domingo, 21 de julio de 2013

Pistas que absorben la contaminación

El 2010, en Hengelo, Holanda, investigadores de la Universidad Técnica de Eindhoven, instalaron cemento purificador de aire en un camino de la ciudad. En ese entonces, el investigador encargado, Jos Brouwers, afirmaba que “podía ser una solución viable para las zonas internas de las ciudades donde haya problemas de contaminación del aire”. Ahora, los investigadores han publicado los resultados en un trabajo al que titularon: "Demostración a Escala Completa de Pavimento Purificador de Aire"(EcoGranic). El pavimento fotocatalítico usado en Hengelo, fue rociado con óxido de titanio (TiO2), que es un químico que puede tomar los contaminantes del aire, como el óxido de nitrógeno, y convertirlos en algo menos dañino, como nitratos. Los resultados publicados, muestran que este pavimento puede reducir hasta en 45% los contaminantes del aire, en las condiciones ideales de clima, lo que significa una reducción diaria promedio de 19%. También en Estados Unidos, en Abril de este año, se ha implementado una versión del pavimento en ciclovías y carriles de parqueo en Chicago. Si bien, el experimento es un gran avance, no es algo totalmente nuevo. En el año 2006, la empresa italiana ‘Italcementi’, presentó un pavimento con óxido de titanio, y su producto llegó a ser nombrado entre las “Mejores Invenciones del Año 2008” por la revista Time. El costo de construcción de caminos con este aditivo no es barato, puede incrementarse hasta en 50%. Sin embargo, el beneficio para la salud puede ser muy significativo.
El 2006, en una entrevista para el New York Times, el Dr. Howard Liljestrand, especialista en química medio-ambiental de la Universidad de Texas en Austin, declaraba: “Filosóficamente es mejor nunca generar contaminantes, que buscar maneras de destruir contaminantes; pero esta es una técnica útil para los contaminantes del aire que la humanidad ya está haciendo” y añadió -sobre los catalizadores fotocatalíticos- : “tienden a perder su efectividad con el paso del tiempo”. Hasta ahora, sin embargo científicos de Estados Unidos, China y Sudáfrica han expresado interés en el potencial revolucionario de esta nueva tecnología, pese a sus limitaciones.
Entretanto, en Chicago, Estados Unidos, acaban de abrir un camino o pista para bicicletas con un suelo parecido, que también se traga la nube tóxica de la ciudad. La senda para bicis en Blue Island Avenue, inaugurada en abril de este año, forma parte de un multimillonario proyecto ecológico en el que también se pusieron farolas que alumbran con energía solar y eólica. La avenida fue descrita por las autoridades de la ciudad como la calle más verde de Estados Unidos.

No hay comentarios: