martes, 13 de octubre de 2009

Peleas de perros, ilegal y cruel negocio

Peleas de Perros, son luchas entre dos (o más perros), para que los espectadores disfruten del espectáculo y fomentar el ilegal negocio de las apuestas. Es un deporte sangriento, pues los perros se muerden y desgarran la carne. Los perros acaban heridos y en muchas ocasiones llegan a peder la vida, razón por la cual las peleas de perros son ilegales en la mayoría de países a nivel mundial. Las peleas de perros se realizan de forma encubierta en muchas ciudades sudamericanas, Asia y África. Estas peleas suelen ser organizadas por mafias.
Las peleas de perros han sido documentadas en la historia de muchas y diferentes culturas, y se presume de haber existido desde el comienzo de la domesticación de animales. Muchas razas han sido adiestradas específicamente en fuerza, actitud y aspectos psicológicos que les hacían los mejores perros para la lucha. Los historiadores especulan que la migración humana a gran escala, el desarrollo del comercio, y los regalos entre las cortes reales de perros valiosos que luchaban facilitaron la extensión de razas de perro luchadoras. En muchas campañas militares se utilizaron perros para la lucha pero también se ofrecían grandes perros como regalos reales. Los deportes sangrientos que incluyen el enfrentamiento entre animales han ocurrido desde la antigüedad, los más famosos fueron en el Coliseo Romano durante el Imperio Romano, válgame la redundancia. Durante más de 600 años continuaron alcanzando su apogeo en el siglo XVI, los diferentes tipos de animales empleados permitieron el desarrolló de las razas y las formas anatómicas básicas de perros que vemos ahora en la actualidad. A finales del siglo pasado e inicios de este siglo (XXI), la práctica de esta actividad se ha convertido en una actividad ilegal y rechazada en la mayoría de los países alrededor del mundo. Las razones son muchas y muy variadas lo que ha motivado que se castigue como una falta leve (pago de una multa) o como falta grave (delito de cárcel). Aquí lo importante es sacrificar a los perros, ya que son adiestrados para la lucha. Estos perros se convierten en animales agresivos, imprevisibles, inestables, desequilibrados, con los nervios a flor de piel. En ocasiones, incluso, acaban volviéndose contra sus propios dueños. Las "técnicas" de adiestramiento son de lo más cruel y abusivas: dejar a los animales horas colgados de una cuerda por sus propios dientes para fortalecer la mandíbula, hacerles correr en una cinta andadora horas y horas para desarrollar su musculatura, descargas eléctricas en el ano para desatar su agresividad antes de los entrenamientos y peleas, etc. Sin alimento, a oscuras, golpeados y drogados, los perros comienzan a ser entrenados a los tres meses de vida, alcanzando la madurez para la pelea a los dos años. El proceso degenerativo es duro. El perro, generalmente de conducta noble, es maltratado para que odie al mundo. Se les adiestra para matar comenzando a atacar los puntos débiles del rival: las patas y el hocico. "Es habitual que para el entrenamiento se les ate a un coche y se les obligue a correr con el fin de que fortalezcan las piernas; se les hace la noria, consistente en perseguir un cacho de carne que gira en círculo; o la goma, método con el que el perro salta y se queda en vilo, mordiendo un objeto y girando sobre sí mismo en el aire para reforzar la mandíbula". Para fomentar el instinto asesino, los entrenadores utilizan cachorros, gatos y otros animales pequeños como carnada. Estos animales pequeños son inmovilizados, y los perros que, anteriormente fueron castigados y privados de alimento, los matan estrangulados, baleados o electrocutados; ó acaban siendo abandonados. National Geographic apunta que no hay datos estadísticos del número de animales que son capturados y empleados como cebos en rings. Patricia Wagner cabeza de la National Illegal Animal Fighting Task Force (Fuerza Nacional Contra la Lucha Ilegal de Animales) en Estados Unidos dijo: "Yo pienso que todos los países tienen un problema con esto, lo sepan o no".

No hay comentarios: