sábado, 17 de noviembre de 2012

Energía nuclear: Limpia y segura

La energía nuclear, es la energía que se libera espontánea o artificialmente en las reacciones nucleares. Actualmente se aprovecha esta energía en la obtención de energía eléctrica, térmica y mecánica a partir de reacciones nucleares. También para las naves espaciales, barcos comerciales y automóviles. Así, es común referirse a la energía nuclear no solo como el resultado de una reacción sino como un concepto más amplio que incluye los conocimientos y técnicas que permiten la utilización de esta energía por parte del ser humano. Los dos sistemas más investigados y trabajados para la obtención de energía aprovechable a partir de la energía nuclear de forma masiva son la fisión nuclear y la fusión nuclear. La energía nuclear puede transformarse de forma descontrolada, dando lugar al armamento nuclear; o controlada en reactores nucleares en los que se produce energía eléctrica, energía mecánica o energía térmica. Tanto los materiales usados como el diseño de las instalaciones son completamente diferentes en cada caso. Otra técnica, empleada principalmente en pilas de mucha duración para sistemas que requieren poco consumo eléctrico, es la utilización de generadores termoeléctricos de radioisótopos (GTR, o RTG en inglés), en los que se aprovechan los distintos modos de desintegración para generar electricidad en sistemas de termopares a partir del calor transferido por una fuente radiactiva. La energía desprendida en esos procesos nucleares suele aparecer en forma de partículas subatómicas en movimiento. Esas partículas, al frenarse en la materia que las rodea, producen energía térmica. Esta energía térmica se transforma en energía mecánica utilizando motores de combustión externa, como las turbina de vapor. Dicha energía mecánica se emplea en el transporte, como por ejemplo en los buques nucleares; o para la generación de energía eléctrica en las centrales nucleares.
Una central nuclear es una instalación industrial empleada para la generación de energía eléctrica a partir de energía nuclear, que se caracteriza por el empleo de materiales fisionables que mediante reacciones nucleares proporcionan calor. Este calor es empleado por un ciclo termodinámico convencional para mover un alternador y producir energía eléctrica. Estas centrales constan de uno o varios reactores, que son contenedores (llamados habitualmente vasijas) en cuyo interior se albergan varillas u otras configuraciones geométricas de minerales con algún elemento fisil (es decir, que puede fisionarse) o fértil (que puede convertirse en fisil por reacciones nucleares), usualmente uranio, y en algunos combustibles también plutonio, generado a partir de la activación del uranio. En el proceso de fisión radiactiva, se establece una reacción que es sostenida y moderada mediante el empleo de elementos auxiliares dependientes del tipo de tecnología empleada. La energía nuclear, genera un tercio de la energía eléctrica que se produce en la Unión Europea (UE), evitando así, la emisión de 700 millones de toneladas de dióxido de carbono por año a la atmosfera. Por otra parte, también se evitan otras emisiones de elementos contaminantes que se generan en el uso de combustibles fósiles. Además, se reducen el consumo de las reservas de combustibles fósiles, generando con muy poca cantidad de combustible muchísima mayor energía, evitando así gastos en transportes, residuos y otros. En Latinoamérica poseen centrales nucleares: Argentina, México y Brasil, ahorrando muchos millones de dólares y aumentando la calidad de vida de sus ciudadanos.
Las corporaciones petroleras y la organización de países exportadores de petróleo u OPEP (incluyendo Venezuela), que son todos países árabes musulmanes se oponen a las energías renovables, pues perderían millones de dólares. Aprovechándose de la fuga de radiación luego del súper terremoto y súper tsunami en Japón, se ha iniciado una campaña de satanización de la energía nuclear, cuando esta es la más segura y la que ha mejorado con los años, gracias al avance de la tecnología. Hoy, hay automóviles y barcos que aprovechan esta energía eterna y limpia.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Guacamayo rojo en peligro de extinción

El guacamayo rojo o guacamayo aliverde (Ara chloropterus), es una especie de ave de la familia de los loros (Psittacidae), del orden Psittaciformes. Son grandes guacamayos que atraen la atención por su vívido y espectacular colorido, y su llamado estridente con el que se comunican durante el vuelo. Los ejemplares jóvenes se parecen a los adultos, pero tienen la cola más corta. Por lo general, se encuentran en parejas o en grupos pequeños, tal vez familiares; a veces se asocian con otros guacamayos, especialmente en tierra, donde se reúnen en grandes grupos para consumir arenas minerales expuestas. Se alimentan de semillas, frutas y nueces. Esta especie se distribuye en amplio rango por toda Sudamérica, desde el este de Panamá, noroeste y este de Colombia, este del Perú y Ecuador, toda Venezuela, las tres Guayanas, Brasil, nordeste y este de Bolivia y Paraguay y el norte de Argentina.
Actualmente se encuentra en peligro de extinción, ya que es capturado por los traficantes de animales y comercializado como ave de compañía. Inclusive muchas de estas aves mueren en el proceso de contrabando, ya que son transportadas en cajas sin posibilidad de respirar oxígeno. Cuando se utiliza como animal de compañía, es un ave inteligente e inquisitiva pero es quizás, de todos los grandes guacamayos, el que peor lleva la soledad, por lo que es recomendable que viva con otra ave, que no tiene que ser necesariamente de su especie. Su gran tamaño y su enorme actividad hacen que requiera grandes jaulas y sitio para moverse. Su cría en cautividad es más complicada que la de otros grandes guacamayos. En algunos países está prohibida esta actividad.