lunes, 7 de junio de 2010

Semana Mundial del Medio Ambiente

En este mes se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, aunque parece que no hay mucho que celebrar. Miles de litros de petróleo continúan ensuciando el Golfo de México (EEUU), los gobiernos siguen sin llegar a un acuerdo sobre la reducción de la contaminación y miles de especies desaparecen cada año, muchas de ellas antes de ser catalogadas por el hombre. Naciones Unidas estableció en 1972 el Día Mundial del Ambiente para fomentar el cuidado de la Naturaleza. Y sin embargo, nunca se habló tanto de medio ambiente como ahora. Los términos 'ecológico', 'verde', 'sostenibilidad', 'cambio climático' e incluso 'biodiversidad' son ya parte de nuestro día a día. Naciones Unidas estableció esta jornada en 1972 para fomentar la conciencia medioambiental y desde entonces ésta se ha ido haciendo más fuerte aunque aún queda mucho por hacer. Prueba de ello fue el fracaso de la Cumbre del Clima en Copenhague a finales del año pasado.
El impacto del hombre sobre el medio ambiente y la sobreexplotación pesquera contribuyen a la extinción de miles de especies (se calcula que entre 18.000 y 55.000 desaparecen cada año). Por otro, los incendios forestales y el gran consumo de agua y recursos energéticos de los países desarrollados están dejando casi sin reservas al planeta y aumentando las emisiones contaminantes. Sin embargo, las principales organizaciones ecologistas creen que es posible compatibilizar las actividades humanas con la protección de la naturaleza y han aprovechado el Día del Medio Ambiente para recordarlo.
Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han preparado un vídeo en el que subrayan que actividades tan cotidianas como comer, beber o ir al trabajo pueden ayudar a conservar el medio ambiente. Especies, mares, aguas, bosques y agricultura sostenible son los cinco pilares en los que se basan sus propuestas. Usar la bicicleta o el transporte público para desplazarse, reducir el consumo de agua y energía utilizando de manera racional la calefacción y el aire condicionado, evitar consumir alimentos producidos a partir de especies en peligro, comprar alimentos de temporada o reciclar son algunas de las medidas a nuestro alcance para reducir nuestra 'huella medioambiental'. Además, los ecologistas defienden una agricultura a pequeña escala libre de tóxicos y transgénicos, respetuosa con los ecosistemas. Asimismo, reclaman una mayor inversión en energías renovables y en la prevención de incendios forestales.
2010 ha sido declarado también el año internacional de la Biodiversidad para sensibilizar a la población sobre las amenazas que se ciernen sobre las especies. Durante todos estos meses se están llevando a cabo multitud de actividades a nivel mundial para animar a los ciudadanos a que participen en la protección de la naturaleza. Subrayando la necesidad de lograr un equilibrio entre el hombre y el resto de las especies animales. Ya sea fomentando la cultura del reciclaje o conservación de especies en peligro de extinción en diferentes partes del mundo. Donde cada continente tiene diferentes especies que proteger y cuidar, lamentablemente, en los países en vías de desarrollo o emergentes no existe una política seria sobre la protección de estas especies, lo cual es aprovechado por las mafias de traficantes de animales y pieles, sin contar a los cazadores furtivos. Esperemos que esta situación cambie.

No hay comentarios: