sábado, 10 de julio de 2010

Estados Unidos: Continua crisis ecológica

Derrame de petróleo en el Golfo de México, crece mes a mes por los daños causados por la explosión de una plataforma estadounidense y su posterior hundimiento. El accidente se inició el 20 de abril y once personas desaparecieron. Aparentemente provocado por un aumento de presión en el pozo petrolífero, el derrame continúa: miles de millones de barriles de crudo se han esparciendo en el Golfo de México, y el impacto ambiental ya se siente en zonas aledañas al accidente. Hace cuatro meses atrás, la superficie del Golfo afectada por el derrame era de cerca de 1.000 km2, hoy es el doble o triple. La compañía Transocean, propietaria de la plataforma y que la había alquilado a la empresa British Petroleum (BP) para la explotación del pozo, intentan detener el desastre pero los factores climáticos favorecen el aumento de la marea negra en la zona.
La empresa petrolera británica BP se prepara para emprender su más reciente intento por detener el derrame de crudo en el Golfo de México. Un oficial de la Guardia Costera de Estados Unidos que supervisa las operaciones de limpieza tras el derrame petrolero en el Golfo de México, dijo que el crudo que sigue saliendo del pozo podría ser detenido totalmente tan pronto como este lunes. El almirante Thad Allen dijo que un nuevo tope de contención será colocado por BP sobre el chorro de petróleo durante el fin de semana, y que un nuevo buque contenedor en la superficie podrá comenzar a realizar una operación de sifón. Allen, citado este viernes por CNN, dijo que el gobierno de Estados Unidos está optimista con la propuesta de BP de colocar una nueva campana de contención. Sin embargo, BP sigue trabajando en lo que espera será la solución final para detener el derrame: la perforación de dos pozos de alivio para interceptar y bloquear el crudo en el fondo del mar. Actualmente BP recoge unos 25.000 barriles de petróleo al día. Con el nuevo sistema podría aumentar esa capacidad hasta 70.000 barriles. Enormes cantidades de petróleo se han derramado en el Golfo de México desde que el 20 de abril colapsaron las instalaciones de la plataforma marina Deepwater Horizon, de la empresa petrolera BP, causando que el presidente Barack Obama calificara el hecho como el peor desastre ecológico en la historia de Estados Unidos. El arrasador derrame de crudo en el mar ha puesto en peligro franjas costeras de Estados Unidos y la vida silvestre en la Costa del Golfo. El petróleo puede apreciarse ahora en las playas de los cinco estados costeros de Estados Unidos en el Golfo: Texas, Louisiana, Mississippi, Alabama y Florida, causando graves pérdidas económicas y de turismo. El almirante Allen dijo que BP está lista para sustituir el embudo que colocó hace varias semanas sobre la boca del pozo por un sistema que, al mismo tiempo, permita capturar más crudo y sea resistente a los huracanes que podrían presentarse en la zona. El gobierno de Estados Unidos estima que de dos a cuatro millones de barriles de petróleo se han derramado en aguas del Golfo desde que comenzó el derrame. Si la nueva táctica de BP no logra su cometido, entonces la solución permanente no se espera hasta que uno de los dos pozos de alivio esté terminado a mediados de agosto.

No hay comentarios: