martes, 2 de febrero de 2010

Primer avión submarino

El multimillonario Richard Branson y propietario de la empresa Virgin Galatic, que el pasado mes de diciembre presentó la primera nave espacial para turistas. A cambio de 125.00 libras (unos 142.000 euros) harán un viaje de unas dos horas y media en el que la nave llegará a unos 100 kilómetros hacia el espacio exterior y disfrutarán de unos cinco minutos de gravedad cero. Más de 300 personas se han apuntado ya.
Branson acaba de presentar el proyecto de su nave aerosubmarina: se llama 'Necker Nymph', puede permanecer unas dos horas bajo el mar y tiene capacidad para transportar a tres personas. El vehículo está diseñado para que los ocupantes tengan magníficas vistas del océano. Y es que, aunque por el momento sólo podrá descender a 40 metros de profundidad, el objetivo es que en el futuro baje a unos 11.000 metros para poder explorar el océano y alcanzar una profundidad que hasta ahora ningún vehículo ha logrado. "Es como un avión que vuela en el mar", explicaba el propio Branson al diario británico 'The Sun'. El prototipo ha costado 415.000 libras (unos 473.000 euros). Cuando esté terminado, el empresario, de 59 años, ofrecerá a los turistas paseos en el Necker, una paradisíaca isla del Caribe que también de es su propiedad. Branson planea que haya muchos más vehículos como éste en otras zonas del mundo. La empresa estadounidense Hawkes ha construido el vehículo, del prestigioso ingeniero Graham Hawkes. Los fabricantes aseguran que se trata de un vehículo 'verde' pues no provoca emisiones contaminantes, no hace ruido y usa poca luz.
Este lujo no está al alcance de todos. Son 25.000 dólares a la semana será lo que tengan que pagar aquellos afortunados que quieran explorar el océano en este peculiar medio de transporte. Una condición: Los ricos turistas deben contratar el pack de viaje que consta de siete noches en este exclusivo vehículo. Los turistas tendrán que conocer las técnicas de buceo y estarán acompañados por un piloto certificado por la compañía.