martes, 25 de enero de 2011

Oso polar en peligro de extinción

El Oso Polar u oso blanco es el más grande mamífero carnívoro de la Tierra. Vive en las zonas heladas de los polos, principalmente en el Polo Norte. Presenta un perfil más alargado que el de otros osos y las patas más desarrolladas, tanto para caminar como para nadar largas distancias. Las orejas y la cola son muy reducidas, para mantener mejor el calor corporal, al igual que en muchos otros mamíferos árticos. En esto también colaboran una gruesa capa de grasa subcutánea y un denso pelaje, que en realidad no es blanco, sino translúcido, formado por miles de pelos huecos (que al estar llenos de aire, son un buen aislante térmico). Bajo el pelaje se encuentra la piel, que es negra para atraer mejor la radiación solar y aumentar así el calor corporal. La luz ordinaria se refleja sobre el pelaje, generando normalmente la falsa sensación de blancura. No obstante, en determinados momentos y lugares puede verse amarillenta o incluso parda clara. La pérdida del calor corporal se encuentra muy reducida, tanto por el pelaje y el color de la dermis como por el espeso panículo adiposo que se encuentra bajo la piel y que sólo se adelgaza en la cabeza, especialmente en la nariz. Durante el verano estos osos adelgazan y al poseer muy densamente vascularizados los músculos pueden irradiar entonces el exceso de calor. Los machos adultos alcanzan normalmente pesos de entre 400 y 500 Kg., aunque se conocen ejemplares excepcionalmente grandes que alcanzaron o incluso superaron los 1.000 Kg. Las hembras suelen pesar de 200 a 300 Kg.; sin embargo, en el tiempo en el que acumulan grasa antes de dar a luz, pueden pesar cerca de media tonelada. Los machos miden en promedio 2,5 m de largo, mientras que las hembras rondan los 2 m. Esta especie es la más carnívora de todos los osos, aunque ingieren una parte ínfima de vegetales durante el verano ártico. Nadan con facilidad, pero capturan a sus presas en tierra o sobre el hielo, siendo los depredadores dominantes. Las focas y algunas ballenas, son capturadas cuando abren agujeros en el hielo para respirar. En verano rastrean el aire con su poderoso olfato, a la búsqueda de crías de foca resguardadas en cámaras bajo el hielo. Raramente se acercan a las colonias reproductivas de las morsas, donde capturan ejemplares jóvenes. En invierno suelen ser seguidos por decenas de zorros árticos que devoran las carroñas que deja a su paso, pero nunca los atacan. Los hábitos de estos animales son casi siempre solitarios, y son frecuentes las peleas entre machos para aparearse con las hembras y las peleas entre individuos de cualquier sexo para apoderarse de la comida. Algunos ejemplares se acercan a áreas habitadas, donde roban pescado puesto a secar o rebuscan en la basura. El período de apareamiento (único en que los osos de ambos sexos se reúnen y se tratan de forma amistosa) es entre Abril y Mayo. Sólo las hembras preñadas buscan refugio durante el invierno (aunque no hibernan), dando a luz una o dos crías durante el invierno en un refugio excavado en el hielo. El resto de los individuos siguen siendo activos a pesar de la oscuridad y frío extremo que reinan en el ambiente y vagabundean a la búsqueda de comida sobre la plataforma helada. Las madres no comen nada durante este periodo, sino que viven de la grasa que han acumulado en su cuerpo durante el invierno, mientras que los cachorros se alimentan de la leche materna. Esto ocasiona en las madres una fuerte pérdida de peso, que deben recuperar durante el verano. Las crías nacen en Octubre, tras una gestación sorprendentemente corta. Algunos llegan a convivir con su madre hasta los dos o dos años y medio de edad. Maduran sexualmente entre los 3 y los 4 años, y pueden vivir un máximo de 30 años.
El número de osos polares se ha reducido enormemente en las últimas décadas. Hasta hace algunos años, los osos polares se cazaban desde pequeñas embarcaciones a motor, avionetas e incluso helicópteros. Esta caza masiva puso la especie al borde de la extinción, por lo que acabó prohibiéndose. También se ha perseguido el uso de cebos envenenados para matar a los osos. La amenaza actual, la constituye el deshielo del polo norte debido al calentamiento global, obligando al oso a emigrar a tierra firme sin haber completado sus reservas de grasa, que pierden durante el verano y el otoño en forma tan crítica que afecta la capacidad de las hembras para quedar preñadas y minan su capacidad de producir leche para alimentar a sus crías. Esto ha provocado una caída del 15% en la tasa de nacimientos. También ha provocado enfrentamiento entre Osos polares y comunidades humanas, tanto en Canadá como Estados Unidos. Donde los Osos polares están siendo exterminados. Recientemente se ha reportado la aparición de oseznos mitad polares y mitad grizzlis, ya que algunos polares han llegado hasta los bosques de Estados Unidos en busca de comida, mezclándose con los osos grizzlis.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿No poedemos ser más concientes?

Anónimo dijo...

ps como yo digo........esto es algo que no se be todos los dias y por eso esta es una especie muy extinta y se estan quedando poco y porfa apollenos
vvvvvvvvvvaaaaaaaaaallllllllllleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.....................

Anónimo dijo...

wow yo soy una de las defensoras del oso polar y las ballenas me parecen criaturas fantasticas los apoyo