también ofrecen muchas posibilidades para diferentes tipos de juegos. En Estados Unidos se organizan carreras con pequeños drones voladores capaces de alcanzar los 100 kilómetros por hora. Los cuales compiten en medio de bosques o en circuitos improvisados, con escenas propias de las películas de ciencia ficción como Star Wars, Star Trek y Avatar. Sólo hay que disponer de lentes especiales, un dron de carrera y delimitar bien el circuito por el que se va a correr. Según los fanáticos de este nuevo deporte extremo es necesario tener buenos reflejos. Esta competición ha recibido el nombre de la “Fórmula Uno” de los drones. En Estados Unidos cualquier lugar es bueno para poner a prueba a estos pequeños voladores. Llevan cámaras integradas que permiten la visión directamente con su piloto. Esta competición les da a los pilotos la sensación de estar dentro de un videojuego, debido al realismo de las imágenes. Un estacionamiento o un circuito improvisado en mitad del campo. Basta con colocar unos obstáculos y el espectáculo está hecho. Según el nivel de experiencia en aeromodelismo, hay aparatos que llegan a superar los 100 kilómetros por hora. Una moda que también se extiende por Europa. Al estilo de la Guerra de las Galaxias. En Francia se celebra un torneo cada año y quiere convertirse en referencia mundial. El bosque obliga a los pilotos de drones a mostrar su pericia a la hora de sortear obstáculos, como otros competidores y árboles.
Los drones de carrera son construidos de muchas manera, ya sea tomando partes de juguetes a control remoto y combinando piezas de electrónica. La mayoría de estos drones son hechos en piezas de plástico, como el chasis y las hélices. Mientras que para los motores reciclan piezas de motores de pequeños juguetes o los compran en las tiendas online, donde venden motores para maquetistas y diseñadores. Los drones de carrera son pequeños cuadricópteros con poderosos motores que le dan velocidad a sus cuatros hélices. Actualmente, hay compañías especializadas que venden estos drones de carreras desarmados y que uno los puede armar en su casa. Algunas familias modifican estos drones para vigilar sus casas o para verificar que los encargados de la casa (niñeras, cocineras y otros) no hagan cosas que no deben. Algunos videos de estos drones han servido para descubrir desde crímenes hasta las caras de los delincuentes callejeros.   

No hay comentarios: