sábado, 31 de agosto de 2013

Desaceleración del Calentamiento Global es temporal

Las observaciones científicas de la última década han constatado que se ha producido una desaceleración del calentamiento global que, según una investigación española del Instituto Catalán de Ciencias del Clima (IC3), es temporal y está producida por el efecto de la variabilidad natural del sistema climático. El estudio, que publico la revista científica Nature Climate Change, concluye que esta desaceleración del calentamiento del planeta "enmascara temporalmente el impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero". Según las proyecciones climáticas producidas y analizadas en la redacción del cuarto y último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), publicado en 2007, se esperaba un aumento de la temperatura media de nuestro planeta de unos 0,2 grados centígrados por década durante las siguientes dos décadas. No obstante, según las observaciones más recientes, la última década ha tenido una desaceleración clara en el calentamiento global, lo que ha suscitado un debate dentro de la comunidad científica y el desarrollo de diversas hipótesis para explicar su origen.
Según ha informado el IC3, los científicos han barajado diferentes teorías para explicar esta pausa en el calentamiento global, pero el estudio constata que la hipótesis más plausible es que la desaceleración del calentamiento "se debe principalmente al incremento de la absorción de calor por el océano Atlántico y la banda tropical simultáneamente". El estudio, liderado por la investigadora de predicción estacional y decadal del clima Virginie Guemas se inclina por esta explicación tras analizar las observaciones más recientes y efectuar un conjunto de previsiones climáticas retrospectivas con el modelo climático EC-Earth, utilizando datos de partida de la mejor estimación del estado del clima observado. Según el IC3, la coincidencia de estos dos factores "ha permitido la compensación de la energía absorbida por el planeta a través del efecto invernadero", es decir, la desaceleración observada del calentamiento global en la última década "corresponde con el efecto de la variabilidad natural del sistema climático, que enmascara temporalmente el impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero".
Científicos en California, EE.UU., dijeron que la desaceleración del ritmo del calentamiento global se debe al enfriamiento natural de una parte del Océano Pacífico. Sus resultados, publicados en la revista Nature, ayudan a explicar por qué las temperaturas han aumentado más lentamente en los últimos 15 años. Los investigadores aseguran que las aguas más frías en el Océano Pacífico oriental han contrarrestado el aumento de los niveles de dióxido de carbono. El fenómeno que se conoce como “un hiato en el calentamiento” ha elevado las esperanzas de sea más fácil y barato lograr metas de largo plazo para limitar los aumentos de temperatura y así evitar más olas de calor, sequías, inundaciones y aumento del nivel de los mares. Los científicos, sin embargo, advierten que el Pacífico entrará en una fase más cálida y que en ese momento, las temperaturas medias globales se acelerarán de nuevo.

lunes, 19 de agosto de 2013

Olinguito, nueva especie de mamífero descubierta

Su nombre es olinguito, vive en los bosques de niebla de Colombia y Ecuador y es el protagonista de un importante descubrimiento científico: es la primera nueva especie de carnívoro que se identifica en el hemisferio occidental en 35 años. Este nuevo miembro de la familia de los mapaches fue presentado en Washington este jueves por el hombre que lideró la investigación: Kristofer Helgen, un zoólogo del Museo de Historia Natural del Smithsonian, que alberga la colección más grande de mamíferos del mundo. Según el Smithsonian, esta es una criatura misteriosa que ha sido víctima de una identidad equivocada por más de 100 años. El viaje para descubrirlo llevó a los científicos desde las profundidades de un museo en Chicago a los bosques de niebla de Sudamérica y de ahí a laboratorios genéticos de Washington.
"La ciencia no conoce muchas de las especies del mundo. Documentarlas es el primer paso hacia la comprensión de la gran riqueza y diversidad de la vida sobre la Tierra", aseguró Helgen, quien explicó su hallazgo en una conferencia de prensa.
En los corredores de esta inmensa colección del Smithsonian, que tiene 600.000 especímenes, Helgen tiene la labor de descubrir nuevas especies. Ya encontró al murciélago más grande del mundo y al mandicut más pequeño -un marsupial australiano- pero no duda en afirmar que el olinguito es su principal descubrimiento. Su primera pista llegó cuando estaba revisando una muestra de restos de animales en un museo de Chicago. Allá notó un espécimen que no reconocía. Intrigado, se puso la tarea de comparar el ADN de este animal con el de otras cinco especies conocidas, hasta que encontró que se trataba de algo nuevo. Con ayuda de las especies relacionadas, lo halló en los bosques de niebla de Colombia y Ecuador. Helgen explicó que no quería mostrar simplemente los restos de una nueva especie, sino descubrir si vivía en algún lugar y eso lo llevó a Ecuador. Lo hizo con un equipo de EE.UU. y Ecuador, con ayuda de un científico ecuatoriano llamado Miguel Pinto. Pinto creía haber visto a un olinguito antes y grabó su imagen en las selvas tropicales de su país con una cámara. Eso llevó a Helgen y su equipo a una expedición de tres semanas para encontrar al animal.
El olinguito es carnívoro, pero se alimenta principalmente de fruta. Ahora se sabe que el olinguito vive en varias áreas protegidas que van del centro de Colombia al occidente de Ecuador. Aunque es un carnívoro, se alimenta principalmente de fruta. Sale de noche y vive solo. Los científicos ahora creen que entre 1967 y 1976, un olinguito fue exhibido en varios zoológicos del país, sólo que lo confundieron con una especie parecida y no entendían por qué no se podía reproducir. Fue trasladado de un zoológico a otro, hasta que murió sin ser identificado. Pero ahora y gracias a esta investigación, ya se conocen los primeros detalles del olinguito. Y ese es el primer paso: ahora falta determinar, entre otros aspectos, cuántos animales hay, así como averiguar más detalles de su hábitat. Helgen asegura en la rueda de prensa que aunque la especie no está en peligro, "hay razones para estar preocupados". La razón es que, según los científicos del Smithsonian, 42% del hábitat histórico del olinguito ya ha sido convertido a la agricultura o a áreas urbanas. Pero la preservación del olinguito y su hábitat es un tema para más adelante. Por ahora, la atención está puesta en la novedad de la especie.
"Un animal como el olinguito, descubierto en pleno siglo XXI...esta historia nos recuerda que este mundo no está explorado y que para los mamíferos, la era del descubrimiento está lejos de terminar", asegura Helgen.
"El olinguito nos pone a pensar: ¿Qué más estará allá afuera?".