martes, 24 de septiembre de 2013

Hacia la vacuna universal contra la gripe

Médicos investigadores en virología del Imperial College de Londres aseguraron haber encontrado un "plan de acción" que garantizaría la creación de una vacuna universal capaz de proteger al cuerpo humano de todos los tipos de gripe. Según la publicación Nature Medicine, los científicos hallarán la dosis preventiva luego de ser los primeros en centrar sus investigaciones y experimentos en el núcleo del virus, el mismo que origina la constante mutación por lo que las vacunas que se han desarrollado hasta el momento tienen una vida muy limitada. El equipo de expertos identificó una "correlación inmunológica" entre todas las variantes del virus: el material que compone su núcleo. Seguros de este primer descubrimiento, los galenos han dirigido sus estudios a lidiar con esta parte del virus y ya no contra las proteínas que las envuelven. Los científicos toman el ejemplo de la gripe estacional para graficar de manera más sencilla el procedimiento que van a realizar. "Esta tipo de infección es tan común porque las proteínas que protegen al núcleo cambian año en año por lo que las vacunas se vuelven inútiles, cosa que no sucedería si se apunta al centro del virus", explican. La publicación añade que el sistema inmunológico humano posee unas células llamadas T y que serían capaces de combatir con las sustancias del núcleo de esta sepa. "A diferencia de los anticuerpos, éstas (células T) se dirigen al núcleo del virus, que no cambia estacionalmente, ni siquiera en el caso de las nuevos virus pandémicas", finalizan los investigadores.
Los científicos británicos identificaron una serie de compuestos que podrían conducir a una vacuna que proteja contra todas las cepas del virus de influenza. Una vacuna que ataque proteínas internas del virus podría ofrecer inmunidad universal. Se trata de un grupo de péptidos (proteínas) que se encuentran en las estructuras internas del virus de gripe, los cuales parecen activar los mecanismos de respuesta del sistema inmune. Como estos compuestos se encuentran en todas las cepas del virus y casi no cambian a lo largo del tiempo, una vacuna que pueda atacarlos ofrecería inmunidad contra todas las variantes de la enfermedad, incluidas la gripe estacional, la aviar y la porcina, afirman los científicos. La investigación, que aparece publicada en la revista Nature Medicine, fue llevada a cabo en las universidades de Southampton y Oxford, Inglaterra, y la empresa Retroscreen Virology Ltd. El estudio utilizó un método de análisis en el que se aisló a 41 voluntarios sanos en una unidad de investigación y se les infectó con distintas cepas del virus de gripe. Este aislamiento permitió a los investigadores mantener condiciones "estériles" para asegurarse de que los participantes no estaban contagiados previamente con algún otro patógeno.
Cuando los participantes ya habían sido contagiados se les tomaron muestras de sangre a intervalos regulares para observar cómo respondía su sistema inmune a la infección viral. Los científicos descubrieron que los individuos con niveles más altos de un tipo de células inmunes, llamadas células T, lograron defenderse mejor de la infección. Notaron que estas células T respondían a los péptidos ubicados en las estructuras internas del virus. Esto es importante porque a diferencia de las estructuras externas del virus de gripe, que cambian regular y rápidamente para crear nuevas cepas de virus y defenderse de los ataques del sistema inmune, las estructuras internas cambian muy poco y muy lentamente. Por eso, afirman los investigadores, si se logra desarrollar una vacuna que incremente los niveles de células T para atacar estos péptidos internos se podrá obtener una inmunidad para todas las cepas de gripe.

No hay comentarios: