miércoles, 27 de febrero de 2013

Encuentran continente prehistórico

Mauritia, el continente prehistórico escondido bajo el agua. El supercontinente Rodinia se fracturó hace unos 750 millones de años. Al separarse mucho después India y Madagascar se habría desprendido el microcontinente Mauritia. Fragmentos de un antiguo continente se encuentran enterrados bajo masas de lava en el fondo del Océano Índico, según un nuevo estudio. Un equipo internacional de científicos encontró restos de una masa terrestre que se habría desprendido hace cerca de 60 millones de años, cuando India y Madagascar se separaron. El lecho del Océano Índico podría ocultar otros fragmentos desprendidos cuando los supercontinentes se fracturaron formando los continentes actuales. Los investigadores creen que las Islas Seychelles podrían ser un ejemplo visible de fragmento continental. Hasta hace aproximandamente 750 millones de años, la masa terrestre de nuestro planeta estaba concentrada en un único gran continente llamado Rodinia. Si bien India y Madagascar se encuentran actualmente separados por miles de kilómetros de océano, en el pasado se hallaban uno al lado del otro. Los científicos creen ahora haber encontrado pruebas de la existencia de una delgada franja de tierra, un microcontinente, que estuvo ubicado precisamente entre India y Madagascar. Los investigadores llegaron a esa conclusión luego de examinar granos de arena de lava de las playas de Mauricio.
Cuando los continentes migraron a sus posiciones actuales, los fragmentos de Mauritia se perdieron en el océano. Si bien los granos provienen de una erupción volcánica que tuvo lugar hace cerca de nueve millones de años, contienen minerales mucho más antiguos: cristales de silicato de circonio resistentes a la erosión, con una antigüedad de entre 600 y 1.970 millones de años.
"Pudimos extraer cristales de circonio de la arena y este mineral es típico de la corteza continental. Son muy antiguos", dijo el profesor Trond Torsvik, de la Universidad de Oslo, Noruega, uno de los investigadores.
os científicos, de Noruega, Reino Unido, Sudáfrica y Alemania, concluyeron que los cristales de circonio eran restos de material que subió desde las profundidades de la Tierra hasta la superficie de la isla durante una erupción volcánica. La ruptura de los continentes suele asociarse a erupciones. Burbujas gigantes de roca caliente se elevan desde capas más profundas, ablandando las placas tectónicas que se acaban fracturando. Torsvik cree que pueden hallarse fragmentos de Mauritia a unos diez kilómetros de profundidad bajo la isla Mauricio y bajo un segmento del Océano Índico. El microcontinente habría existido durante millones de años, desde la Era Precámbrica, cuando la Tierra no albergaba vida, hasta la era de los dinosaurios. Pero cuando India comenzó a separarse de Madagascar derivando a su posición actual, el microcontinente se habría fragmentado y habría desaparecido debajo del mar. Otros fragmentos continentales podrían existir en el Océano Índico, según los investigadores.
"En el pasado las Islas Seychelles estuvieron al norte de Madgascar. Lo que estamos diciendo es que hay muchos de estos fragmentos continentales esparcidos en el océano"
"Actualmente las Islas Seychelles son una masa de granito o corteza continental prácticamente en el medio del Índico", explicó Torsvik.
"Pero en el pasado estas islas estuvieron al norte de Madagascar. Lo que estamos diciendo es que hay muchos de estos fragmentos continentales esparcidos en el océano".
El científico agregó que se requieren más investigaciones para determinar qué restos permanecen del microcontinente Mauritia. "Necesitamos datos sísmicos. También podríamos hacer perforaciones a grandes profundidades, pero eso costaría mucho dinero". El estudio fue publicado en la revista Nature Geoscience.

viernes, 15 de febrero de 2013

Rusia: Centenares de heridos por la lluvia de meteoritos

El último balance del Ministerio del Interior ruso es de alrededor de 950 heridos por la lluvia de meteoritos sufrida en la mañana del viernes, incluidos 200 niños. Las autoridades han informado de la hospitalización de 112 personas, tres de ellas en estado grave. La inmensa mayoría de los heridos se han producido en la región de Cheliabinsk y buena parte de ellos han sufrido cortes por los cristales de las ventanas que estallaron a causa de la onda expansiva. El presidente Putin ha ordenado ayuda inmediata a los afectados. Las autoridades rusas han confirmado que el meteorito que ha afectado este viernes a la zona de Urales, en Rusia, era un cuerpo de gran tamaño que circulaba a 30 kilómetros por segundo y que se desintegró "en pequeños fragmentos" antes de llegar a tierra. Según el Observatorio de Yekaterimburgo y el Ministerio de Situaciones de Emergencia, una sucesión de partículas de meteoritos acompañada con surcos de humo impactó sobre las regiones de Cheliabinsk, Sverdlovsk, Kurgan y Tyumen (todas ellas en el centro de Rusia), así como en el norte de Kazajistán, hacia las cinco y media de la madrugada, hora española.
La Agencia Nacional Espacial, Roscosmos, ha confirmado las estimaciones anteriores del Ministerio del Interior según las cuales se ha tratado de un meteorito de gran tamaño que se desintegró antes de llegar a tierra "en pequeños fragmentos" y ha afirmado que el artefacto se trasladaba a una velocidad "de 30 kilómetros por segundo".
Según RIA Novosti, las autoridades están intentando determinar dónde han caído los fragmentos. El gobernador de Cheliabinsk, Mijail Yurevich, ha informado de que uno de los restos se precipitó en un lago situado a un kilómetro de la ciudad de Chebarkul. Aparte, un fragmento ha causado el hundimiento del techo de una factoría de zinc en Cheliabinsk, según Interior. También se ha informado de la presencia de fragmentos en las regiones de Tyumen, Kurgan y Sverdlovsk. "Todos los habitantes de la ciudad quedaron deslumbrados por luces cegadoras, muy brillantes", ha declarado a RIA Novosti un profesor de escuela de Cheliabinsk. "De repente todo se volvió muy brillante, horriblemente brillante" con una "luz blanca inusual", ha añadido. Las autoridades han movilizado a cerca de 20.000 rescatistas de los servicios de emergencia y han asegurado que los niveles de radiación se mantienen dentro de la normalidad. La agencia nuclear rusa, Rosatom, ha informado de que las centrales atómicas de la zona funcionan sin problemas.
Por su parte, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha asegurado en su cuenta de Twitter, sin más detalles, que el meteorito no tiene "ninguna relación" con el asteroide 2012 DA14, cuyo paso está previsto para este mismo día a unos 27.000 kilómetros de distancia de la Tierra. La Agencia Espacial estadounidense (NASA) ha informado de que el asteroide 2012 DA14, de entre 45 y 95 metros de diámetro, pasará a las 21.24 horas de este viernes a unos 27.000 kilómetros de distancia de la Tierra. Se trataría del asteroide más cercano a nuestro planeta desde que los científicos comenzaron a observarlos rutinariamente, hace unos quince años. Los satélites de comunicación o meteorológicos suelen orbitar a unos 36.000 kilómetros. Tatiana Bordovitsina, profesora de astronomía de la Universidad Estatal de Tomsk, en el oeste de Siberia, aseguró dos horas antes del comunicado de la ESA a la agencia rusa de noticias RIA Novosti que el meteorito que impactó esta madrugada --en numerosos fragmentos-- sobre la zona de los Urales podría proceder del asteroide, aunque admitió que se necesitaba una investigación más a fondo.

jueves, 7 de febrero de 2013

Gabón: Masacre de elefantes africanos

Más de 11.000 elefantes han muertos en Gabón a manos de cazadores furtivos de marfil desde el 2004, según un reciente estudio. El país es el hogar de más de la mitad de los elefantes africanos de bosque, los cuales son altamente valorados por la calidad de sus colmillos. Matan elefantes con ametralladoras por el marfil. La batalla para acabar con el comercio ilegal del "oro blanco". Los activistas dicen que la situación en lo que se creía era un refugio seguro para estos elefantes está "fuera de control". Atribuyen esto a la elevada demanda de joyas y otros productos de marfil en Asia. Estos nuevos resultados ilustran con crudeza cuán dramática se ha vuelto la situación.
Gabón cuenta con cerca del 13% de los bosques de África Central, pero es el hogar de unos 40.000 elefantes de bosque, una especie más pequeña que atrae a los cazadores furtivos porque su marfil está teñido de rosa y es de gran dureza. El profesor Lee White, quien dirige el sistema de parques nacionales de Gabón, dice que a pesar de sus mejores esfuerzos, la situación se está saliendo de control. La nueva investigación fue llevada a cabo por la agencia de parques nacionales de Gabón (ANPN por sus siglas en francés), junto con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) y la Sociedad de Conservación de la Fauna (WCS por sus siglas en inglés).
La doctora Fiona Maisels de la WCS explicó que analizaron la población de elefantes en el parque nacional Minkébé y lo comparó con los datos recogidos en la misma zona hace nueve años. "Entre 44% y 77% de los elefantes han muerto", dijo. "En otras palabras, 11.000 elefantes se han perdido desde 2004". Gran parte de la atención sobre la caza furtiva de elefantes ha tenido lugar en la vecina República Democrática del Congo, pero con el aumento de la demanda de marfil y los precios disparados en los últimos años, los cazadores furtivos han buscado a los elefantes de bosque en las vastas extensiones de Minkébé. Y a pesar de los esfuerzos del gobierno de Gabón para reforzar las patrullas contra la caza furtiva, según Bas Huijbregts, de WWF, las autoridades han fracasado. "En un área como la de Minkébé, que es de unos 30.000 kilómetros cuadrados -aproximadamente del tamaño de Bélgica- sin ningún tipo de carreteras, es muy difícil rastrear los cazadores furtivos", dijo.
Las autoridades estiman que entre 50 y 100 elefantes muriendo cada día en el parque en 2011. Gran parte de la caza furtiva ha sido llevada a cabo por bandas del vecino Camerún y que el marfil es transportado a través de la frontera norte por cargadores. Los altos precios que se pagan por el marfil en los mercados asiáticos están generado una reacción en cadena sobre los intentos de controlar el comercio en Gabón, dice Bas Huijbregts. Al tratarse de un producto de alto valor, está corrompiendo a las autoridades gubernamentales en todos los niveles: hay puestos de control en todo el lugar, pero nunca nadie detecta ese marfil. Cuando se producen detenciones, a menudo éstas son obstaculizadas por gente del gobierno que también tiene una participación en el comercio. En junio del año pasado el presidente de Gabón, Alí Bongo Ondimba, ordenó quemar la reserva de marfil confiscada en el país. Sin embargo, la caza furtiva continúa y está llevando a que muchos conservacionistas pongan en duda la supervivencia a largo plazo de los elefantes en África.
Grupos ecológicos dicen que la reunión, el próximo mes, de la convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas (CITES, por sus siglas en inglés) será una oportunidad para que los gobiernos mundiales fortalezcan las medidas en contra de la caza furtiva de marfil. En el Reino Unido, WWF está a la búsqueda de un millón de firmas para una petición orientada a acabar con ciertas lagunas legales que permiten el comercio de marfil.