miércoles, 23 de julio de 2014

Los otros nombres de América

Mucho antes que Cristóbal Colon encontrara nuestro continente, ya otras civilizaciones habían llegado a nuestro continente y la habían bautizado con otros nombres. Aquí un recuento de los aventureros que colonizaron parcialmente nuestro continente.
Vinlandia o Tierras bárbaras, así llamaban los vikingos a nuestro continente.  Los vikingos realizaron muchos viajes a nuestro continente en diferentes épocas. Encontrándose ruinas vikingas en Norteamérica y Sudamérica. Los vikingos tenían relaciones comerciales con los Mayas y Aztecas. Los vikingos llamaban Asgard a Macchu Picchu, capital del imperio inca, porque en esa época estaba por encima de las nubes y bañada en oro.  
Nuevo Israel, así llamaban los sobrevivientes judíos que huyeron de Medio Oriente, cuando Israel fue conquistada por el Imperio Romano. Algunos judíos llegaron en barcos romanos y otros, fueron traídos por piratas vikingos. Se cree que escondieron en Arca de la Alianza en algún lugar de América (Norte o Sur, lo que hoy es Argentina y Chile), ya que tuvieron contacto con varios pueblos indígenas. Según el Libro del Mormón, los judíos llegaron a Norteamérica y se relacionaron con algunos indios chéroquis. Se cree que el bastón del inca se basa en báculo de Moisés, el cual se creía que estaba dentro del Arca de la Alianza.  
Avalón, así llamo a nuestro continente un grupo de exploradores celtas (hoy británicos). Se cree que los fundadores el Imperio Británico aquí levantaron la tumba del mítico Rey Arturo (Cuba, México u otro país centroamericano) y escondieron la temible espada Excalibur. Según algunos investigadores Excalibur fue encargada su protección alguna tribu o reino indígena latinoamericano. Construcciones monolíticas parecidas a los celtas se ha encontrado por toda América, aunque sobre ellas hay gran controversia.  
Terra Repromissionis o Paraíso, así llamaban los monjes irlandeses a nuestro continente antes de la llegada de Colon. Por lo menos eso se ve en el mapa que aparece en el Navigatio Sancti Brendani, y pertenece al siglo X u XI. La primera traducción al francés data de 1125 y desde el siglo XIII la leyenda aparece en las literaturas de los Países Bajos, Alemania e Inglaterra. El Navigatio fue escrito por el monje viajero irlandés San Brendan, el cual narra sus viajes por el mundo. Los Caballeros Templarios basados en esta información llegaron a nuestro continente y también llamaban a nuestro continente Paraíso, por eso se cree que los Templarios hicieron su fortuna de las relaciones comerciales que tenían con los imperios latinoamericanos (Mayas, Aztecas e Incas). En 1307, antes de ser exterminados los Templarios en Europa, un grupo huyo a nuestro continente y proteger el Santo Grial, el cual posiblemente este escondido en algún lugar de Argentina, Chile o Perú, ya que según algunas crónicas se describe paisajes latinoamericanos pero se le llama Indias (error de traducción de los bibliotecarios españoles). En el estado de Massachusetts, Estados Unidos, se halló el retrato sobre piedra de un caballero con espada que data del siglo XIV (la conocida como piedra de Westford), rápidamente se relacionó el grabado como prueba de la presencia templaría en América. Cristóbal Colon sospechaba la existencia de un reino Templario escondido en nuestro continente, por eso mando colocar cruces templarías en sus carabelas y así obtener la protección de los templarios sobrevivientes.