jueves, 5 de junio de 2014

Día Mundial del Medio Ambiente: Retos y desafíos

Hoy, como todos los 5 de junio, se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. El tema central de los festejos, este año con sede en India, será la conservación y restauración de los bosques. Esta festividad tiene el propósito de recordar la importancia de proteger nuestros recursos naturales y concientizar a las personas sobre su uso responsable. 
La tala de árboles, la contaminación ambiental, el cambio climático, así como otros factores, son solo una parte de las actividades perjudiciales para nuestro ambiente. A medida que las grandes ciudades se han modernizado, esa modernidad ha implicado invadir un terreno que estaba reservado para la convivencia de otras especies vivientes. Por estas y muchas otras razones, mediante la Resolución XXVII, del 15 de diciembre de 1972, la Asamblea General de Naciones Unidas, establece el 5 de junio como Día Mundial del Ambiente, fecha que se celebra desde 1973. Así mismo, aprobó la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Este día de forma general encuentra al mundo con grandes cambios ambientales, en la mayoría de los casos, resultado de la intervención del ser humano. La explotación minera, sin tomar en cuenta los cuidados necesarios a favor del ambiente en el proceso de obtención de  los recursos naturales de las minas, en estos momentos es uno de las principales causas de contaminación en muchas poblaciones del mundo. Este año el lema planteado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente es: “Piensa. Aliméntate. Ahorra”. A través de esta campaña, la institución promueve la reducción de desechos y las pérdidas de alimentos. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) cada año se desperdician 1,3 billones de toneladas de comida, cifra que equivale a la producción alimentaria de todo el África Subsahariana. La FAO estima que un tercio de la producción alimentaria se pierde o se desecha, algo altamente perjudicial para las fuentes naturales de recursos, ya que si se desperdicia comida, también se desperdician recursos naturales empleados para producirla. Un ejemplo contundente es lo que sucede con el agua: para producir un litro de leche es necesario utilizar 1.000 litros de agua;  y para producir una hamburguesa el gasto es de 16.000 litros. Además del agua, debemos pensar en todas esas emisiones de gas que se realizan durante estos procedimientos. La producción global de alimentos ocupa un 25% de la superficie habitable, un 70% de consumo de agua, un 80% de deforestación y un 30% de gases. Es, por tanto, una de las actividades que más afectan a la pérdida de biodiversidad y a los cambios en el uso del suelo. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente propone elegir alimentos cuya producción genere menor impacto ambiental, como la comida orgánica, que no requiere del uso de  productos químicos; o adquirir productos en mercados locales en los que no ha sido necesario el transporte y, por tanto, no generan tantas emisiones de gas. 
El cambio climático ha comenzado a afectar seriamente nuestro entorno, y los científicos estiman que esto solo empeorará en los años venideros. Pese a los avances que Europa, y en particular España, ha logrado en el último año, los esfuerzos necesitan aumentar. Por ello, bajo el lema "Alza tu voz, no el nivel del mar", el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) pone en marcha un nuevo Día Mundial del Medio Ambiente (DMMA), en el que los organizadores promueven la concienciación y la necesidad de proteger nuestro entorno natural. En este día, el UNEP ha optado por sensibilizar acerca de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo y el riesgo en el que se encuentran a causa del cambio climático. Urge la necesidad de proteger a las islas de estos continuos y cada vez más riesgosos fenómenos naturales fruto de la acción humana. Así lo afirman los organizadores, ya que el cuidado del planeta es responsabilidad de todos y es necesario que todos seamos agentes de cambio si queremos recuperar y prosperar en la Tierra.

No hay comentarios: