viernes, 5 de diciembre de 2014

Misión Orión: ¡La conquista del espacio!

Orión (renombrado oficialmente como Vehículo de Traslado Multi Propósito o MPCV a partir de la cancelación del Proyecto Constelación) es una nave espacial en desarrollo de la NASA en colaboración con la ESA, la cual ha diseñado y fabricado el módulo de servicio de la nave. Debido a los recortes presupuestarios de la NASA por Barack Obama, ha sido sustituido por el nuevo nombre antes mencionado, cuya cápsula adecuada al recorte presupuestario y con la reducción de las prestaciones originales de la nave Orión, así como su capacidad para llevar cuatro astronautas en vez de los seis propuestos. La nave Orión planea llevar una tripulación de cuatro personas (originalmente se pensó en 6 personas) y será lanzada por el lanzador espacial Ares I. Tanto el Orión como el Ares I fueron parte del Proyecto Constelación, que planea enviar exploradores a la Luna en 2019 y más adelante a Marte y otros destinos del Sistema Solar. El 31 de agosto de 2006, la NASA otorgó un contrato a Lockheed Martin para el diseño, desarrollo y fabricación de la nave Orión. Conocido anteriormente como Crew Exploration Vehicle (Vehículo Tripulado de Exploración) o CEV, la Orión despego del complejo de lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy que se utilizaba para las misiones del desaparecido transbordador espacial. La NASA utilizará la nave Orión para sus misiones tripuladas para la Estación Espacial Internacional (ISS) y, más tarde, será un componente clave para las misiones a la Luna y Marte, a partir del transbordador SLS. 
La misión Orión culminó su primera etapa y amerizó en el océano Pacífico. La nave que prueba la NASA para enviar astronautas a Marte finalizó su primer vuelo alrededor de la Tierra. Cayó en el mar, cerca de Baja California, donde barcos de la Marina de los Estados Unidos la rescataron. El lanzamiento se produjo un día más tarde de lo previsto. La NASA aplazó la misión después de que los equipos técnicos detectaran un problema en el cierre de las válvulas de combustible y drenaje del cohete Delta IV. La cápsula, que viajó a 24.000 kilómetros por hora, dio dos vueltas a la Tierra a una distancia de 5.793 kilómetros del planeta, unas 15 veces más lejos que la distancia a la Estación Espacial Internacional (EEI), en un recorrido de unas cuatro horas. Ésta es la mayor distancia que haya recorrido cualquier nave espacial diseñada para el transporte de humanos en las últimas cuatro décadas, desde las misiones Apolo con las que el hombre llegó a la Luna. Durante la prueba, los sensores de vuelo y telemetría analizaron el desempeño de la cápsula y su escudo térmico, ya que Orión tendrá capacidad para reingresar en la atmósfera terrestre después de sus misiones en el espacio profundo. Después de completar las dos órbitas a la Tierra y recorrer más de 96.500 kilómetros, la cápsula volvió a entrar en la atmósfera terrestre a una velocidad de 32.000 kilómetros por hora y una temperatura de 2.200 ºC. Orión fue alojada en la parte del Delta IV, un potente cohete de tres etapas, con una altura de más de 70 metros, pero en el futuro lo hará a bordo del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), en el que está trabajando la NASA. La cápsula amerizó en el océano Pacífico, en la costa de Baja California, donde es recuperada por barcos la Marina estadounidense y equipos de la NASA, que la trasladarán al Centro Espacial Kennedy (Florida) para su estudio. En esta ocasión Orion no llevó ningún pasajero, pero tiene una capacidad para transportar a cuatro astronautas al espacio profundo.  La NASA espera poder realizar el primer vuelo tripulado en 2021. La prueba, que se calcula que costó unos 375 millones de dólares, servirá también para medir la radiación a la que podrían estar expuestos los astronautas.

No hay comentarios: