miércoles, 6 de agosto de 2014

Hombre mono soviético: ¿Experimento fallido?

El 2005 el diario escocés  The Scotsman publicó unos expedientes secretos en los que se aseguraba que a mediados de la década de 1920 Josef Stalin investigó la posibilidad de crear un ejército invencible nacido de la unión de hombres y monos. Estos "hombres mono", cuya fuerza Stalin creyó supernatural, suponían la creación de un ejército invencible que adoptaría la inteligencia humana pero que tendría otras características como la capacidad de sobrellevar altas dosis de dolor y la resistencia e indiferencia a la calidad y cantidad de los alimentos digeridos. Según los expedientes, Stalin (algunos dicen que se opuso a estos experimentos) exigió al científico Ilya Ivanov especialista en el cruce de caballos de carreras en la etapa zarista e investigador en la hibridación con animales, que  investigara todas las posibilidades de este experimento. Ivanov partió a África en 1926 para buscar monos mientras en Georgia se construía un laboratorio con el mismo objetivo, de tal forma que la investigación se realizaba paralelamente con hombres de raza negra (ya que debido a los "cánones " racistas de la época Ivanov los supuso más cercanos a los monos y por tanto más aptos para este experimento) y con voluntarios rusos que donaban esperma para tal fin. Está claro que en un momento en el que la genética apenas se había despertado, la única opción de conseguir esta unión genética era la inseminación o el apareamiento. En la primavera de 1930, Ivanov fue criticado por sus fallidos experimentos en su instituto veterinario. Finalmente el 13 de diciembre de 1930, Ivanov fue arrestado. Fue condenado a cinco año de exilio a Alma Ata, donde trabajó para el Instituto Veterinario-Zoólogo kazajo hasta su muerte por un derrame cerebral el 20 de marzo de 1932. 
Se cree que los militares soviéticos continuaron los experimentos de Ivanoff durante la Guerra Fría (1945-1991) en diferentes partes del mundo (África, Europa oriental y la actual frontera entre Rusia y China), ya que la compatibilidad genética entre humanos y simios facilita la hibridación, cuyo éxito serían los humances (mitad humanos y mitad chimpancés) y algunas criaturas mitad humanos y mitad gorilas. Estos últimos habrían fugado de sus laboratorios entre las décadas de 1970 y 1980 en diferentes partes del mundo, de ahí nacerían las leyendas del abominable Hombre de las Nieves o Yeti en China. El Sasquatch o Pie Grande (Big Foot, nombre original) en Estados Unidos  y Canadá, aunque en realidad sería una hibridación, no se sabe si de la milicia norteamericana o una emigración del Yeti hacia Estados Unidos, ya que estas criaturas son muy inteligentes, pelaje que se mezcla con sus hábitats y le temen a los humanos, aunque hay reportes de extraños ataques a excursionistas.  ¿Qué opinan ustedes? ¿Gigantes mitológicos o experimentos genéticos? ¿Mutantes o primates prehistóricos?

No hay comentarios: