jueves, 23 de octubre de 2014

Posibles curas para el ébola

La molécula, llamada BCX4430, se asemeja a la famosa “A” que se encuentra en el ADN: la adenosina. Los filovirus basados ​​en ARN también utilizan la “A” en sus genomas. Dado que la BCX4430 se asemeja a “A”, puede ser utilizada accidentalmente por el virus cuando está tratando de crecer dentro de nuestras células. Para el virus esto es un error fatal.  Por alguna razón la BCX4430 sólo aparece para herir al virus. Las células humanas parece que no se dejan engañar por la BCX4430. El experimento más convincente del equipo de investigación examinó la infección de monos macacos cangrejeros con el mortal virus de Marburgo. Los macacos recibieron dos dosis diarias de BCX4430 durante 14 días a partir de 1 hora, 24 horas o 48 horas después de la infección. Debido a que aún no se han realizado ensayos clínicos en humanos, aún es demasiado pronto para celebrar un triunfo contra los virus. Pero este antiviral tiene el mayor potencial para curar las fiebres hemorrágicas de pesadilla del que hasta ahora tengamos noticia como el ébola.
El ZMapp es un suero que contiene 3 anticuerpos que bloquean al virus. Se produce en plantas similares al tabaco. Mientras se decide si se utiliza, ya se han destinado fondos para producirlo. El mayor brote de ébola de la historia ha cobrado miles vidas en el África y amenaza expandirse por América y Europa. La enfermedad no tiene cura y se caracteriza por su elevada letalidad. Pero los dos trabajadores sanitarios estadounidenses infectados con ébola han sido tratados con un suero experimental bajo la supervisión del CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los EEUU), de momento con resultados satisfactorios. El suero anti-ébola se llama comercialmente ZMapp y uno de sus componentes fundamentales es el suero MB-003. Este es un cóctel de tres anticuerpos, el 13C6, el 13F6 y el 6D8. Son básicamente grandes proteínas (inmunoglobulinas) que tienen la capacidad de reconocer a ciertas moléculas y unirse a ellas. Se unen a partículas con las que «encajan», pero no con otras, al estilo de las piezas de un Lego. De hecho, este mecanismo es uno de los que usa el sistema inmune para defenderse de virus y bacterias, entre otras cosas. Según un estudio científico de agosto de 2013, el suero ya ha mostrado tener cierta efectividad en la cura del ébola en humanos, tanto en España como Estados Unidos. A falta de un posible diseño para su producción a gran escala, aunque el protocolo contempla que se use para producir elevadas cantidades de anticuerpo, el equipo de desarrolladores ha sembrado plantas de Nicotiana benthamiana (una planta similar al tabaco) en las que han usado técnicas de ingeniería genética para conseguir que las plantas produzcan los tres anticuerpos deseados. Para ello, han diseñado una serie de genes y los han introducido en las plantas para que estas los usen como si fueran suyos. El siguiente paso, es extraerlos y purificarlos para producir el suero. Los investigadores dicen que puede usarse en humanos cuando se produce un accidente de laboratorio, en el que se conoce la naturaleza del patógeno, y ha sido diseñado para ser usado varios días después de la infección, cuando las pruebas de análisis para detectar al ébola ya han dado sus resultados. El 12 de marzo de 2009 una investigadora alemana se pinchó el dedo y se traspasó el guante con una aguja cargada de virus ébola. En pocas horas, un equipo internacional de expertos en fiebres hemorrágicas había decidido probar con una vacuna experimental que carecía de licencia, tras recibir el visto bueno del médico que atendió a la persona afectada. En el mismo día del accidente, la vacuna voló desde un laboratorio de Winnipeg, en Canadá, hasta Alemania. La fiebre de la investigadora remitió en un plazo de doce horas. Varias vacunas están aún en proceso de desarrollo. Actualmente el ZMapp se está fabricando en masa y recién saldrá al mercado entre Noviembre y Diciembre de este año, siendo los primeros en recibir el primer lote los países africanos. El financiamiento del ZMapp lo está dando la ONU y las potencias del G7.

domingo, 19 de octubre de 2014

Tercera revolución industrial: Impresión 3D

Chuck Hull creo en el sótano de su casa la primera impresora 3D, hace más de 30 años. Hoy esta tecnología se diversificó más allá del área industrial y produce 3 billones de dólares mundialmente, incrementándose exponencialmente esta cifra año tras año. La difusión y la reducción del costo de las impresoras 3D de escritorio favorecieron su ingreso a pequeñas empresas y a varios hogares, alentadas por el paso al dominio público de las primeras patentes de “fabricación aditiva”. Esta tecnología permite convertir un archivo 3D virtual a un objeto físico real, en una enorme cantidad de materiales distintos. Las impresoras económicas y tradicionales, las más difundidas, trabajan superponiendo capas de filamento plástico que derriten por medio de una boquilla calefaccionada hasta lograr la altura de la pieza deseada, de esta manera logran las tres dimensiones. Hay tres formas de obtener un archivo 3D: descargándolo de bancos de datos de internet (en sitios como thingverse o yeggy), diseñándolo con programas de dibujo 3D (hoy prácticamente accesibles por todos, como el sketchup) o digitalizando un objeto real con un escáner 3D para convertirlo en un archivo virtual. El impacto social que están generando estos aparatos dio lugar a la cultura “Maker”: así se autodenominan los usuarios de impresoras 3D domésticas, muchas veces creadas por ellos mismos. Con el gran caudal de información que circula por Internet, sumado a las licencias públicas y libres (GNU), la construcción de un equipo como éste, simplemente requiere la compra de algunas piezas en la ferretería y la descarga de los planos en la red. Con estas máquinas se fabrican prototipos funcionales, es decir piezas de alta resistencia, que pueden cumplir su función a la perfección y son incomparablemente económicos con respecto a otras formas de producción. La gran cantidad de materiales que se está ofreciendo hoy en día para las impresoras de escritorio abre un abanico de posibilidades sorprendentes: plásticos duros, flexibles, transparentes, ultrarresistentes, conductores y otros que simulan a la madera o la cerámica.
Los equipos 3D de avanzada trabajan de maneras distintas que los comunes antes explicados, funcionan fundiendo pequeñas partículas de material (puede ser metal o plástico entre otros) mediante un láser de alta potencia generando capas, que se funden unas sobre otras adhiriéndose entre sí. El gran progreso de esta tecnología le permitió desarrollarse en áreas muy diversas, como, por ejemplo, la salud. Con impresoras 3D de diversos tipos actualmente  se están fabricando en distintos materiales, prótesis de extremidades a medida a un muy bajo costo; diversas piezas dentales; huesos de cualquier parte del cuerpo, con mejores propiedades que prótesis tradicionales; yesos cómodos y estéticos que permiten recuperaciones más veloces e incluso con bioimpresoras 3D ya se han impreso con éxito piel y vasos sanguíneos, también órganos aunque estos no se trasplantan aún, en un futuro cercano se logrará y que debido a la escases de donantes de órganos, ya se están haciendo experimentos en esta área médica. En el área de la construcción, donde con impresoras 3D gigantes se fabrican casas habitables con materiales reciclados en unas horas, evidencian el gran alcance de esta forma de producción. Estos tipos de  desarrollos ofrecen una anticipación de lo que esta invención disruptiva puede generar en el mundo. La Estación Espacial Internacional, ya tiene una de estas impresoras, lo que le permitirá realizar más rápidamente sus reparaciones o realizar otros experimentos científicos. Esta tecnología, que comienza a mejorar de a poco nuestras vidas, todavía le queda mucho camino por recorrer. 

sábado, 11 de octubre de 2014

Dragones: ¿Mito o realidad?

El dragón (del latín draco, y este del griego δρακων, drakon, ‘víbora’ o ‘serpiente’) es un animal mitológico que aparece en diversas formas en varias culturas de todo el mundo, con diferentes simbolismos asociados. Las interpretaciones más familiares de dragones son los dragones europeos, derivados de la tradición popular y de la mitología de Grecia, Escandinavia y Oriente Próximo, y también los dragones orientales. La palabra dragón deriva del griego δράκων (drákōn), "dragón, serpiente de gran tamaño, o serpiente de agua", que probablemente viene del verbo δρακεῖν "ver claramente".
En función de las diversas culturas que lo han representado, la figura del dragón juega un papel importante como dios o guardián, o como monstruo y poderoso enemigo. Se le atribuyen cualidades y habilidades tales como ser poseedor de una gran sabiduría y conocimiento o pecar de gran avaricia y codicia que le conduzca a devastar poblaciones enteras para apilar gigantescos tesoros. Por lo tanto, la imagen y figura del dragón ha ido variando y ha sido interpretada de muy diversas formas a lo largo de la historia. Las culturas occidentales y orientales han imaginado reptiles gigantes y alados; puede ser debido al contacto con cocodrilos, caimanes o gaviales. Los dragones occidentales tienen por lo general apariencia de un gran lagarto o cocodrilo, con alas, aliento de fuego, cuernos y gran ferocidad. Los dragones orientales tienen por lo general apariencia serpentina mezclada con características de otros animales, estos casi nunca tienen alas. Los dragones son famosos en la literatura fantástica (Calabozos y Dragones, Narnia y El Señor de los Anillos), comics, anime, videojuegos y películas. 
El mito de la existencia de los dragones se sustenta en una diversa cantidad de leyendas y representaciones, diseminadas entre las distintas culturas que lo representan. Se ha planteado, como explicación de este fenómeno, el descubrimiento de fósiles de dinosaurios (T-Rex, Terrorsaurios, velociraptor y otros) que llevasen a esas culturas a imaginar seres parecidos. También cabe señalar que los dragones en cada cultura presentan aspectos y características diferentes. Así, en la Edad Media, se creía que los cadáveres de cocodrilo, traídos a mercados y demás sitios de exhibición desde Egipto y Arabia durante la época de Las Cruzadas, se trataban de cadáveres de dragón.

domingo, 5 de octubre de 2014

Corridas de Toros: Negocio sangriento

Corridas de toros, su origen en España tiene sus raíces en la cultura grecolatina que es introducida en el proceso de romanización. El culto al toro como divinidad y su sacrificio ritual está constatado en las civilizaciones minoica y otras del mediterráneo oriental desde al menos la edad del bronce. Los romanos, que incorporan a su propia cultura los mitos y divinidades de su zona de influencia, comienzan la conquista de Hispania con su desembarco en Ampurias, en la actual Cataluña, en el contexto de las Guerras Púnicas. La romanización, que comienza en la Tarraconense y se extiende con los siglos a toda Hispania, instaura en la cultura local los juegos y luchas de fieras, en las que el toro era un animal de frecuente intervención, existiendo constancia de luchas contra osos, leones y por supuesto seres humanos. Durante la ocupación visigoda y en los primeros tiempos del califato omeya, hay cierta oscuridad sobre espectáculos taurinos, aunque la persistencia de los mismos en etapas posteriores dan idea de que la arraigada costumbre pervivió intacta a través del tiempo. Hay noticias documentadas sobre fiestas de toros en Cuéllar (Segovia) en el año 1215, año en el que su obispo decretó "que ningún clérigo juegue a los dados ni asista a juegos de toros, y sea suspendido si lo hiciera". En el mismo siglo Alfonso X El Sabio prohibió que dichos juegos se celebrasen por dinero, lo cual apunta a la existencia de una "profesionalidad" incipiente entre los dedicados a lidiar reses bravas. Y es que recorrían los pueblos de España los llamados «matatoros» o «toreadores», divirtiendo al público (y cobrando por ello) mediante la práctica del toreo a pie de forma más o menos rudimentaria (sorteando o recortando a los toros, dándoles lanzadas o saltos, etc.). Además, estaban los pajes que, como parte de su servicio, ayudaban a los caballeros a lancear o rejonear a caballo, realizando los quites cuando fuera necesario. Igualmente en el reino nazarí de Granada también se documentan ciertos "juegos de fieras" en la que es probable que participaran toros. Esta es una de las tradiciones españolas más conocidas en todo el mundo y que aún se llevan a cabo en España, México, Perú, Ecuador y Colombia. En casi toda Europa ha sido prohibida y se le considera una tradición romana muy salvaje. Las autoridades locales lo consideran un espectáculo cultural en algunos países sudamericanos, pero para otros, es un deporte extremo, donde se enfrenta el toro contra la persona, que es el torero.
La Fundación Brigitte Bardot, un grupo francés que se opone a las corridas de toros, describe métodos utilizados para el debilitamiento de los toros: "La mayoría de las veces los animales entran al ruedo ciegos porque se los deja en la oscuridad durante 48 horas" antes del enfrentamiento. "Luego la gente golpea con bolsas de arena la cabeza del animal—por mucho tiempo y violentamente—para privar (al toro) de (sus) sentidos..." Una práctica habitual es "rasurar" los cuernos de los toros serruchándoles algunas pulgadas. Los cuernos de los toros, al igual que los bigotes de los gatos, ayudan a los animales a orientarse, con lo cual un cambio repentino altera su coordinación. El rasurar es una práctica ilegal. Por ello, a veces, después de la corrida un veterinario examina los cuernos del toro. Sin embargo, en 1997 la Confederación de Profesionales de Corridas de Toros, incluyendo 230 matadores de España, realizaron una huelga en oposición a dichas inspecciones veterinarias. Los manifestantes reclamaban que los veterinarios no tenían la "experiencia suficiente" para examinar a los toros. No obstante, muchos reconocen esto como otros de los aspectos de la corrupción que se infiltra en un negocio que proporciona a cada uno de los matadores profesionales más de US$ 1 millón al año.