viernes, 26 de diciembre de 2014

San Nicolás: El verdadero Papá Noel

San Nicolás, nació en Patara, en la región de Licia (actualmente dentro del territorio de Turquía) en una familia adinerada y desde niño se destacó por su carácter piadoso y generoso. Sus padres, fervorosos cristianos, lo educaron en la fe. Después de la muerte de sus padres Nicolás heredó una gran fortuna que puso al servicio de los necesitados, según la hagiografía escrita por San Metodio, arzobispo de Constantinopla. Al morir sus padres repartió toda su fortuna entre los pobres y se fue a vivir a Myra (Anatolia, actualmente Turquía), donde sería consagrado obispo de una forma muy curiosa. Dice la leyenda que varios sacerdotes y obispos se encontraban discutiendo sobre quién sería el futuro obispo, pues el anterior había fallecido. Al no ponerse de acuerdo se decidió que fuera el próximo sacerdote que entrase en el templo que casualmente fue Nicolás de Bari. Durante su época como obispo, y en su afán por erradicar los cultos paganos, ordenó demoler el templo de Artemisa en Myra; el templo más grande y famoso de Licia, así como otros varios edificios paganos. Fue preso por un decreto del emperador Licinio contra los cristianos por el que fue encarcelado y su barba quemada, siendo liberado por el emperador Constantino. Participó en el Concilio de Nicea, condenando las doctrinas de Arrio, quien se negaba a admitir el dogma de la divinidad de Cristo. Para combatir los errores, utilizaba una dulzura exquisita, logrando grandes y sinceras conversiones, a pesar de su discreto talento especulativo y orador que tanto gusta a los orientales. Sin embargo, cuando se trataba de proteger a los más débiles de los poderosos, San Nicolás, a pesar de su avanzada edad, actuaba con gran arrojo y vigor.
Son muchos los milagros que se le atribuyen. Uno de los de mayor repercusión es el que cuenta que, siendo aún joven, se compadeció de un desquiciado de la localidad de Patara, en la Licia, que habiendo caído en la más absoluta miseria se había visto obligado a prostituir a sus tres hijas (según la leyenda hermosas y honestas). Para remediarlo, el santo de Bari echó tres zapatos —según otras versiones bolsos— llenos de oro, en otras tantas noches por la ventana del cuarto "donde dormía aquel padre desnaturalizado, con lo que proveyó el remedio oportuno". En otra versión, que haría historia, dejó caer por la chimenea unas monedas de oro que milagrosamente cayeron en unas medias de lana que las jóvenes habían dejado secando, y de aquí se supone la tradición de colgar las medias tejidas que sirven para recibir regalos en navidad. Así también, en ocasiones se representa al obispo de Myra con tres monedas de oro en las manos. Otro milagro conocido es el de haber resucitado por su intercesión a tres niños que habían caído de un árbol y muerto al instante. También se le atribuye el milagro de los tres niños sacrificados para dar de comer a los clientes de un hostelero, siendo devueltos a la vida por intercesión del santo. Motivo por el cual se le representa con tres niños a su lado, en una cubeta. Uno de los milagros más recientes, ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial, cuenta cómo en un bombardeo a la ciudad de Bari una madre se separó de su niño en medio de la confusión, apareciendo éste horas después a la puerta de la casa sano y salvo. El niño contó cómo un hombre que describió como San Nicolás lo ayudó, lo protegió y lo llevó de regreso a su casa. 
Papá Noel, Santa Claus, San Nicolás, Viejito (o Viejo) pascuero son algunos nombres con los cuales se conoce universalmente al personaje legendario que según la cultura occidental trae regalos a los niños por Navidad (la noche del 24 al 25 de diciembre). Posteriormente, hacia 1863, adquirió la actual fisonomía de gordo barbudo bonachón con la que más se le conoce. Esto fue gracias al dibujante alemán Thomas Nast. A mediados del siglo XIX, el Santa Claus estadounidense pasó a Inglaterra y de allí a Francia, donde se fundió con Bonhomme Noël, el origen de nuestro Papá Noel, quien tenía parecido físico con Santa Claus, pero vestía de blanco con vivos dorados.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Grupos ecológicos califican de fracaso COP20

Grupos ecológicos y ambientalista califican la reunión de la COP20 en Lima-Perú como un rotundo fracaso. Más allá de los esfuerzos que la Presidencia, la Secretaría de la COP y de varios delegados en demostrar avances. Este "nuevo fracaso", es el mismo viejo fracaso que se viene arrastrando desde la propia firma de la Convención en 1992 y que ha sido vanamente disfrazado de acuerdos exitosos como el Protocolo de Kioto (1997), la Ruta de Bali (2007) o la Plataforma de Durban (2011). Todos ellos, donde las negociaciones climáticas muestran la incapacidad de nuestros líderes políticos de comprender la profunda contradicción que hay entre el afán de desarrollo, la sostenibilidad ambiental y la equidad. No hay absolutamente ningún indicio objetivo que permita anticipar que el resultado de París el próximo año será diferente. El verdadero principio que rige la Convención es de las "Irresponsabilidades Comunes e Indiferenciadas". Nadie se hace cargo de la parte que le toca y cada uno exige a las otras partes que resuelvan el problema. Cuando se firmó la Convención en el año 1992 y se adoptó el Principio de Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas establecido en la Declaración de Río, nadie pudo predecir los cambios que en el mundo se darían 20 años después. Los países "desarrollados" (tal como se los llamó en aquel entonces) no se hicieron cargo de lo que firmaron y los países "en desarrollo" no han sabido transitar otro camino que el de repetir los errores de los "desarrollados". Hoy tenemos 200 países que quieren ser "desarrollados" sin importar el precio ambiental que ello conlleva. El común denominador de todos los fracasos es la inviabilidad de conciliar los tres objetivos principales de la Convención: reducir las emisiones, hacerlo de manera equitativa y no detener el desarrollo. No detener el desarrollo en un mundo equitativo implica que todos los pobres del planeta deben acceder a los niveles de consumo del mundo desarrollado. Esta utopía supone, entre otras cosas, que el consumo energético debe multiplicarse por cinco, con lo cual las emisiones de carbono nos llevarían muy por encima del peor de los escenarios del IPCC. Si se pretende mantener la senda del "desarrollo" necesariamente deberá ser sin equidad (como ha sido hasta ahora, por otra parte, y no hay indicios que pueda ser diferente). 
La Convención Marco de Cambio Climático (COP20) de Lima ha terminado tras una maratoniaca sesión definitiva de negociación que ha culminado con un acuerdo de mínimos en el que se estipula, por vez primera, que cada país se comprometa a desarrollar planes individuales para reducir las emisiones de gases responsables del cambio climático. La "Llamada de Lima para la Acción Climática" estipula que todos los países, tanto los desarrollados como los emergentes, emprendan acciones inmediatas para combatir el cambio climático. Sin embargo, se desconoce si el plan de acción será suficiente para alcanzar el objetivo ideal: reducir el calentamiento global al límite establecido de dos grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. Hay que destacar no obstante que el acuerdo impone a las naciones desarrolladas la responsabilidad de abanderar la lucha contra el cambio climático proporcionando apoyo financiero a los países en desarrollo quienes, a su vez, deberán adoptar medidas para frenar la contaminación que genera su emergente industria. Países como India, cuyo ministro para el Medio Ambiente, Prakash Javedekar, expresó su satisfacción --"tenemos lo que queremos", declaró-- ante la responsabilidad asumida por los países más desarrollados, que supone un agradecido cambio de tendencia tras 20 años en los que las principales economías del mundo han renunciado a liderar esta lucha.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Guerras digitales o Ciberguerras

Guerra informática, guerra digital o ciberguerra (cyberwar, nombre original) hace referencia al desplazamiento de un conflicto, generalmente de carácter bélico, que toma el ciberespacio y las tecnologías de la información como campo de operaciones, en lugar de los escenarios de combate convencionales. También se podría definir como el conjunto de acciones que se realizan para producir alteraciones en la información y los sistemas del enemigo, a la vez que se protege la información y los sistemas del atacante. Durante la Guerra Fría entre Estados Unidos y la desaparecida Unión Soviética (hoy Rusia) este era un proyecto militar de ambos bandos y la Internet recién estaba dando sus primeros pasos, por lo que no se veía como una amenaza. Actualmente esta se ha hecho una realidad. Aquí un resumen de los enfrentamientos más sonados a nivel mundial y que ponen en peligro nuestra privacidad personal.  
Estados Unidos vs. China y viceversa, debido a las denuncias de Edward Snowden, donde este acusaba a Estados Unidos de espiar a sus aliados y rivales, incluyendo al pueblo norteamericano. Desde hace más de cinco años China mantiene una guerra comercial con Estados Unidos, esto se acentuó con las denuncias de Snowden.  China hackeo en un inicio empresas trasnacionales como Burger King, KFC y otras, provocando problemas con sus clientes. Recién en estos años China ha hackeado y atacado las redes sociales para investigar las intimidades de famosos y políticos occidentales (europeos y latinoamericanos), realizando chantajes a algunos de estos. Las empresas de las redes sociales al principio creían que solo eran cracker (criminales digitales o cibercriminales) tradicionales, pero debido a la sofisticación de los ataques se descubrió que la fuente de los ataques provenía de China. Sin embargo, el gobierno chino no ha afirmado ni negado estos ataques en estos dos últimos años. Gracias a esta información China ha logrado mejorar sus relaciones comerciales con los países latinoamericanos y algunos asiáticos.
Estados Unidos vs. Rusia y viceversa, cuando parecía que la Guerra Fría habría acabado con la caída de la Unión Soviética. Debido a las denuncias de Snowden, estas reavivaron el enfrentamiento entre Rusia y Estados Unidos. Este enfrentamiento ha llegado a su punto más alto con la llegada al poder del dictador megalómano Putin, el cual busca convertir a Rusia en un nuevo imperio.  Así como Estados Unidos espió a los rusos, estos también hicieron lo mismo y peor. Rusia en represalia hackeo y ataco las empresas de redes sociales norteamericanas, al principio parecía un ataque común de crackers. Debido al a intervención de la CIA y el FBI se descubrió que no eran crackers, sino un ataque muy sofisticado de Rusia con apoyo de Cuba y China. Actualmente este conflicto de espionaje y ciberguerra continua, pues ha puesto al descubierto los métodos sucios de ambas potencias. Rusia ahora sabe los secretos de famosos y políticos occidentales, información que está usando para ampliar su dominio en Europa y Latinoamerica, aunque eso implique usar el chantaje como arma. Ambas potencias han sido criticadas por Anonymous, por sus métodos sucios contra civiles y sacar leyes para controlar la Internet. 

viernes, 5 de diciembre de 2014

Misión Orión: ¡La conquista del espacio!

Orión (renombrado oficialmente como Vehículo de Traslado Multi Propósito o MPCV a partir de la cancelación del Proyecto Constelación) es una nave espacial en desarrollo de la NASA en colaboración con la ESA, la cual ha diseñado y fabricado el módulo de servicio de la nave. Debido a los recortes presupuestarios de la NASA por Barack Obama, ha sido sustituido por el nuevo nombre antes mencionado, cuya cápsula adecuada al recorte presupuestario y con la reducción de las prestaciones originales de la nave Orión, así como su capacidad para llevar cuatro astronautas en vez de los seis propuestos. La nave Orión planea llevar una tripulación de cuatro personas (originalmente se pensó en 6 personas) y será lanzada por el lanzador espacial Ares I. Tanto el Orión como el Ares I fueron parte del Proyecto Constelación, que planea enviar exploradores a la Luna en 2019 y más adelante a Marte y otros destinos del Sistema Solar. El 31 de agosto de 2006, la NASA otorgó un contrato a Lockheed Martin para el diseño, desarrollo y fabricación de la nave Orión. Conocido anteriormente como Crew Exploration Vehicle (Vehículo Tripulado de Exploración) o CEV, la Orión despego del complejo de lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy que se utilizaba para las misiones del desaparecido transbordador espacial. La NASA utilizará la nave Orión para sus misiones tripuladas para la Estación Espacial Internacional (ISS) y, más tarde, será un componente clave para las misiones a la Luna y Marte, a partir del transbordador SLS. 
La misión Orión culminó su primera etapa y amerizó en el océano Pacífico. La nave que prueba la NASA para enviar astronautas a Marte finalizó su primer vuelo alrededor de la Tierra. Cayó en el mar, cerca de Baja California, donde barcos de la Marina de los Estados Unidos la rescataron. El lanzamiento se produjo un día más tarde de lo previsto. La NASA aplazó la misión después de que los equipos técnicos detectaran un problema en el cierre de las válvulas de combustible y drenaje del cohete Delta IV. La cápsula, que viajó a 24.000 kilómetros por hora, dio dos vueltas a la Tierra a una distancia de 5.793 kilómetros del planeta, unas 15 veces más lejos que la distancia a la Estación Espacial Internacional (EEI), en un recorrido de unas cuatro horas. Ésta es la mayor distancia que haya recorrido cualquier nave espacial diseñada para el transporte de humanos en las últimas cuatro décadas, desde las misiones Apolo con las que el hombre llegó a la Luna. Durante la prueba, los sensores de vuelo y telemetría analizaron el desempeño de la cápsula y su escudo térmico, ya que Orión tendrá capacidad para reingresar en la atmósfera terrestre después de sus misiones en el espacio profundo. Después de completar las dos órbitas a la Tierra y recorrer más de 96.500 kilómetros, la cápsula volvió a entrar en la atmósfera terrestre a una velocidad de 32.000 kilómetros por hora y una temperatura de 2.200 ºC. Orión fue alojada en la parte del Delta IV, un potente cohete de tres etapas, con una altura de más de 70 metros, pero en el futuro lo hará a bordo del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), en el que está trabajando la NASA. La cápsula amerizó en el océano Pacífico, en la costa de Baja California, donde es recuperada por barcos la Marina estadounidense y equipos de la NASA, que la trasladarán al Centro Espacial Kennedy (Florida) para su estudio. En esta ocasión Orion no llevó ningún pasajero, pero tiene una capacidad para transportar a cuatro astronautas al espacio profundo.  La NASA espera poder realizar el primer vuelo tripulado en 2021. La prueba, que se calcula que costó unos 375 millones de dólares, servirá también para medir la radiación a la que podrían estar expuestos los astronautas.