lunes, 23 de noviembre de 2009

Darwin: 150 aniversario

'El origen de las especies', la obra más conocida de Charles Darwin, cumple este martes su 150 aniversario. Resultado de las observaciones recogidas durante su viaje a bordo del HMS Beagle entre 1831 y 1836, Darwin expuso en 'El origen de las especies' su idea de la selección natural como base para la posteriormente denominada 'Teoría de la Evolución'.
Esta obra está considerada como la base de la teoría de la evolución y de la selección natural. En un lenguaje directo y coloquial, Darwin fue capaz de explicar de manera sencilla que las especies cambiaban como resultado de una necesidad nueva; que la lucha por la supervivencia eliminaba las variaciones desfavorables y sobrevivían las más aptas; que el número de individuos de cada especie permanecía más o menos constante; y explicó, por medio de descripciones minuciosas, cómo variaban en todos los aspectos las distintas especies según el entorno.
Coincidiendo con el aniversario, una primera edición de 'On the Origin of Species', que durante años estuvo en la estantería de un baño, será subastado esta semana y se prevé que alcance unas 40 ó 60.000 libras (entre 66 y 100.000 millones de dólares). La casa de subastas Christie's ofrecerá el libro este martes. La copia fue comprada por la familia de los actuales propietarios por "unos pocos chelines" a finales de la década de 1960 y principios de 1970, dijo la casa de subastas. Sólo se dieron cuenta de que poseían un ejemplar tan valioso cuando reconocieron una foto del lomo de otra primera edición de la obra en una muestra sobre Darwin.
Hoy la mayoría de especies animales y vegetales que Darwin estudio en sus grandes viajes por el continente americano se encuentran en peligro de extinción, mientras que otras ya desaparecieron. La selva amazónica (Brasil, Perú, Colombia, Argentina y Venezuela) va rumbo a convertirse en un gigantesco desierto debido a la depredación y al crecimiento desmesurado de los pueblos y ciudades, ya que la mayoría de países afectados no realizan campañas de control de natalidad ni de concientización sobre la conservación de la naturaleza. La combinación de estos factores están generando la escasees de alimentos y agua potable. Las Islas Galápagos se han visto afectadas por la contaminación, el calentamiento global y el cambio climático. Además de la caza ilegal en algunas de ellas, todos estos factores han mermado a las especies que habitan en estas islas. En el 2007 la UNESCO declaró a las Islas Galápagos como Patrimonio de la Humanidad en riesgo medioambiental y está incluida en la Lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro. Actualmente, por medio de la genética (ADN) y la creación de áreas protegidas se busca detener las mafias dedicadas al trafico de animales, sin embargo estos esfuerzos se ven limitados debido al poco interés de los gobiernos, la mayoría de ellos corruptos y comprados por estas mafias internacionales.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Koalas en peligro de extinción

El koala, uno de los símbolos de Australia, podría desaparecer en pocas décadas si el Gobierno australiano no toma medidas urgentes para protegerlo. La voz de alarma la ha dado la Fundación del koala australiano (Australian Koala Foundation), que este martes ha hecho público un informe que muestra cómo la población decrece a un ritmo vertiginoso, hasta el punto de que podrían extinguirse en 30 años.
El estudio llega en una semana crucial para el futuro del koala. La Comisión de Especies Amenazadas, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, decidirá este martes durante una reunión en Camberra si este animal pasa a formar parte de la lista de especies protegidas, una medida a la que el ministro de Medio Ambiente, Peter Garrett, se muestra, en principio, reacio. "El ministro Garrett tiene en sus manos el poder que necesita para declarar al koala especie protegida pero sabemos que no es partidario de tomar esta decisión", afirma Deborah Tabart, directora de la Fundación. La Asociación estará presente en la reunión para intentar lograr una mayor protección para su hábitat. En anteriores convocatorias, el Gobierno australiano se negó a declarar al koala especie protegida alegando que la población había crecido demasiado y podría representar una amenaza para el entorno. Sin embargo, la imagen de un koala herido al que un bombero rescató del fuego durante los terribles incendios que devastaron Australia el pasado mes de febrero conmovieron al país y a la comunidad internacional.
Como Sam -así fue bautizado-, cientos de koalas fueron rescatados y miles de ejemplares murieron. Y es que los incendios forestales, el cambio climático y el desarrollo urbanístico en los bosques están haciendo estragos en la población de koalas australianos. Asimismo, los ataques de perros, accidentes de tráfico, y enfermedades como la chlamydia, que afecta a una buena parte de la población de koalas, han contribuido a que la población disminuya.
A pesar de que hasta ahora se estimaba en 100.000 ejemplares la población de koalas salvajes en la principal isla de Australia, el nuevo estudio sostiene que sólo hay entre 43.000 y 80.000. Es decir, la población se ha reducido a la mitad en pocos años. Para recopilar estas cifras, la Fundación del Koala ha examinado 80.000 árboles y 1.800 espacios en el campo durante los últimos 20 años. "Los koalas están desapareciendo de todos los lugares que examinamos. La población en New South Wales ha caído en picado. Incluso en Queensland, que tradicionalmente contaba con un gran número de koalas, hemos comprobado un fuerte descenso de la población debido al desarrollo humano irresponsable. En las áreas del oeste, la disminución se debe claramente al cambio climático", explica Deborah Tabart. "Si siguen cortando árboles nos quedaremos sin koalas", advierte.
Un estudio realizado por científicos australianos el Koala Australiano lo convierte en victima del cambio climático. El alimento principal del Koala y otros animales, las hojas de eucalipto, corren el peligro de convertirse en incomestibles por los efectos del incremento del CO2 en la atmósfera. “Lo que hemos comprobado es que la dieta básica de los koalas se está secando“, comentó el profesor de ciencias de la Universidad Nacional de Australia Bill Foley, citado en el Weekend Australian. “La vida se volverá realmente difícil para estos animales“, ha advertido. Según la investigación realizada por el investigador Ivan Lawler, de la Universidad James Cook, el aumento del dióxido de carbono reduce el nitrógeno y otros nutrientes en las hojas de eucalipto e incrementa el tanino, una toxina natural. Los koalas y otros animales similares más grandes dependen exclusivamente de las hojas de eucalipto como alimento. Otros marsupiales, incluidas las zarigüeyas y algunas especies de ualabíes, se alimentan sobre todo de hojas, al igual que muchas especies de insectos. De hecho, los grandes bosques de estos árboles constituyen todo su hábitat.