sábado, 5 de marzo de 2011

Medicina regenerativa

Medicina regenerativa o Ingeniería de tejidos, es la rama de la bioingeniería que se sirve de la combinación de células, métodos de ingeniería de materiales, bioquímica y fisicoquímica para mejorar o reemplazar funciones biológicas. La ingeniería de tejidos cubre un amplio rango de aplicaciones desde reparar o reemplazar parcial o totalmente tejidos (por ejemplo hueso, cartílago, válvulas del corazón, vejiga, etc.). A menudo, los tejidos implicados requieren ciertas propiedades mecánicas y estructuras para su propia función. Esta ingeniería es una especialidad que aplica los principios de la ingeniería y las ciencias de la vida a la fabricación de sustitutos biológicos que mantengan, mejoren o restauren la función de los órganos y tejidos en el cuerpo humano. De naturaleza eminentemente interdisciplinaria, la ingeniería de tejidos incluye conceptos de ramas tan diversas como la biología celular, la microfabricación, la robótica y la ciencia de los materiales para diseñar partes de reemplazo del cuerpo humano.
Durante los últimos 50 años, el desarrollo de la biología celular y molecular, con sus grandes logros técnicos y científicos, han hecho posible el poder restaurar o mejorar la función de órganos y tejidos lesionados por enfermedades o traumatismos. La cirugía de trasplantes a partir de órganos y tejidos extraídos de donantes es parte de esta medicina reparadora. En 1975, el equipo del Dr. Rheinwald a partir de los trabajos con una línea celular epitelial cutánea o queratinocitos originada de un teratoma de ratón, establecieron las condiciones necesarias y fundamentales para cultivar, de forma indefinida, este tipo de células. El desarrollo in vivo de las células de la piel, así como su diferenciación y multiplicación, dependen de complejas interacciones con la matriz extracelular, así como de diferentes estímulos procedentes de los fibroblastos y sus productos. Su primera aplicación clínica se produce en 1980, el equipo del Dr. Banks-Schelegel demuestra la viabilidad del epitelio cutáneo obtenido in vitro empleándolo como injerto en animales de experimentación, lo cual llevó al perfeccionamiento de estas técnicas haciendo posible la utilización de estos tejidos, obtenidos en el laboratorio, en la práctica clínica.
Actualmente, la medicina regenerativa también incluye la clonación de órganos como la mejor opción para las personas que necesitan un donante de órgano. Desde que se descubrió el mapa genético esto acelero las investigaciones sobre las clonaciones de órganos y sus alternativas. Con la diferencia que la clonación de órganos permite eliminar alguna falla genética y así alargar la vida del paciente, como en el caso de los enfermos de leucemia u otra enfermedad. El problema de los trasplantes es la resistencia del cuerpo a aceptar un órgano extraño, ya que este no contiene el mismo código genético. Aunque hoy ese inconveniente se ha logrado superar. Por el momento los tratamientos genéticos y de clonación solo es usado a los soldados que han perdido miembros en la ultimas guerras, todavía su uso no se aplica para nosotros los civiles. Lamentablemente, tanto la Iglesia Católica como algunos grupos cristianos fundamentalistas no católicos, se oponen a la clonación de órganos pues tiene miedo que en el futuro se clone un ser humano. Pero este temor, recaería sobre los militares por buscar el soldado perfecto no sobre los civiles o los científicos que buscan ayudar a miles de personas enfermas que necesitan de algún órgano para seguir viviendo.
Prótesis robóticas, que también se les considera parte de la medicina regenerativa pero su uso se da mas en los países desarrollados de Europa, Japón o Estados Unidos. Estas prótesis mejoran la calidad de vida de las personas que han sufrido algún accidente automovilístico o de alguna guerra, e inclusive atentado terrorista. Al ser partes robóticas con forma humana la persona realiza actividades como cualquier persona normal. Lamentablemente, estas mejoras de la salud no se dan en los continentes pobres de Latinoamérica o África, ya que los gobiernos de turno no están interesados en mejor la salud de sus pueblos.