lunes, 3 de febrero de 2014

Gas natural: ¡Contaminación gaseosa!

El gas natural, es una de las varias e importantes fuentes de energía no renovables formada por una mezcla de gases ligeros que se encuentra frecuentemente en yacimientos de petróleo, disuelto o asociado con el petróleo o en depósitos de carbón. Aunque su composición varía en función del yacimiento del que se saca, está compuesto principalmente por metano en cantidades que comúnmente pueden superar el 90 ó 95% y suele contener otros gases como nitrógeno, helio, mercaptanos y otros. Como ejemplo de contaminantes cabe mencionar el gas no-asociado de Kapuni (NZ) que contiene hasta 49% de CO2. Como fuentes adicionales de este recurso natural, se están investigando los yacimientos de hidratos de metano que, según estimaciones, pueden suponer una reserva energética muy superiores a las actuales de gas natural. El gas natural puede ser empleado para producir hidrógeno que se puede utilizar en los vehículos de hidrógeno. 1 Nm3 (Normal metro cúbico, metro cúbico en condiciones normales, 20 °C de temperatura y 1 atmósfera de presión) de gas natural produce aproximadamente 10,4 kWh. El CO2 y los otros hidrocarburos; etano, propano, butano. Expulsado a la atmósfera por el gas producen una reacción solar menos energética. Esto, pues produce que la tierra se vea afectada por un incremento de 0,2-0,5 °C cada década ya que los rayos del sol inciden en la atmósfera pero una parte de ellos no sale y se refleja a la tierra. El gas natural es causante de la contaminación tanto por su uso como por su producción y transporte. Uno de los problemas más estudiados en la actualidad es el que surge de la inmensa cantidad de CO2 que estamos emitiendo a la atmósfera al quemar los combustibles fósiles (gas natural y petróleo). Como estudiamos con detalle, este gas tiene un importante efecto invernadero y está provocando el Calentamiento Global de todo el planeta con cambios en el clima que son catastróficos, como los súper desastres naturales sucedidos en esta última década. Otro impacto negativo asociado a la quema de petróleo y gas natural es la lluvia ácida, en este caso no tanto por la producción de óxidos de azufre, como en el caso del carbón, sino sobre todo por la producción de óxidos de nitrógeno. Los daños derivados de la producción y el transporte se producen sobre todo por los vertidos de petróleo, accidentales o no, y por el trabajo en las refinerías. El gas natural es causante directo del Calentamiento Global. Algunos estados (provincias para nosotros) de Estados Unidos son dependientes del gas natural, pero con la administración Obama se buscó la asesoría del gobierno brasileño para no seguir contaminando y aprovechar  las energías verdes. Siguiendo el ejemplo de Estados Unidos, ahora Argentina, Chile y México realizaron  acuerdos en el uso de energías limpias con Brasil. Hace dos años atrás se encontró un gran yacimiento petrolero en Brasil, ya ahora Brasil invierte menos en energías limpias. Estados Unidos también ha retrocedido en energías  verdes debido al descubrimiento del  Petróleo de esquisto, convirtiéndose en una potencia petrolera. Perú debe seguir el ejemplo de Alemania y/o Japón,  ya estas potencias invierten millones energías verdes.  El Gas de Camisea en realidad es gas natural, lo que nos convierte en dependientes de la economía del petróleo. Al subir el petróleo también aumenta el costo de la vida en el Perú (como sucede en los demás países dependientes del petróleo en Latinoamérica), lo que no sucede con Alemania y algunos países europeos. 

No hay comentarios: