jueves, 23 de octubre de 2014

Posibles curas para el ébola

La molécula, llamada BCX4430, se asemeja a la famosa “A” que se encuentra en el ADN: la adenosina. Los filovirus basados ​​en ARN también utilizan la “A” en sus genomas. Dado que la BCX4430 se asemeja a “A”, puede ser utilizada accidentalmente por el virus cuando está tratando de crecer dentro de nuestras células. Para el virus esto es un error fatal.  Por alguna razón la BCX4430 sólo aparece para herir al virus. Las células humanas parece que no se dejan engañar por la BCX4430. El experimento más convincente del equipo de investigación examinó la infección de monos macacos cangrejeros con el mortal virus de Marburgo. Los macacos recibieron dos dosis diarias de BCX4430 durante 14 días a partir de 1 hora, 24 horas o 48 horas después de la infección. Debido a que aún no se han realizado ensayos clínicos en humanos, aún es demasiado pronto para celebrar un triunfo contra los virus. Pero este antiviral tiene el mayor potencial para curar las fiebres hemorrágicas de pesadilla del que hasta ahora tengamos noticia como el ébola.
El ZMapp es un suero que contiene 3 anticuerpos que bloquean al virus. Se produce en plantas similares al tabaco. Mientras se decide si se utiliza, ya se han destinado fondos para producirlo. El mayor brote de ébola de la historia ha cobrado miles vidas en el África y amenaza expandirse por América y Europa. La enfermedad no tiene cura y se caracteriza por su elevada letalidad. Pero los dos trabajadores sanitarios estadounidenses infectados con ébola han sido tratados con un suero experimental bajo la supervisión del CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los EEUU), de momento con resultados satisfactorios. El suero anti-ébola se llama comercialmente ZMapp y uno de sus componentes fundamentales es el suero MB-003. Este es un cóctel de tres anticuerpos, el 13C6, el 13F6 y el 6D8. Son básicamente grandes proteínas (inmunoglobulinas) que tienen la capacidad de reconocer a ciertas moléculas y unirse a ellas. Se unen a partículas con las que «encajan», pero no con otras, al estilo de las piezas de un Lego. De hecho, este mecanismo es uno de los que usa el sistema inmune para defenderse de virus y bacterias, entre otras cosas. Según un estudio científico de agosto de 2013, el suero ya ha mostrado tener cierta efectividad en la cura del ébola en humanos, tanto en España como Estados Unidos. A falta de un posible diseño para su producción a gran escala, aunque el protocolo contempla que se use para producir elevadas cantidades de anticuerpo, el equipo de desarrolladores ha sembrado plantas de Nicotiana benthamiana (una planta similar al tabaco) en las que han usado técnicas de ingeniería genética para conseguir que las plantas produzcan los tres anticuerpos deseados. Para ello, han diseñado una serie de genes y los han introducido en las plantas para que estas los usen como si fueran suyos. El siguiente paso, es extraerlos y purificarlos para producir el suero. Los investigadores dicen que puede usarse en humanos cuando se produce un accidente de laboratorio, en el que se conoce la naturaleza del patógeno, y ha sido diseñado para ser usado varios días después de la infección, cuando las pruebas de análisis para detectar al ébola ya han dado sus resultados. El 12 de marzo de 2009 una investigadora alemana se pinchó el dedo y se traspasó el guante con una aguja cargada de virus ébola. En pocas horas, un equipo internacional de expertos en fiebres hemorrágicas había decidido probar con una vacuna experimental que carecía de licencia, tras recibir el visto bueno del médico que atendió a la persona afectada. En el mismo día del accidente, la vacuna voló desde un laboratorio de Winnipeg, en Canadá, hasta Alemania. La fiebre de la investigadora remitió en un plazo de doce horas. Varias vacunas están aún en proceso de desarrollo. Actualmente el ZMapp se está fabricando en masa y recién saldrá al mercado entre Noviembre y Diciembre de este año, siendo los primeros en recibir el primer lote los países africanos. El financiamiento del ZMapp lo está dando la ONU y las potencias del G7.